Público
Público

1-O Trapero y la cúpula de los Mossos se sientan en el banquillo por una rebelión descartada por el Supremo

El ‘procés’, segunda parte. La Audiencia Nacional juzga a partir de este lunes a los máximos responsables de los Mossos d'Esquadra durante el otoño caliente independentista de 2017. Están llamados a comparecer como testigos Oriol Junqueras y otros condenados por el Supremo en octubre pasado.

Josep Lluís Trapero, el ex mayor de los Mossos, en una imagen de archivo, llegando a la Audiencia Nacional./Europa Press

A. L. M./ J. P. / AGENCIAS

Casi un año después de que arrancara el juicio oral a la cúpula del 'procés', los máximos responsables de los Mossos d'Esquadra durante el otoño caliente independentista se sientan en el banquillo de los acusados.

La Audiencia Nacional juzga desde este lunes al mayor Josep Lluís Trapero, y en las sesiones previstas hasta mediados de marzo están llamados a comparecer como testigos Oriol Junqueras y otros condenados por el Supremo hace algo más de tres meses, el 14 de octubre.

Estas son las ocho claves del juicio que arranca este lunes en la Audiencia Nacional.

1.- Cuatro acusados

En el banquillo de los acusados se sientan el mayor de los Mossos d'Esquadra Josep Lluís Trapero, al mando del cuerpo durante el otoño de 2017, así como los exjefes políticos de la policía autonómica Pere Soler – ex secretario general de Interior- y César Puig -exdirector-, y la intendente Teresa Laplana.

Los tres primeros se enfrentan a una petición fiscal de 11 años de cárcel por rebelión, mientras que la cuarta está acusada de sedición y podría ser condenada a cuatro años de prisión.

2.- ¿La Fiscalía seguirá adelante con la rebelión?

La principal incógnita con la que comienza este juicio es si la Fiscalía modificará su acusación de rebelión después de que el Supremo descartara condenar por ese delito a los impulsores políticos del 'procés', en contra del criterio de la Fiscalía.

La defensa de Trapero solicitó a finales de noviembre que se retirara esta acusación tras conocerse la sentencia del alto tribunal que condenó a la cúpula del ‘procés’ por sedición y malversación de caudales públicos y que consideró que no se daban las circunstancias para condenar por rebelión.

A principios de diciembre, la Fiscalía dejó claro que "en este momento procesal" no tenía previsto cambiar su acusación y que por tanto mantenía la de rebelión, "sin perjuicio de lo que resulte tras iniciarse el juicio oral", en el trámite de las cuestiones previas.

La defensa del exmayor de los Mossos está a la espera de que se pronuncie el Fiscal al inicio de la vista oral, ya que retirar la acusación de rebelión conlleva una rebaja de pena a los tres principales acusados.

3.- Los delitos

El auto de procesamiento que dictó la magistrada de la Audiencia Nacional Carmen Lamela considera que Trapero, Puig y Soler pudieron cometer un delito de organización criminal y otro de sedición por la "total inactividad" de los Mossos durante el referéndum del 1 de octubre de 2017, que había sido prohibido por el Tribunal Constitucional.

En el caso de Trapero, la magistrada amplió a dos delitos de sedición por atribuirle también responsabilidad en los incidentes del 20 y 21 de septiembre, cuando una multitud rodeó la consejería de Economía mientras era registrada por una comisión judicial.

La Fiscalía considera que Trapero, Puig, Soler y Laplana cooperaron de forma "decisiva, consciente e intencionada" con los líderes independentistas tanto en los sucesos del 20 y 21 de septiembre de 2017 como durante el 1-O.

En su opinión, los acusados promovieron una "inacción y dejación de funciones" de los Mossos que permitiera a los líderes independentistas alcanzar sus objetivos, ya que entiende que Puig, Soler y Trapero, "cada uno desde su cargo y responsabilidad, se sumaron al plan secesionista poniendo a disposición de éste la actuación del cuerpo policial".

La defensa de Trapero rechaza estas acusaciones. Es más, cuando compareció como testigo ante el Supremo durante el juicio del 'procés', declaró que él mismo avisó al Govern del riesgo de violencia el 1-O y aseguró que cumpliría la ley.

Trapero aseguró entonces que, tras la declaración unilateral de independencia (DUI) del 27 de octubre de 2017, se puso a disposición del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya y de la Fiscalía para detener al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y a sus consellers, según declaró el 14 de febrero del año pasado en la vista oral contra los líderes políticos del soberanismo.

4.- Llarena nunca quiso juzgarlos en el Supremo

El instructor del ‘procés’ en el Supremo, Pablo Llarena, rechazó incluir a la cúpula de los Mossos en este juicio.

En un auto dictado en febrero de 2018, este magistrado rechazó dicha pretensión, solicitada por el 'exconseller' catalán de Interior Joaquim Forn. Para Llarena hubiera sido "exorbitante". Llarena explicó entonces que en la Audiencia Nacional se investigaba una supuesta pasividad policial respecto a los incidentes en la Consellería de Economía y el 1-O, mientras que en el Supremo se investigaba la "existencia de una compleja y heterogénea organización" con el objetivo de conseguir la independencia de Catalunya.

5.- El ‘procés’, segunda parte

Por los acusados, por los delitos que se les atribuyen, por los testigos y hasta por lo que a todas luces será la fecha marcada en rojo en el calendario del tribunal -el 1 de Octubre de 2017, jornada del referéndum soberanista-, hasta cierto punto este juicio recordará a una versión reducida de la causa en el Tribunal Supremo.

Reducida en varios sentidos: los procesados son cuatro, apenas un tercio de la cantidad de dirigentes catalanes sentados en el banquillo en el juicio al 'procés', y los testigos citados superan apenas el centenar, mientras que ante el Supremo desfilaron 422, de los más de 500 inicialmente propuestos.

6.- ¿Dónde se celebra?

El juicio se celebra en un polígono industrial muy alejado de la ciudad de Madrid: en San Fernando de Henares. Allí se encuentra una sede de la Audiencia Nacional diseñada para los macrojuicios. 

7.- ¿Cuánto durará?

La vista oral no se espera que se prolongue más allá del 19 de marzo, unos dos meses después de su arranque. En cambio, juicio del Supremo a la cúpula del ‘procés’ duró el doble: cuatro meses.

8.- Condenados reconvertidos en testigos

Además de Oriol Junqueras, líder de ERC y exvicepresident de la Generalitat, en el juicio testificarán otros dos condenados por el Supremo: son el exconseller de Interior, Joaquim Forn, y el expresidente de la ANC, Jordi Sànchez. Todos ellos se encuentran en prisión tras ser condenados por los delitos de malversación de caudales públicos y sedición, respectivamente. Teniendo en cuenta que los tres cumplen condena en el centro penitenciario de Lledoners (CAT) no se descarta que el tribunal decida que declaren por videoconferencia.