Público
Público

Sri Lanka bombardea un hospital y mata a medio centenar de civiles

El Ejército ceilandés cerca el último reducto de la guerrilla de los Tigres Tamiles

ELISA RECHE

El único hospital en funcionamiento en la zona de guerra en el noreste de Sri Lanka fue bombardeado ayer por la mañana con fuego de artillería causando la muerte de al menos 47 pacientes e hiriendo a 50 personas. Mientras tanto, el Ejército ceilandés afirmó haber rodeado por completo a la guerrilla de los Tigres Tamiles al romper la barrera defensiva del último reducto donde todavía resisten.

La página web Tamilnet, afín a los Tigres de Liberación de la Patria Tamil (LTTE), y varios médicos que trabajan en el colegio transformado en hospital confirmaron el ataque de artillería procedente de las posiciones de las tropas del Gobierno, que, sin embargo, negó el bombardeo y cuestionó su veracidad.

"Hoy sobre las ocho de la mañana fue bombardeado el nuevo hospital de Mullivaikkal. A esta hora estaba lleno de gente porque muchos civiles heridos estaban esperando para recibir el tratamiento de la mañana", explicó el doctor Sathiyamoorthy en un correo electrónico. "La bomba cayó frente a la sala de espera. 26 personas murieron en el acto y otras más tarde. Tenemos 43 cadáveres en el hospital", continúa el médico.

"Mi compañero en la supuesta zona segura me ha confirmado el bombardeo del hospital y ha contado hasta 50 cadáveres. Ahora mismo están bombardeando intensamente un área en la que hay muchos civiles y ya ha habido muchos muertos. Me ha llamado mientras se producía el bombardeo", relata por teléfono a Público un trabajador humanitario que prefiere conservar el anonimato.

Entre 50.000 y 100.000 civiles continúan atrapados en una lengua de tierra de tres kilómetros cuadrados en el noreste del país. La desesperación entre ellos ha alcanzado el límite. "Los civiles están dispuestos a salir de la zona del LTTE cueste lo que cueste los Tigres disparan a quienes intentan huir, pero no pueden porque el Ejército también bombardea con artillería por la noche y no pueden escapar", explica el cooperante.

El Ejército ceilandés afirmó ayer que tropas especiales habían logrado rodear a los Tigres a través de un estrecho camino por el sur de la zona costera donde resiste la guerrilla. Las tropas gubernamentales aseguran también haber abierto una nueva ruta para que escapen los civiles atrapados.

El Consejo de Seguridad de la ONU trató el pasado lunes de manera informal la difícil situación en que se encuentra la isla del Océano Índico, pero no se han dado más pasos, debido a la oposición de Rusia y China, que consideran que esta guerra es un asunto interno. Mientras tanto se sigue produciendo el "baño de sangre" denunciado el lunes por la ONU en la guerra civil más larga de Asia, que enfrenta a la mayoría cingalesa con la minoría de etnia tamil.

Más noticias de Internacional