Público
Público

Moción de censura Abascal se 'disfraza' de Trump: señala a China como "amenaza" y responsable del virus y a Vox como víctima del Gobierno

Ilegalizaciones de partidos, ataques al feminismo y la UE retratada como heredera ideológica de la Unión Soviética; el líder de la ultraderecha recuerda todos y cada uno de sus mantras contra el Ejecutivo y contra distintos partidos en su discurso más antieuropeísta. Desgrana escasas propuestas programáticas, y alienta la teoría de que China creó el coronavirus.

El presidente de Vox, Santiago Abascal. - EFE/ Mariscal
El presidente de Vox, Santiago Abascal. - EFE/ Mariscal

Teóricamente iba a ser una moción de censura contra el Gobierno de España, pero Vox ha convertido a Donald Trump, a China y a la UE en protagonistas de sus discursos en el Congreso de los Diputados, este miércoles. En una intervención bronca, de más de dos horas, y sin esbozar una propuesta programática hasta superar su ecuador, el líder del partido ultraderechista, Santiago Abascal, ha dibujado a los suyos como víctimas de una persecución impulsada y alentada desde la "mafia" del Gobierno "socialcomunista",  de los "aliados de la narcodictadura venezolana" -en referencia a Unidas Podemos-, y de los "traidores" y "renegados" que quieren "romper" España.

Jaleado por su bancada, y con el PP como verdadero destinatario de esta ofensiva parlamentaria, el líder de Vox ha desgranado sus habituales mantras contra la izquierda -y contra buena parte de los partidos soberanistas o nacionalistas, a los que quiere ilegalizar-, y ha aprovechado para calcar en fondo y forma el discurso del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a quien ha reivindicado como referente.

Abascal ha señalado a China como responsable de todos los males, sugiriendo que creó el coronavirus

En su intervención, para la que no tenía límite de tiempo, ha disparado contra el "feminismo supremacista", ha reincidido en su negacionismo del cambio climático y hasta ha augurado la creación de la "República Islámica Catalana", si los "renegados separatistas" consiguen "romper España". Y, sobre todo, Abascal ha señalado a China como responsable de todos los males, en particular en lo que toca al "virus chino", en referencia al coronavirus.

No sólo ha criticado que el Gobierno no haya exigido responsabilidades a China,
"o bien por fabricar el virus artificialmente, o por no controlar su expansión", sino que además ha dibujado a este país como "la mayor amenaza para el mundo libre". Algo antes, el diputado Ignacio Garriga, candidato de Vox a las elecciones catalanas y predecesor del líder ultra en la tribuna de oradores, ya anticipaba que China "debe pagar".

Seguidamente, también en una reinterpretación del manual de Trump, Abascal auguraba que las "élites" quieren convertir a la UE y a España en una suerte de réplica de la República Popular China, similar también a la "Unión Soviética" y hasta a la "Alemania de Adolf Hitler".

Según Abascal, las "élites" quieren convertir a la UE y a España en una suerte de réplica de la República Popular China, similar también a la Unión Soviética y hasta a la Alemania de Hitler

De hecho, en el que quizás ha sido su discurso más ideologizado, ha afirmado que China ha convertido la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un "instrumento" de su "política expansionista"  -hasta ha insinuado que el PP quiere ayudar a China a conseguir sus supuestos objetivos-.

Incluso, en línea con la estrategia del preisdente de EEUU, Abascal ha alertado de todos los enemigos externos de España, empezando por esas "élites" -con varias menciones al multimillonario George Soros-, siempre retratando a la UE como a una suerte de satélite de la URSS. "No nos salvará Bruselas, antes nos salvará Móstoles otra vez"; "A España solo la pueden rescatar los españoles", "No va a venir la solución de una oligarquía europea insaciable con aspiraciones soviéticas que devora sumas astronómicas de dinero".

Según Abascal, "a España la están desvalijando a dúo", la "maquinaria despótica de Bruselas" y las autonomías que la "roen por los pies". El multilatelarismo, las organizaciones internacionales y la globalización han sido objetivos de sus dardos, casi en la misma medida que el proyecto "suicida para España" que atribuye al Gobierno.

Y, como anticipaban las palabras de Garriga, según su relato "el proceso de destrucción de España", que afirma que empezó con José Luís Rodríguez Zapatero, "sumando a ETA", continúa con este Ejecutivo "sumando a ETA y al golpismo catalán".

De la patrimonialización del rey y la bandera a las "marchas de la muerte" del 8-M

a patrimonialización del rey y de la bandera son dos constantes en sus discursos, y así ha sido también este miércoles. Y, si antes afirmaba que el Gobierno ha "confinado" a Felipe VI, y le acusaba de cargar contra la monarquía, su intervención ha concluido con vivas al rey y a España.

Abascal no ha presentado medidas concretas, tampoco en lo que toca a la gestión de la pandemia

No han faltado tampoco las alusiones al feminismo, a las movilizaciones del 8-M como "marchas de la muerte", y a la gestión de la pandemia. La culpa de todas las muertes, según su relato, es del Gobierno.

Tampoco han faltado los dardos sobre los "traumas históricos" y el "odio" que vincula a las leyes de Memoria Histórica, mientras repetía que este es el peor Ejecutivo "en 80 años", incluyendo en esta clasificación a la dictadura de Francisco Franco.

A su vez, Abascal volvía a describir a Vox como víctima, y afirmaba que desde el Gobierno "maltratan a todo el que lleva la bandera de España"; reclamaba la expulsión de migrantes en situación irregular y afirmaba que las fronteras "abiertas" de la UE permiten el paso de los yihadistas.

"Reindustrializar España" y "crear empleo", en genérico.

Entre Garriga y Abascal han dejado pasar dos horas y 43 minutos antes de formular su primera propuesta política. Así, Abascal señalaba como "la medida política más urgente", "eliminar el gasto político ineficaz", en referencia a que el Gobierno "está sobredimensionado".

La "medida política más urgente": "Eliminar el gasto político ineficaz", en referencia al Gobierno

Las comunidades autónomas han vuelto a ser objetivo de sus dardos, en detrimento de las provincias – "No hay provincia española que no haya deslumbrado al mundo con algunas de sus hazañas"-, como también lo han sido las duplicidades, los impuestos -en genérico-, y la falta de empleo.

Aquí, como apuntaba un miembro del Gobierno, Abascal ha hecho un guiño a la estrategia del Frente Nacional francés, para incluir algunos mensajes a los trabajadores, a la clase obrera. Ha hablado de crear empleo de calidad, "relocalizar empresas" y "reindustrializar España". "Se pueden crear 5 millones de puestos de trabajo con el regadío", decía. Siempre, sin desarrollar cómo hacerlo.

Más noticias de Política y Sociedad