Público
Público

Ucrania cifra en más de 700 los civiles muertos en Donetsk desde la invasión rusa

La inteligencia de Kiev también ha publicado llamadas interceptadas de soldados rusos a sus familias en las que hablan de numerosas bajas que Moscú silencia.

Soldados ucranianos disparan fuego de artillería en la región de Járkov, al noreste del país, fronteriza con Rusia.
Soldados ucranianos disparan fuego de artillería en la región de Járkov, al noreste del país, fronteriza con Rusia. Vasiliy Zhlobsky / EFE/EPA

Más de 700 civiles han muerto en la región de Donetsk, una de las regiones del este de Ucrania donde se ha recrudecido el conflicto desde que Rusia inició su invasión el pasado 24 de febrero.

Las cifras han sido aportadas por Pavlo Kyrylenko, jefe de la Administración Militar Regional ucraniana de Donetsk, en su cuenta de Telegram, en la que también ha informado de un total de 1.823 heridos entre los civiles.

A esto hay que sumar los más de 1,3 millones de civiles que han abandonado la región, donde solo quedan 350.000 ciudadanos, 50.000 de ellos niños, apuntó Kiev el martes.

Donetsk, junto a la vecina Lugansk, fronterizas con Rusia, son las regiones ucranianas del Donbás que se proclamaron independientes de Kiev en 2014 y que Rusia ha reconocido como repúblicas autónomas. Entonces, las milicias rebeldes, de corte prorruso y contrarias a la revolución del Maidán, llevan en guerra contra el Gobierno de Ucrania desde entonces.

El conflicto armado se ha recrudecido en la zona tras la invasión ordenada por Vladimir Putin el 24 de febrero y han sido las regiones que más han sufrido los bombardeos y ofensivas rusas desde el comienzo de la invasión, aunque también los contraataques y ofensivas de Kiev.

El Estado Mayor del Ejército ucraniano afirmó el martes que la ofensiva rusa en el Donbás continúa, con las ciudades de Bajmut y Avdiyivka, al este de Donetsk, como objetivos, aunque la información sobre el curso de la guerra en el Donbás está siendo escasa, sobre todo por parte de Moscú, que apenas ha informado sobre bajas en su filas desde que empezó la invasión.

11 muertos en un ataque ruso en Dnipro

Aunque la ofensiva rusa no se centra solo en el Dombás. Este miércoles han muerto al menos 11 personas y otras 13 han resultado heridas en bombardeos rusos en las últimas horas sobre el distrito ucraniano de Nikopol, en la región de Dnipropetrovsk, en el sur del país.

"El enemigo golpeó el distrito dos veces con (el sistema múltiple de lanzamiento) Grad MLRS, disparando 80 cohetes contra barrios residenciales", explicó en su cuenta de Telegram este miércoles Valentyn Reznichenko, jefe de la Administración militar regional de Dnipropetrovsk.

En Marhanets, diez personas murieron y 11 más resultaron heridas. Diez residentes fueron hospitalizados, siete de ellos se encuentran en estado grave.

Más de veinte bloques de apartamentos, un centro de servicios administrativos, un palacio de la cultura, dos escuelas, un edificio del ayuntamiento y varias otras instalaciones administrativas resultaron dañados, según el responsable de la región. La línea eléctrica ha quedado rota, por lo que varios miles de residentes de Marhanets se han quedado sin electricidad.

Además, "una mujer fue asesinada en Vyshchetarasivka, en la comunidad de Myrove. Su casa fue completamente destruida por un proyectil enemigo", indicó Valentyn Reznichenko.

La región de Dnipro (o Dnipropetrovsk) es vecina de Zaporiyia, controlada ya en parte por las tropas rusas y que en los últimos días ha sufrido fuertes ataques que tratan de parar la reofensiva que llevan a cabo desde allí los soldados ucranianos, mientras cunde el pánico nuevamente en el entorno de la gran central nuclear de la zona, en manos rusas desde hace varios meses. 

"Los cuerpos fueron puestos en bolsas"

Por su parte, los servicios de inteligencia ucranianos han interceptado llamadas telefónicas de los soldados rusos que combaten en Ucrania en las que informan a sus familiares de que están sufriendo graves pérdidas en el frente.

La agencia local Ukrinform da cuenta de una llamada telefónica interceptada a un militar ruso que se encuentra en el frente en la región ucraniana de Jersón, ahora parcialmente ocupada por Moscú.

"Hace una semana, nuestro comandante de la compañía y su adjunto resultaron heridos, no se salvaron. Luego, sus cuerpos fueron puestos en bolsas y enviados a alguna parte", le dice el soldado ruso a su madre, según la llamada interceptada por la Dirección General de Inteligencia del Ministerio de Defensa de Ucrania.

El soldado también habla de que hay "muchas víctimas" en el frente y que los canales de televisión rusos no informan de la verdad de lo que ocurre en la guerra.

Además, en otras conversaciones interceptadas por la inteligencia militar ucraniana, los soldados rusos se quejan de la falta de adecuación de las órdenes de sus mandos a la situación que viven en el frente.

Aunque las autoridades rusas no han confirmado el número de bajas que han sufrido en sus filas desde que comenzó la invasión de Ucrania el pasado 24 de febrero, los servicios de inteligencia de varios países han publicado varios cálculos.

Así, el Pentágono aseguró este lunes que Rusia ha sufrido entre 70.000 y 80.000 bajas, lo que incluye muertos y heridos, desde el inicio de la invasión.

El subsecretario de Defensa para Política de EEUU, Colin Kahl, precisó que el número de bajas rusas es "notable" dado que no han conseguido "ninguno" de los objetivos que tenían al comienzo de la invasión.

Más noticias de Internacional