Público
Público

Cierre de Gobierno en EEUU El Senado de EEUU fracasa en su intento de poner fin al cierre de la Administración

El Gobierno federal seguirá bloqueado por tercer día tras no aprobarse el presupuesto el pasado viernes. La Cámara Alta volverá a votar este lunes para llegar a un acuerdo temporal que permita abrir la Administración hasta el 8 de febrero.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente estadounidense, Donald Trump. - EFE

El Senado de Estados Unidos ha fracasado este domingo en su intento por lograr un acuerdo para poner fin al 'cierre' de la Administración, que se extenderá un tercer día tras no aprobarse el viernes el presupuesto federal pese a la intervención del presidente, Donald Trump, para intentar solucionar la situación.

Según las informaciones recogidas por The New York Times, en las conversaciones de este domingo se han logrado avances, por lo que el acuerdo podría alcanzarse próximamente. En este sentido, el líder de la mayoría republicana del Senado de Estados Unidos, Mitch McConnell, ha aplazado hasta mediodía del lunes (hora local) una votación procedimental sobre un proyecto de gasto, lo que apunta a este avance. "Aún tenemos que alcanzar un acuerdo sobre una vía hacia adelante que sea aceptable para ambas partes", ha dicho por su parte el líder demócrata, Chuck Schumer.

Poco más de dos docenas de senadores están manteniendo conversaciones e incluso aseguran que están logrando avances, pero no han dado detalles sobre el posible acuerdo. La decisión final está en manos de McConnell y Schumer. Todo apunta a que el acuerdo incluiría el apoyo demócrata a la reapertura a cambio de un compromiso de los republicanos a abordar la cuestión de la inmigración en las próximas semanas.

Los senadores someterán a votación este lunes un proyecto que permitirá mantener abierta la Administración federal estadounidense hasta el próximo 8 de febrero, precisó McConnell. La propuesta daría más tiempo a republicanos y demócratas para negociar unos presupuestos definitivos para el año fiscal 2018, si bien no está claro que estén garantizados los 60 votos necesarios para aprobar esa iniciativa.

Ante el pleno de la Cámara Alta, McConnell intentó convencer a la oposición demócrata para que apoye el proyecto, al prometer que impulsará el debate sobre legislación para dar una solución a los jóvenes indocumentados conocidos como "soñadores", que llegaron al país de niños, si antes del 8 de febrero no se logra ningún acuerdo. El programa con el que el anterior presidente de Estados Unidos, Barack Obama, protegió a esos jóvenes de la deportación (DACA) expira este 5 de marzo, tras ser cancelado el pasado septiembre por el actual mandatario, Donald Trump.

De hecho, los demócratas impidieron el pasado viernes la aprobación de los fondos para financiar la Administración porque vincularon su apoyo a que Trump y los republicanos accedieran a regularizar a los cerca de 800.000 "soñadores" que viven en EEUU. "Si estos asuntos no se resolvieran antes de que venza el proyecto de financiación el 8 de febrero de 2018, asumiendo que el Gobierno permanezca abierto, sería mi intención proceder a la legislación que aborde DACA, la seguridad fronteriza y cuestiones relacionados", aseguró McConnell.

El anuncio del líder republicano del Senado fue el colofón de una jornada de frenéticas negociaciones en el Congreso para hallar una salida a la crisis, mientras Trump presionaba a los legisladores para forzar la reapertura de la Administración."Genial ver lo duro que están luchando los republicanos por nuestras Fuerzas Armadas y la seguridad en la frontera. Los demócratas sólo quieren que inmigrantes ilegales entren en masa en nuestra nación sin control", afirmó Trump en su cuenta de Twitter.

"¡Si el punto muerto continúa, los republicanos deberían ir a por el 51 % (opción nuclear) y votar un verdadero presupuesto a largo plazo, no CR's (resoluciones de continuidad)", agregó el presidente. La llamada "opción nuclear", que el líder de la mayoría en el Senado puede aplicar a discreción, cambia las reglas del Senado al requerir una aprobación sólo por mayoría simple (51) y no de 60 votos.

El Senado no aprobó el pasado viernes los fondos para financiar al Gobierno y abocó al Ejecutivo de Trump a un cierre parcial e indefinido que entró en vigor a partir de esa medianoche. La propuesta presupuestaria de los republicanos obtuvo más votos a favor (50) que en contra (48), pero fueron insuficientes para aprobar un proyecto de ley que requería el respaldo de 60 senadores. Esa iniciativa, que la Cámara Baja sí aprobó el jueves, dotaba de financiación al Gobierno hasta el 16 de febrero, dando más tiempo a demócratas y republicanos para pactar unos presupuestos definitivos.

Republicanos y demócratas se dedicaron el sábado, el primer día del cierre parcial de la Administración, a culparse mutuamente del cerrojazo, actitud que hoy se repitió en el Congreso, convocado en pleno domingo por la crisis. McConnell advirtió hoy de que "este cierre va a empeorar mucho mañana". "Hoy sería un buen día para acabar con eso", aseveró McConnell, quien pretendía celebrar una votación en el Senado a la una de la madrugada del lunes.

Schumer, por su parte, volvió a apuntar con el dedo acusador al presidente: "Estamos en un cierre de Trump", remarcó, al incidir en que el Gobierno "sólo puede funcionar si el partido mayoritario, el partido gobernante, acepta y busca compromisos".  Unos 800.000 empleados públicos "no esenciales", de un total de 3,5 millones, se quedarán en casa suspendidos de sueldo hasta que el Congreso alcance un pacto presupuestario.