Público
Público

Más de 85.000 personas se han sumado ya a la campaña que pide retirar el título de emérito al rey Juan Carlos I

El exmonarca dispone aún del título honorífico que le concedió su hijo tras abdicar en 2014. Este periódico ha dado a conocer en las últimas semanas diferentes exclusivas sobre el origen de su fortuna.

Juan Carlos I
Juan Carlos I en una imagen de archivo. EFE

La iniciativa lanzada por Público para pedir que el Gobierno retire el título de emérito a Juan Carlos I sigue creciendo. Un año después de la huida del exmonarca a Emiratos Árabes Unidos, más de 85.000 personas han mostrado su adhesión hacia esta campaña, que exige borrar este título vitalicio y honorífico. Las exclusivas de este periódico sobre la fortuna de Juan Carlos I y el silencio del Gobierno y los reclamos de una investigación oficial al respecto tampoco se han detenido.

De Madrid a Abu Dhabi. Del Palacio de La Zarzuela al no menos lujoso refugio garantizado por el reino de Emiratos Árabes Unidos, una de las pocas monarquías absolutistas que aún existen sobre la faz de la Tierra. Del silencio en casa al silencio fuera. El pasado 3 de agosto se cumplieron 12 meses de aquella agitada tarde de verano en la que España conoció que el rey emérito había abandonado el país. Primero hubo hermetismo sobre su destino, hasta que pocos días después se conoció que había elegido instalarse en Emiratos, un reino con el que Juan Carlos I siempre tuvo una inmejorable relación.

Mediante una serie de artículos presentados por Público en exclusiva, hemos conocido que el exrey construyó su inmensa fortuna gracias a la venta de armas a países árabes. Lo hizo junto a su viejo amigo y empresario Manuel Prado y Colón de Carvajal y el magnate Adnan Khashoggi, un traficante de armas con importantes vínculos en distintos ámbitos. Asimismo, las investigaciones de Público han permitido conocer quiénes fueron los grandes amigos de Juan Carlos I en el oscuro negocio de las armas.

Las exclusivas no terminan ahí. Hoy sabemos que Manuel Prado, en su papel de testaferro, acabó cediendo al poderoso empresario Alberto Alcocer la gestión de la fortuna del emérito. Fue precisamente Alcocer quien hizo entrar en esta historia al bróker suizo Arturo Fasana, uno de los componentes clave de esta historia.

Otro de los artículos de investigación ofrecidos por Público revela que Juan Carlos I presionó en 2008 al Tribunal Constitucional para librar de la cárcel a Los Albertos (los empresarios Alberto Alcocer y Alberto Cortina), condenados en firme por el caso Urbanor. Ese mismo año, el entonces monarca recibió en Suiza la mayor comisión de su vida: 100 millones de euros que fueron a parar a una cuenta opaca.

Repercusión en el Congreso

Los escándalos revelados por este periódico han tenido repercusión en el Congreso. RC, EH Bildu, Junts, PDeCAT, CUP, Más País, Compromís, BNG y Nueva Canarias han solicitado la creación de una comisión de investigación que permita arrojar luz sobre la fortuna de Juan Carlos I. "Defraudador, tenedor de empresas en paraísos fiscales, blanqueador de dinero y ahora traficante de armas con otros países", resumía el diputado de Compromís Joan Baldoví tras conocer las noticias publicadas por este periódico.

De momento, el Gobierno se ha aferrado a la prometida "renovación ética" de la monarquía, pero sin dar más detalles sobre cuál será la hoja de ruta ni qué pasos concretos se darán. Tampoco ha querido aclarar si tal "renovación" implicará borrar de una vez y para siempre el título honorífico de emérito que aún acompaña a Juan Carlos I en su refugio de Emiratos. Mientras tanto, la campaña de recogida de firmas lanzada por Público continúa activa.

Amistades peligrosas

"Tras su abdicación en el año 2014, Juan Carlos de Borbón recibió, por decisión del Gobierno de Rajoy, la designación de rey emérito, otorgada a título honorífico y vitalicio", destaca la iniciativa de este periódico. En tal sentido, señala que "las investigaciones de Público y otros medios demuestran que las actividades de Juan Carlos de Borbón son incompatibles con un título de tanto honor y respeto como el de rey emérito".

El texto remarca que "sus negocios y sus prácticas, llevadas a cabo tanto antes como después de su abdicación y objeto ahora de investigación judicial, están tan alejadas de la ejemplaridad que se le supone a una figura como el jefe (o exjefe) del Estado, que resulta inexcusable la retirada de ese título lo antes posible por parte del actual Gobierno".

"Dinero en paraísos fiscales, amistades peligrosas, supuestos maletines llenos de dinero... Las actividades de Juan Carlos de Borbón tanto antes como después de su abdicación son muestras inequívocas de que el padre de Felipe VI no merece el título de rey emérito", subraya el texto de la campaña que ya ha recibido más de 85.000 apoyos.

Más noticias