Público
Público

Los rebeldes dan 72 horas a Gadafi para que abandone Libia

Miembros del Consejo Nacional de los insurrectos aseguran estar negociando la salida del dictador. Un portavoz del régimen dice que estas informaciones son "mentiras"

PÚBLICO.ES

La salida de Gadafi de Libia no está nada clara. A primera hora, la cadena estadounidense CNN informaba, citando a portavoces del Gobierno de Bengasi, que el dictador había pedido a los insurrectos un salvoconducto para poder abandonar el país. Una información que iba en el mismo camino que la adelantada ayer por la noche por la cadena Qatarí Al Yazira, que afirmaba que Gadafi había enviado a su ex primer ministro Yadalá Azzouz Talhi para llevar las negociaciones. 

El pacto en ambos casos pasaba por permitir que Gadafi huya del país sin enfrentarse a ningún tipo de juicio y garantizando que sus fondos económicos y los de su familia se respeten.  Sin embargo, en las últimas horas, las informaciones que salen desde el Consejo Nacional Libio de los rebeldes son contradictorias, además de que miembros del régimen libio han negado categóricamente que hayan propuesto negociaciones con los rebeldes.

Un responsable del Ministerio de Asuntos Exteriores ha declarado a la cadena de televisión Al Arabiya que estas informaciones no tenían "absolutamente ningún sentido". Asimismo, la propia CNN cita a un portavoz del régimen, Ibrahim Musa, quien directamente ha calificado de "mentiras" las noticias de una posible negociación. 

En Bengasi, sede del Gobierno rebelde, parece que hay una cierta división sobre cómo abordar el asunto ya que las reacciones siguen siendo muy confusas. El presidente del Consejo y exministro de Justicia del régimen, Mustafá Abdel Jalil, ha declarado a Al Yazira que los insurrectos "en base a nuestro amor por nuestro país" estarían dispuestos a dejar de perseguir a Gadafi siempre y cuando se cumplan una serie de condiciones.

Gadafi o su hijo, Saif al Islam, podrían comparecer ante la prensa

"Si deja Libia inmediatamente, en las próximas 72 horas, y deja de bombardear, nosotros, como libios, renunciaremos a perseguirle por los crímenes", declaró Jalil que añadió que "tendremos que esperar y ver cuál es la respuesta del régimen".

De hecho, la respuesta podría producirse a lo largo de la tarde. Según Reuters, los corresponsales de varios medios internacionales en Trípoli han indicado en los últimos minutos que en el hotel en el que se alojan se han puesto en marcha preparativos que anticiparían una comparecencia ante la prensa de Gadafi o quizá de su hijo Saif al Islam.   

Sin embargo, otro responsable del Gobierno insurrecto ha negado la existencia de una negociación para una dimisión pactada con Gadafi. Según Efe, el portavoz del Consejo Nacional, Abdelhafiz Ghoga, ha pronunciado un discurso ante medio millar de personas en la plaza de los Juzgados de Bengasi en el que dejó claro que "no hay diálogo y no hay nada llamado salida segura del país. No daremos marcha atrás, no hay rendición".

Por otra parte, Mustafá Gheriani, uno de los jefes de prensa de los rebeldes confirmaba esta mañana a Reuters que, efectivamente, un responsable de Gadafi había presentado una propuesta de diálogo para buscar la salida del dictador. "Hemos rechazado la propuesta. No negociamos con alguien que ha derramado la sangre libia y sigue haciéndolo ¿Por qué tenemos que fiarnos de él?", dijo la misma fuente.

"Hemos rechazado la propuesta. No negociamos con alguien que la derramado la sangre de Libia"

En el mismo sentido se expresan otras fuentes rebeldes consultadas por varias agencias en la propia Bengasi, que pusieron como principal condición que el dictador deje de inmediato el poder. Como Jala al Gallal, miembro del Consejo, que declaró a la BBC que Gadafi debe renunciar al poder y "asumir las consecuencias de sus actos". "Una cosa es irse y otra que no se le persiga después, eso es inaceptable".

En su información anoche, Al Yazira explicaba que dentro de la oferta de Gadafi a los rebeldes estaba la celebración de una reunión del Parlamento en la que se aprobara su total impunidad. Los rebeldes respondieron que acceder a la voluntad del Parlamento sería "otorgarle una legitimidad de la que carece".

Más noticias de Internacional