Público
Público
uso del niqab

Suiza prohíbe el velo integral que usan algunas mujeres musulmanas

Este país se ha sumado a la creciente lista de naciones europeas que restringen el uso del niqab, la prenda con la que algunas musulmanas se cubren el rostro. Un ajustado resultado en el plebiscito votado este domingo ha vuelto a abrir el debate acerca del niqab en una Europa dividida entre quienes lo ven como una forma de opresión y quienes lo consideran un derecho fundamental.

12/02/2021. Una bandera nacional suiza ondea detrás de un cartel que dice '¡Alto al extremismo! Prohibición del velo, Sí' en Berikon, Suiza. - Reuters
Una bandera nacional suiza ondea detrás de un cartel que dice "¡Alto al extremismo! Prohibición del velo, Sí" en Berikon, Suiza. Arnd Wiegmann / Reuters

Los suizos prohibieron el domingo el velo integral que usan algunas mujeres musulmanas en un ajustado referéndum en el que se registró un 51,21 por ciento de votos favorables frente a un 48,79 en contra. Con el plebiscito, Suiza se une a un creciente grupo países europeos que prohíben o limitan la ocultación completa del rostro.

Según un estudio reciente de la Universidad de Lucerna, la medida solo afectará a entre 21 y 37 mujeres que se estima que usan el niqab o velo integral en un país donde no hay ningún caso de uso de burka. La población musulmana se eleva a 390.000, lo que representa el 5 por ciento de la población total de 8,6 millones de habitantes. Los musulmanes suizos son en su mayor parte originarios de Turquía, Kosovo y Bosnia.

El referéndum no solo pasó con mayoría en todo el país sino que también en 17 de los 26 cantones, lo que era decisivo para que entre en vigor puesto que necesitaba una mayoría tanto en el porcentaje de la población como en el número de cantones.

El resultado se incorporará a la Constitución y se aplicará a espacios como restaurantes, comercios, el transporte y la vía pública. La iniciativa popular fue impulsada por la formación conservadora Unión Democrática de Centro (UDC) y ha contado con la oposición de partidos que la consideraban innecesaria dado el número casi insignificante de mujeres que usan la prenda.

Los sectores que propugnaron el plebiscito argumentaban que con la prohibición se impedirán atentados terroristas y demás formas de violencia, al tiempo que se promocionará la igualdad de las mujeres musulmanas "controladas, oprimidas y cautivas".

Tras conocer los resultados, el diputado Jean-Luc Addor, de UDC, ha felicitado a los votantes de todas las orientaciones políticas, incluida la izquierda, que "se han atrevido a comprometerse con una iniciativa que libera a las mujeres". Addor ha dicho que ha habido musulmanes que han votado contra "una manifestación ostentosa del islam radical".

En la campaña se han utilizado carteles que mostraban a una mujer ataviada con burka con un fondo en el que aparecían minaretes con forma de misiles. Hace 12 años, los suizos realizaron otro referéndum, también por iniciativa de la derecha, para prohibir la construcción de nuevos minaretes argumentando que afeaban el paisaje tradicional de Suiza.

El consejo ejecutivo de siete miembros que constituye el gobierno federal, así como el parlamento, se expresaron en contra del referéndum aduciendo que el velo integral es un "fenómeno marginal", y propusieron en su lugar una iniciativa que obligaría a las mujeres a levantarse el velo cuando se lo requieran los agentes para identificarlas, por ejemplo en un aeropuerto.

Aunque el texto no mencionaba específicamente el islam, la iniciativa se conoce como "la prohibición del burqa". También está dirigida contra manifestantes que se cubren con máscaras durante protestas y aficionados de fútbol que se cubren la cara en los estadios.

A partir de ahora, las musulmanas solo podrán cubrirse la cara en espacios de culto o en lugares sagrados. Las nuevas restricciones no se aplicarán a personas que necesiten cubrirse por motivos médicos o donde se considere que es "una tradición local", como durante el carnaval.

La iniciativa fue criticada por distintas organizaciones religiosas, grupos de derechos humanos y cívicos. Hace unas semanas, el Consejo Suizo de Religiones la condenó diciendo que la libertad religiosa debería proteger prácticas religiosas como los códigos de vestimenta.

El Consejo Central de Musulmanes publicó un comunicado señalando que el domingo fue un "día negro". "La decisión reabre viejas heridas, contempla el principio de no igualdad y envía una señal clara de exclusión a la minoría musulmana… discriminando a una comunidad religiosa en particular".

Ines al Shikh, miembro de un colectivo musulmán feminista, considera que se trata de "un claro ataque contra la comunidad musulmana… que estigmatiza y margina aún más a los musulmanes". Por su parte, Amnistía Internacional lo considera una "política peligrosa que viola los derechos de las mujeres, incluido el derecho de libertad de expresión y de religión".

En los últimos años, varios países como Francia, Austria, Bélgica, Bulgaria, Dinamarca, Alemania y Holanda han prohibido o impuesto restricciones respecto al velo integral en público. Pero mientras en esos países las iniciativas han surgido desde arriba, en Suiza ha partido desde abajo. El sistema suizo de "democracia directa" hace que cada pocos meses se sometan a referéndum propuestas que han sido firmadas por 10.000 ciudadanos.

Francia fue el primer país europeo en prohibir el uso del niqab tras una ley de 2010 que penalizaba "la ocultación de la cara en lugares públicos" y que se aplica a la calle, tiendas y lugares de la administración, así como al transporte público, edificios municipales y salas de cine. Ratificada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en 2014, la ley impone multas de hasta 150 euros a quienes no la respeten.

En Francia, y según otra ley que se remonta a 2004, las muchachas musulmanas tampoco pueden vestir hiyab (el pañuelo que cubre el cabello pero no la cara) en los colegios públicos ya que está prohibido mostrar en la ropa "una ostensible filiación religiosa", prohibición no se aplica a las universidades.

En Austria está prohibido ocultar el rostro en lugares públicos de acuerdo con una ley de 2017 que prevé multas de hasta 150 euros. En 2020 el Tribunal Constitucional de Austria anuló otra ley de 2019 que prohibía a las niñas usar hiyab en las escuelas primarias.

En Bélgica está prohibido desde 2011 cubrirse el rostro con niqab en lugares públicos bajo penas de siete días de prisión y/o una multa de entre 15 y 25 euros. Esta ley fue confirmada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en 2017.

En Dinamarca, una ley de 2018 prohíbe vestir niqab en espacios públicos con multas de 130 euros que pueden llegar a los 1.300 euros en caso de reincidencia.

Desde 2017 Alemania prohíbe que las funcionarias y las soldados lleven niqab y les obliga a llevar la cara despejada totalmente durante el servicio. Sin embargo, el niqab no está prohibido en lugares públicos, aunque las que lo usen deberán mostrar el rostro cuando tengan que identificarse. En algunos estados, en la educación pública está prohibido el uso del niqab.

En Holanda una ley de 2019 prohíbe el uso del niqab en instituciones de enseñanza, en instituciones públicas, hospitales y el transporte, con multas de 150 euros, pero puede llevarse en la calle. En Italia y Suecia también existen restricciones en lo tocante al uso del niqab.

Más noticias de Internacional