Público
Público

El plan sanitario de Obama depende de Massachusetts

La elección del sucesor de Kennedy en el Senado, clave en las mayorías necesarias para continuar con la reforma sanitaria

PABLO MACHUCA

Massachusetts celebra este martes elecciones a senador tras la muerte de Edward Kennedy el pasado 25 de agosto. Una convocatoria electoral más si no fuera porque lo que está en juego es mucho más que un mero escaño. 

La sucesión del último del clan Kennedy dirimirá el futuro del ambicioso plan sanitario de Barack Obama, ya que el candidato republicano, Scott Brown, ha asegurado que votará en contra en el Senado si resulta elegido. Y su voto será importante, porque los Demócratas necesitan 60 votos para mantener su mayoría en el Senado e impedir cualquier traba republicana a las medidas de Obama.

La última votación, en la que el Senado dio el visto bueno al plan, ya fue muy ajustada y aprovechó los votos favorables de un senador republicano y otro independiente para sacar adelante la aprobación del debate del plan sanitario. Si Brown accede al Senado, dicha mayoría se perdería y el plan de Obama, que aún ha de revisar de nuevo el Senado, correría serio peligro.

La agencia de opinión Rasmussen Reports hizo pública una encuesta en la que se mostraban unos resultados mucho más ajustados de lo esperado, otorgando un 49% a Coakley y un 47% a Brown, algo que han aprovechado los seguidores del republicano para crear un clima de confianza en los medios.

Por eso los demócratas se han volcado en esta elección. El mismo presidente Obama estuvo el domingo en Boston, la capital del estado de Massachusetts, para apoyar a Martha Coakley, fiscal general y candidata de su partido a suceder a Kennedy. Obama midió la importancia de la votación del martes al asegurar que lo que "está en juego" es "si se avanza o si se va hacia atrás". "Si estabais enfervorizados en las últimas elecciones, os necesito más enfervorizados en esta elección", aseguró el presidente de los Estados Unidos.

También figuras claves del partido demócrata, como el ex presidente Bill Clinton y el también senador por Massachusetts, John Kerry, han hecho un hueco en su agenda durante la semana pasada para apoyar la elección de Coakley. Incluso la viuda de Kennedy, Vicki, participó en uno de los actos electorales, grabando un anuncio en favor de la candidata. 

Desde el partido Demócrata y la Casa Blanca se trabaja en un plan B para salvar la propuesta sanitaria de Obama, en caso de que Brown sea el elegido este martes. La idea: demorar la toma de posesión de Brown como senador hasta después de la aprobación de la revisión final del plan. Sin embargo, el grupo ultraconservador Guns of America ya ha anunciado que interpondrá una demanda para que su juramento como senador llegue lo antes posible.

Más noticias de Internacional