Público
Público

Tsipras acusa a España y Portugal de formar un "eje contra Atenas" para derribar su Gobierno

El primer ministro heleno dice que los países ibéricos intentaron "llevar al abismo" las negociaciones de Grecia con el Eurogrupo. Achaca la hostilidad del Gobierno español al miedo a una victoria de Podemos en las próximas elecciones.

Tsipras acusa a España y Portugal de formar un eje contra Grecia en un discurso dado en Atenas. REUTERS

REUTERS

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha acusado este sábado a España y a Portugal de formar un "eje contra Atenas" que ha intentado "derribar su gobierno" y hacer fracasar las negociaciones con el Eurogrupo para tratar de reestructurar la deuda del país. Tsipras alega que los dos gobiernos vecinos estaban preocupados por el avance de "fuerzas radicales" ante las elecciones previstas para este año.

"Nos encontramos con un eje de poderes, liderado por los gobiernos de España y Portugal quienes, por motivos políticos obvios, intentaron llevar al abismo las negociaciones enteras", ha declarado en un discurso.

Tsipras cree que los ataques de España a Grecia se deben al miedo a una victoria de Podemos en las próximas elecciones

"Su plan era, y es, desgastarnos, derribar nuestro Gobierno y llevarlo a una rendición incondicional antes de que nuestro trabajo comenzara a dar su fruto. "Y, sobre todo, antes de las elecciones en España.", añadió.

"El nuevo movimiento social de Podemos lidera algunos sondeos de opinión en España, convirtiéndose en una seria amenaza para el gobierno conservador de Mariano Rajoy, de cara a las elecciones generales previstas para finales de este año", declaró hoy Tsipras.

Rajoy fue a Atenas menos de quince días antes de los comicios griegos para apoyar al candidato conservador y advertir a los votantes ante las promesas "imposibles" de Syriza. Su intervención cayó en saco roto y el candidato de Rajoy sufrió una clara derrota en las urnas.

Tsipras también rechazó las críticas de que Atenas había rebajado sus pretensiones en las negociaciones para acordar una ampliación del rescate financiero, diciendo que el enfado de las fuerzas conservadoras en Alemania demostró que su gobierno logró concesiones.

Los griegos han centrado gran parte de su crítica sobre los años de austeridad impuestos por los acreedores internacionales en Alemania, el mayor contribuyente al paquete de ayuda con 240.000 millones de euros concedidos al país heleno.

También Portugal celebrará elecciones después del verano, pero en el país no ha surgido aún ningún movimiento contra la austeridad cuya fuerza se pueda comparar con la de Syriza o Podemos.

En una entrevista publicada antes del discurso presentado por Tsipras, el primer ministro Pedro Passos Coelho negó que Portugal hubiera adoptado una línea dura en las negociaciones sobre el acuerdo griego. "Puede que haya habido una intención política para fomentar esta idea, pero no es cierto", dijo Passos Coelho al semanario Expresso.

Passos Coelho se alineó con los gobiernos de la zona euro que han defendido las políticas de crecimiento económico, pero sin tratar de alejarse de la austeridad, como es el caso de Grecia. "Estábamos en el mismo lado que el gobierno francés, con los gobiernos italianos e irlandeses. Yo creo que es malo estigmatizar a los países del sur de Europa", dijo.

Más noticias de Internacional