Público
Público

La UE pone el foco en los abusos sexuales a menores online ante el aumento durante la pandemia

El Parlamento Europeo vota un reglamento temporal para que las plataformas online puedan denunciar y eliminar el contenido sexual y pornográfico de menores. La iniciativa levanta polvo por su conflicto sobre la confidencialidad y la privacidad de las comunicaciones virtuales.

Varias personas participan en una concentración contra los abusos sexuales de un masajista de Larratxo a tres adolescentes.
Varias personas participan en una concentración contra los abusos sexuales de un masajista de Larratxo a tres adolescentes. Nagore Iraola / EP

"Va a destruir mi vida". "Me quiero morir". "He intentado suicidarme". "No me haga recordarlo". Son voces de niñas adolescentes de 14 a 16 años que fueron engañadas para que compartiesen imágenes suyas desnudas después publicadas en la red. Extorsiones y chantajes que fueron a más con el peso de tiempo. Durante su intervención en el debate plenario sobre la Prevención de la explotación sexual en línea de los niños celebrado el lunes en Estrasburgo, Yilva Johansson, comisaria de Interior, ha puesto voz a las miles de víctimas que sufren esta lacra cada año en Europa.

La pandemia, además, ha incrementado el número de abusos de menores en Internet. Solo el viernes, Europol identificó seis nuevos casos de menores abusados sexualmente. El año pasado, en la UE se detectaron casi cuatro millones de imágenes y de vídeos con contenido pornográfico de niños y niñas; y más de medio millón con violaciones. "Las cifras de abuso sexual a menores son terribles. El consumo masivo de internet durante el confinamiento ha puesto de manifiesto las vulnerabilidades de menores ante depredadores y traficantes sexuales", ha denunciado Javier Zarzalejos, eurodiputado del Partido Popular.

"El abuso sexual es un delito terrible. Una vulneración tremenda de los derechos de nuestros niños. Esto vale tanto en el mundo real como en lo que sucede en la red", ha señalado la eurodiputada Birgit Sippel, líder de la negociación en la Eurocámara, que ha advertido de que las autoridades y cuerpos de seguridad nacionales deben estar mejor preparados y más equipados para la prevención y la persecución policial y judicial de estos delitos, así como para la asistencia a las víctimas.

Bajo la provisional normativa temporal europea, las compañías podrán reportar y denunciar los casos de delitos sexuales detectados en la red. Pero es sobre una base voluntaria. El objetivo de la Comisión Europea, que desvelará una nueva propuesta durante este año, es hacerlo jurídicamente vinculante. El 95% de las informaciones de estos abusos provienen del mismo proveedor. "Todos deben cumplir con sus responsabilidades para no facilitar la violación de menores", advierte Bruselas.

Solo el viernes, Europol identificó seis nuevos casos de menores abusados sexualmente

De momento, el Parlamento Europeo votará el martes una resolución, que previsiblemente saldrá adelante, para permitir bajo el amparo de la ley que los proveedores de correo electrónico o chats de mensajería puedan detectar y denunciar el contenido online sobre abusos de menores. Lo hace tras el acuerdo alcanzado recientemente con el Consejo Europeo, bajo el que las compañías tendrán carta blanca para eliminar y reportar a las autoridades nacionales los intentos de captación de menores con el objetivo posterior de abusar de ellos.

Pero de momento, lo que han rubricado el Parlamento y el Consejo es una solución temporal de tres años. Estará vigente hasta que se adopte una alternativa definitiva que proteja a los menores del abuso sexual online y de pornografía infantil. El preacuerdo también contempla la utilización de tecnologías como la Inteligencia Artificial o iniciativas como el "hashing" para desarrollar técnicas de rastreo y de identificación de estos tipos de contenido concretos con ayudas de patrones de captación.

Además, la falta de acuerdo inter-institucional desde el pasado diciembre –cuando entró en vigor del Código Europeo de Comunicaciones Electrónicas- hasta abril -cuando se dio carta blanca a esta medida provisional- dejó a los proveedores de Internet sumidos en la incertidumbre en torno a las políticas de privacidad. En respuesta, los casos reportados cayeron un 53% durante estos meses "dejando a los niños en la oscuridad en manos de los depredadores", ha lamentado la comisaria sueca.

Conciliar prevención y privacidad

"La UE se precia de tener los estándares más altos del mundo sobre la confidencialidad y privacidad de las comunicaciones. Hemos tenido que hacer compatible ese estándar con la detección y prevención de cualquier forma de abuso sexual online contra los menores", ha celebrado Juan Fernando López Aguilar, eurodiputado socialdemócrata. Sin embargo, el principio de acuerdo no convence a todos. Los datos podrán ser conservador un máximo de doce meses y se prevé la exclusión de información sensible como la comunicación entre la víctima y su médico.

Aunque los principales grupos de la Eurocámara –Populares, Socialdemócratas y Liberales- lo han aplaudido, muchos eurodiputados han mostrado su escepticismo por el dilema que arroja sobre el derecho a la privacidad. El equilibrio entre la protección de los menores y el derecho a la vida privada ha levantado polvo durante el debate plenario en la ciudad francesa.

La Izquierda Europea ha denunciado que se transformará en una "vigilancia constante y masiva de la comunicación". "Eso es ilegal y llevará a la culpabilización de las personas. Todo el mundo va a estar bajo sospecha", ha señalado la alemana Cornelia Ernst, de Izquierda Unitaria, que ha calificado la legislación de "escándalo jurídico" que se "inmiscuye en la privacidad de las personas". Tampoco ha gustado a plataformas como Facebook, que según varios co-legisladores, han puesto en marcha su maquinaria de presión durante estas semanas para evitar este pacto.

Más noticias de Internacional