Público
Público

La Unión Europea acepta a Croacia en zona Schengen, pero no a Rumanía y Bulgaria 

Austria y Países Bajos han vetado la entrada de los dos países balcánicos en el espacio sin controles fronterizos. 

La Unión Europea apoya la entrada de Croacia al espacio Schengen.
La Unión Europea apoya la entrada de Croacia al espacio Schengen. Robert Ghement / EFE

A partir del próximo 1 de enero se suprimirán los controles fronterizos entre Croacia y los países limítrofes miembros del espacio Schengen. Los ministros del Interior de la Unión Europea han acordado este jueves la ampliación de la zona de libre circulación de personas y mercancías. Todos los representantes han dado el visto bueno a la adhesión de Croacia, pero Bulgaria y Rumanía no han corrido la misma suerte. Los votos en contra de Austria y Países Bajos han impedido su entrada al área Schengen y ambas naciones tendrán que seguir esperando. 

Es la primera vez en diez años que la Unión Europea amplía los límites del espacio Schengen, hito que se ha atribuido la presidencia checa, que está al frente de la comunidad durante este semestre. Su ministro del Interior, Vít Rakusan, ha celebrado la membresía de Croacia a través de su cuenta de Twitter.

Rakusan también ha tenido palabras para Bulgaria y Rumanía, que se han quedado fuera de la zona Schengen por la negativa de Austria y Países Bajos a su incorporación. "Desde mi punto de vista están preparados para ser miembros y agradezco el trabajo que han hecho durante el último año, estoy convencido de que su momento llegará pronto", dijo el ministro.

El veto a Bulgaria y Rumanía

Para tener acceso al espacio Schengen, todo país debe contar con el apoyo unánime del resto de Estados miembros. En el caso de Bulgaria y Rumanía, también candidatas a formar parte de la zona libre de controles fronterizos, no se logró fraguar una postura común. La adhesión de Croacia se aprobó en una votación diferente. 

Todos los países estaban a favor de incluir a Bulgaria y Rumanía menos dos: Austria y Países Bajos. En un primer momento, Países Bajos había mostrado su disposición a permitir la entrada de Rumanía. El hecho de que la votación fuese conjunta ha terminado afectando al resultado y el veto holandés a Bulgaria afectó también a los rumanos.

Dirigentes y políticos de Rumanía han criticado con dureza la decisión, que tachan de "miserable" y de atentar contra "la unidad y la estabilidad europeas". Los cargos públicos, pertenecientes a todos los partidos y formaciones, han reprochado especialmente a Austria su "juego sucio" y han anunciado "consecuencias" como respuesta a su voto negativo.

Croacia habla de beneficios colectivos

Tanto los croatas como los turistas y habitantes de los países vecinos se beneficiarán de esta ampliación del espacio Schengen. El ministro del Interior del país balcánico, Davor Bozinovic, destacó en Twitter que con esta decisión "ganan todos: los ciudadanos, la economía, Croacia y la Unión Europea".

"En nuestro camino europeo ya no hay fronteras. Hemos cumplido todas las condiciones, hemos recorrido un largo camino y un proceso exigente", ha añadido en unas declaraciones para la televisión N1. Las autoridades croatas consideran que esta medida va a suponer "un fuerte impulso" para el sector turístico y aplauden la entrada del país en Schengen, que se suma al acceso a la zona euro también previsto para enero.

Más noticias de Internacional