Público
Público

Las protestas contra Temer obligan a cambiar el recorrido de la antorcha olímpica en Río

A las puertas de la apertura de los juegos, fiscales y senadores continúan acusando a Lula da Silva y Dilma Rousseff.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Un portador de la antorcha olímpica, flanqueado por guardias de seguridad, corre a lo largo playa de Copacabana en Río de Janeiro , Brasil. REUTERS / Benoit Tessier

RÍO DE JANEIRO- Una manifestación contra el presidente interino de Brasil, Michel Temer, en el paseo marítimo de Copacabana, la playa más emblemática de Brasil, obligó hoy al Comité Organizador de Río 2016 a cambiar el recorrido de la antorcha olímpica pocas horas antes de la inauguración de los juegos.

Los cerca de 3.000 militantes de movimientos sociales, sindicatos y partidos políticos que participaron en la protesta bloquearon las seis pistas de la avenida que bordea la playa de Copacabana, por la que iba a pasar la antorcha en su camino hacia el legendario estadio Maracaná, en donde los Juegos Olímpicos serán inaugurados la noche de este viernes.

La manifestación fue convocada frente al lujoso Hotel Copacabana Palace, uno de los escogidos para alojar a la llamada "familia olímpica" y cerca del lugar donde iban a participar en el relevo de la antorcha personalidades como el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y ejecutivos de grandes multinacionales.

Para evitar un choque entre los manifestantes y la caravana que acompaña la antorcha olímpica, los responsables cambiaron a última hora su recorrido, haciéndola pasar por las calles interiores de Copacabana. 

Los manifestantes, aliados del Partido de los Trabajadores (PT) del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y de la presidenta suspendida de Brasil, Dilma Rousseff, marcharon por la Avenida Atlántica para protestar contra Temer y un Gobierno que califican de "golpista".

Un manifestante sujeta una pancarta en contra de Temer durante el recorrido de la antorcha olímpica en la playa de Copacabana en Río de Janeiro, Brasil. REUTERS/Benoit Tessier

La marcha también fue convocada para defender los derechos que el Gobierno ha suprimido en las últimas semanas y para manifestarse contra el uso de recursos públicos en los Juegos Olímpicos. "Nos oponemos a que no se le dé prioridad a los derechos sociales. Por eso no creemos que los Juegos Olímpicos justifiquen el desvío de recursos que eran para las áreas sociales", explicó un dirigente del partido Unidad Popular por el Socialismo.

La Fiscalía acusa a Lula de participar en el caso Petrobras

Un documento elaborado por la Fiscalía y divulgado este viernes por el portal del diario O Estado de Sao Paulo afirma que el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva "participó activamente" de las corruptelas en la estatal Petrobras.

"Hay elementos de prueba de que Lula participó activamente del esquema criminal" que operó en Petrobras "y también de que recibió, directa e indirectamente, ventajas (financieras) indebidas de esa estructura delictiva", dice el documento, firmado por cuatro de los fiscales dedicados a investigar esa trama.

"Considerando que una de las formas de pago de coimas dentro de la trama montada en Petrobras eran las donaciones electorales, se debe destacar que, desde 2005, Lula admitió haber sabido sobre esas prácticas de financiación ilegal de las campañas políticas", añade el documento obtenido por O Estado de Sao Paulo.

También sostiene que "Lula sabía que las empresas hacían donaciones electorales 'por fuera' y que había un ávido reparto de los cargos públicos" a fin de facilitar esas irregularidades.

Los fiscales afirman que "no es creíble" que Lula "desconociera la motivación de los pagos 'en negro' para campañas", que fue, según los investigadores, uno de los objetivos principales de la red de corrupción detectada en Petrobras, que salpica a medio centenar de dirigentes de casi todo el espectro político.

El documento reafirma que "esa estructura criminal" en Petrobras "perduró por lo menos una década", que sitúa entre 2004 y 2014, lo cual coincide con los dos mandatos de Lula (2003-2011) y el primero de Dilma Rousseff, su sucesora y suspendida de sus funciones desde mayo pasado para responder a un juicio de destitución.

El Senado, contra Roussef

El Senado brasileño ha ignorado la "tregua olímpica" que propone la inauguración de los Juegos de Río 2016 y avanza en el juicio de destitución de la mandataria suspendida, Dilma Rousseff, quien parece cada vez más sola.

La Cámara alta fue notificada oficialmente de que el proceso contra la presidenta continúa tras la aprobación de un informe que la acusa de "atentar contra la Constitución" y ese trámite supuso el comienzo de la fase final del juicio instaurado el pasado 12 de mayo.

El siguiente paso del proceso será dado el próximo martes, cuando, totalmente ajeno al clima deportivo en que Brasil se sumerge desde hoy, ese informe, que pide despojar del mandato a Rousseff, será sometido a una primera votación en el pleno del Senado.

Aunque Rousseff y sus partidarios insisten en que el proceso es "ilegal" y constituye un "golpe", todo el trámite es supervisado por el Supremo, que avala su constitucionalidad y ahora estará a cargo directamente de la fase final. En la sesión del martes, el informe será aprobado si cuenta con los votos de 41 de los 81 senadores, algo que hasta los partidarios de la mandataria dan como un hecho.

La senadora Gleisi Hoffmann, del Partido de los Trabajadores (PT) y una de más fervientes defensoras de Rousseff, admitió hoy que esa primera votación en la Cámara alta "es un juego de cartas marcadas".

Aunque afirmó que el PT "no desiste de defender la democracia", Hoffmann reconoció que los favorables a la destitución cuentan con mayoría suficiente para esa primera votación en el pleno del Senado, aunque afirmó que en la segunda esa situación será "revertida".

En esa segunda y última votación, que se realizaría a fines de este mes, Rousseff será despojada de su mandato si así lo decide una mayoría calificada de 54 votos, que parece consolidarse día a día.

Rousseff, recluida tras ser suspendida de sus funciones en el Palacio de la Alvorada, la residencia oficial de la Presidencia que aún ocupa, ha dado señales de que está consciente de su inminente destitución y ha anunciado que prepara una "Carta a los Brasileños".

En ese documento, según adelantó, se comprometerá a que, si fuera absuelta y recuperase el poder, convocará a un plebiscito para consultar a la sociedad sobre la realización de nuevas elecciones en el plazo más corto posible.

Más noticias de Internacional