Público
Público

Sarkozy lanza guiños a los votantes del Frente Nacional

El presidente habla de preservar "el modo de vida francés". Hollande se presenta como "el candidato de todas las fuerzas políticas"

PUBLICO.ES / EFE

Tras conocerse los resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Francia, Nicolas Sarkozy, el todavía presidente del país, se mostró sereno y aseguró comprender los temores de los franceses. 

Sarkozy dijo haber captado el mensaje tras quedar algo más de un punto por detrás de su rival, el socialista François Hollande . "Conozco los deberes", dijo Sarkozy, quien citó los que en su opinión son los temores de los franceses: "El respeto de nuestras fronteras, el control de la inmigración y la preservación del modo de vida francés". Estas palabras en la misma noche electoral fueron interpretadas como un guiño a los votantes del ultraderechista Frente Nacional, cuyo votos se barruntan claves para la segunda vuelta.

"Los dos candidatos designados para la segunda ronda tienen ante sí el deber de la verdad y de la valentía. Ha llegado el momento crucial, el de la confrontación de proyectos", dijo Sarkozy, que propuso la celebración de tres debates antes de la vuelta del 6 de mayo.

El mandatario saliente, al que las primeras estimaciones de los sondeos le dan un apoyo de entre el 25,5% y el 27% de los sufragios, aseguró que en estas dos semanas "todo debe ser debatido".

"Los franceses tienen derecho a la verdad. Cada uno podrá hacer así su elección con pleno conocimiento de causa. Consagraré toda la energía de la que soy capaz", añadió en la sede de su partido, la conservadora Unión por un Movimiento Popular (UMP).

Sarkozy reivindicó su experiencia al asegurar que en estos últimos cinco años ha ejercido la función que espera poder repetir y apuntó que "sin ningún espíritu partisano" acogerá a todos los que quieran unirse a su proyecto.

"Insto a que se unan a todos los franceses que ponen el amor a la patria por encima de toda consideración partisana", reclamó entre ovaciones, lanzando además un mensaje de agradecimiento a todos sus militantes.

"Habéis sido formidables, os lo reconozco. Durante todas estas semanas, habéis sido maravillosos", indicó en esa congregación en París, donde dejó claro que la batalla todavía no está ganada y que a partir de mañana "volverá a la carretera".

Por su parte, François Hollande, el candidato socialista, se presentó como "el candidato para preparar el cambio" y se mostró exultante tras situarse en cabeza: "Me convierto en el candidato de todas las fuerzas políticas para abrir una nueva página en la que se movilicen todos los activos de Francia. Estoy pensando en la juventud que está esperando que se reconozca su labor, y eso haré".

Más noticias de Internacional