Público
Público

Los motivos que convierten en una sentencia histórica la condena al actor Juan Darthés por violar a Thelma Fardin

El Tribunal Federal de Segunda Instancia de Brasil condena a Darthés a seis años de cárcel por "atentado violento al pudor" en un ejercicio de cooperación internacional que marca un precedente histórico.

La actriz Thelma Fardin fotografiada a su llegada a la rueda de prensa tras conocer la condena a su agresor Juan Darthés el 10 de junio de 2024.
La actriz Thelma Fardin fotografiada a su llegada a la rueda de prensa tras conocer la condena. Luis Robayo / AFP

"A mí me dijeron que fuera a la justicia. Que esperase a ver lo que decía la justicia. Al fin la justicia dice que es culpable, escuchan mi palabra y me creen. Y creyéndome a mí creen a muchas otras". Son las palabras que pronunció la actriz Thelma Fardin, conocida en España por ser una de las protagonistas de la serie argentina Patito Feo, en la rueda de prensa que dio esta semana tras conocer el fallo que condena a su agresor, Juan Darthés, a seis años de cárcel.

Se trata de una sentencia histórica para el movimiento feminista latinoamericano porque en ella intervienen tres ministerios públicos fiscales, el de Argentina, el de Brasil y el de Nicaragua. Los tres sistemas implicados en un periplo judicial que finaliza seis años después de la primera denuncia de la actriz. 

En 2018, Fardin acusa de violación a Darthés, compañero de reparto en Patito Feo y otro afamado actor en Argentina. Los hechos ocurrieron en Nicaragua en 2009, durante la última gira teatral de esta producción. Ella tenía 16 años. Él, 44. A partir de ese año, la intérprete comienza un proceso judicial en tres países (Nicaragua, Argentina y Brasil) en el que tiene que contar lo ocurrido en varias ocasiones.

Por la revictimización y el sesgo machista que operan habitualmente en la judicatura, Fardin sufre violencia institucional. "Con una justicia y una serie de actos que escapan al sentido común". Actos que le acarrearon consecuencias graves en su salud mental y que la actriz relató en esta entrevista para Público en noviembre del pasado año.

Darthés ya acumulaba varias denuncias de actrices de la serie por abuso y acoso sexual. Compañeras de Fardin que la apoyaron en su caso. De hecho, la sentencia tuvo en cuenta los testimonios de Calu Rivero y Anita Co. Sus relatos sirvieron para demostrar el modus operandi del condenado con las actrices en el entorno laboral.

El "altísimo impacto" del caso Fardin

Luciana Peker, periodista argentina que relató por primera vez el caso, lo ve como un fallo "esperanzador" y, efectivamente, "histórico" porque da respuesta a las peticiones de un movimiento que se inició en el 2015 con la marcha Ni una menos. Una de las primeras expresiones multitudinarias contra la violencia machista que hizo de Argentina un país pionero en la materia. Después vino la Marcha Verde de 2018, con un millón de personas organizadas para reclamar la ley de interrupción voluntaria del embarazo que se aprobó dos años después.

La periodista feminista Luciana Peker relata cómo Fardin acudió a ella: "Logramos que denunciara en Nicaragua"

"En ese contexto, Fardin me cuenta lo que había sucedido y nos sentamos muchos meses a pensar estrategias. Con las redes feministas internacionales, logramos que ella denuncie en Nicaragua. Todo gracias a la ayuda de mujeres que ahora mismo están exiliadas por las amenazas del régimen nicaragüense", relata Peker. En diciembre de 2018, el Colectivo de Actrices Argentinas encabezadas por Fardin da una rueda de prensa con un "altísimo impacto". La repercusión fue tal que aumentaron las denuncias por violencia sexual en toda Argentina e, incluso, se impulsó la aprobación de la llamada Ley Micaela.

La periodista cree que la sentencia da ejemplo de lo que es una buena cooperación internacional que cuida la credibilidad sobre la víctima. Un "precedente histórico" al que deberían atender España y la Unión Europea, en su opinión. "Antes solo había cooperación internacional para delitos de trata o narcotráfico. Imaginemos un caso como el de Dani Alves, que requiriese una colaboración entre países, esta sentencia resuelve dicha cooperación en casos de violencia sexual", explica la también activista feminista. 

