Público
Público

Reino Unido se disculpa por burlarse de Ratzinger

Un documento interno ridiculizaba la próxima visita papal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Agenda (imaginaria) de Benedicto XVI en su próxima visita a Reino Unido, en septiembre: apertura de una clínica abortista, bendición de matrimonios homosexuales, lanzamiento de una línea telefónica de atención a menores víctimas de abusos sexuales, presentación de una marca papal de preservativos, cantar una canción a dueto con Isabel II para recaudar fondos para organizaciones benéficas...

Estas sugerencias descabelladas y absurdas aparecían en un documento oficial interno del Foreign Office —el Departamento de Exteriores británico— publicado por el dominical The Sunday Telegraph. El Gobierno de Gordon Brown pidió disculpas al Vaticano tras conocerse la noticia. El ministro de Asuntos Exteriores, David Miliband, quedó 'horrorizado' por el contenido del documento. Y el embajador de Reino Unido ante el Vaticano, Francis Campbell, se reunió con la Santa Sede para expresar personalmente sus disculpas.

Los responsables del Foreign Office también comunicaron que el texto fue redactado por un pequeño grupo de funcionarios jóvenes que trabajaban en la visita papal. El escrito formaba parte de tres documentos incluidos en un memorando fechado en marzo. Uno de los funcionarios, de poco más de 20 años, fue quien se encargó de distribuirlo. Este joven había advertido de que el documento no debía divulgarse, ya que simplemente era un torbellino de ideas.

El redactor ya ha sido trasladado a otras funciones en el ministerio. El informe, titulado La visita ideal vería a..., había sido incluso enviado a funcionarios del Gobierno y a Downing Street, el despacho oficial del primer ministro británico.

'Está claro que se trata de un documento tonto que de ninguna manera refleja la política o los puntos de vista del Gobierno de Reino Unido y del Ministerio de Asuntos Exteriores. Está claro que muchas de las ideas contenidas en el documento son imprudentes, ingenuas e irrespetuosas', indicó Exteriores en un comunicado. Y añadió: 'El Foreign Office lamenta mucho este incidente y está profundamente apenado por la ofensa causada. Valoramos mucho la estrecha y productiva relación entre el Gobierno de Reino Unido y la Santa Sede, y la queremos profundizar aún más con la visita que hará el Papa a Reino Unido a finales de año'.

Desde el Ejecutivo británico insistieron en que el texto 'no fue aprobado y no fue visto por los ministros ni altos funcionarios antes de su circulación'. El portavoz del Papa, Federico Lombardi, aceptó las disculpas de Londres. 'Proporcionaron todas las explicaciones y no hay nada que agregar', señaló Lombardi. Benedicto XVI viajará a Reino Unido entre el 16 y el 19 de septiembre. Será la primera visita de un pontífice a territorio británico desde la que realizó Juan Pablo II en 1982.