Clave a clave: el abuso sexual es tortura

Los jueces condenan a Darthés por un "atentado violento al pudor", acreditan los "actos libidinosos" y la "conjunción carnal" sobre la víctima y fijan una pena de seis años de cárcel para el actor. Una de las claves más importantes de la sentencia del Tribunal Federal de Segunda Instancia de Brasil es que pone en el centro la credibilidad de Fardin y asegura que el abuso sexual es una forma de tortura.

Otras puntos importantes son, por un lado, que los jueces remarcan que la violencia sexual suele ocurrir fuera de la vista de terceros y que pueden existir otras pruebas para acreditarla (relato de testigos, peritajes, análisis psicológicos de la víctima); que no se puede exigir a las víctimas resistencia ante la violencia y que el hecho de no denunciar en el momento de la agresión no puede hacer dudar del testimonio de la víctima.

Fardin, tras conocer la sentencia: "No solo no saqué rédito (al denunciar) sino que fui víctima de incontables ataques"

Asimismo, la sentencia insiste en que la víctima no sacó ningún provecho. "No hay pruebas ni evidencias de los beneficios obtenidos por ella por haber hecho públicos los hechos", escribieron los jueces. Una acusación reiterada que le hicieron a Fardin, como ella misma mencionó en rueda de prensa: "Han dicho que robaba, que sacaba rédito y no solo no saqué rédito, fui víctima de incontables ataques", contó la actriz.

Thelma Fardin ha sido el rostro de muchas mujeres víctimas de violencia sexual en Latinoamérica. Su lucha ha estado bajo el foco mediático con todo tipo de reacciones, la de un movimiento feminista agradecido pero también una virulenta respuesta reaccionaria ante el avance de los derechos de las mujeres.

Una sentencia crucial contra los retrocesos de Milei

Ella ha agradecido públicamente la fuerza de la que la dotó el feminismo para superar lo ocurrido. "Gracias al enorme movimiento de mujeres pude hablar. Un movimiento que hoy está siendo muy denostado. Fue gracias a esas redes que pude romper el silencio y salir del dolor inmenso que me había provocado la violencia que sufrí. Hoy peso mucho menos, hoy siento que todo el esfuerzo enorme valió la pena", dijo.

La actriz se refiere con "denostado" a los continuos ataques que la ultraderecha latinoamericana hace a las feministas. Una ideología que ahora ocupa el Gobierno argentino con Javier Milei al frente. El mandatario ha hecho bandera de la política de desmantelamiento del Estado de bienestar que incluye a las administraciones feministas. Hace apenas una semana, Milei eliminó la subsecretaría de violencia machista a la que había previamente reducido el Ministerio de Mujeres, Género y Diversidades. Una decisión que toma bajo el pretexto de recortar en "organismos politizados".

Los lacayos de Milei intentaron silenciar a Fardin y las feministas amenazándolas de muerte

Peker y Fardin sufrieron amenazas sistemáticas del movimiento de extrema derecha para silenciarlas. "Las amenazas a mí y a Thelma están constatadas en la justicia. Me amenazaron de muerte por publicar notas de feminicidio. Suplantaron la identidad de Fardin y en todo ello están involucrados paramilitares de Argentina. Hay tuits de amenazas de cuentas falsas en las que se descubrió que detrás estaban Agustín Lage, ideólogo de la batalla cultural y asesor de Milei, El Presto, otro ideólogo de la extrema derecha, y Francisco Neto, abogado actual del presidente electo", denuncia la periodista feminista.

Así, los sectores de extrema derecha antifeministas en Argentina operan en dos niveles. El institucional, donde recortan los derechos de las mujeres, y el comunicativo, donde amenazan a las activistas. "Amenazan de muerte a las compañeras y protegen a los abusadores. Por eso, hoy en Argentina está en juego la vida de las mujeres, su libertad para hablar y su propia supervivencia", denuncia Peker.

Es en este escenario donde la sentencia sobre el caso Fardin adquiere una dimensión de importancia múltiple y mantiene uno de los derechos adquiridos más importantes para el feminismo: relatar las violencias machistas.

¿Te ha resultado interesante esta noticia?