Público
Público

Accesibilidad del Congreso Patrimonio no permite reformar el hemiciclo del Congreso y complica que Echenique pueda acceder a su escaño

Los informes desfavorables emitidos por Patrimonio han obligado a realizar un nuevo proyecto, lo que conlleva a posponer las obras que estaban previstas para el verano de este año.

11/05/2021.- El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, a su llegada a una Junta de Portavoces. J. Hellín. POOL / Europa Press
El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, a su llegada a una Junta de Portavoces. J. Hellín / Europa Press

La reforma del hemiciclo del Congreso prevista para este verano vuelve a retrasarse. El objetivo de estas obras es facilitar la accesibilidad de este espacio para que el portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, pueda ocupar su escaño en la segunda fila del salón de plenos. Sin embargo, los informes desfavorables emitidos por Patrimonio han obligado a realizar un nuevo proyecto, lo que conlleva a posponer la reforma y, por ende, complica la posibilidad de que el diputado morado pueda acceder a su escaño en esta legislatura, según han informado a Público fuentes parlamentarias. 

En los últimos años, la presencia de varios diputados con disfuncionalidad física que se movían en silla de ruedas ha obligado a llevar a cabo remodelaciones en diferentes sectores de la Cámara Baja, que se han centrado sobre todo en las denominadas "ampliaciones". Si bien, el valor arquitectónico y patrimonial de la instalación ha dificultado que el hemiciclo esté adaptado plenamente a las necesidades de los trabajadores y diputados de este colectivo.

La solución para facilitar la presencia de estos diputados en los plenos pasaba por situarlos en el gallinero, ubicado en la parte más alta del salón. A esta zona, a la que se puede acceder en ascensor, estuvieron relegados los parlamentarios conservadores Francisco Vañó e Ignacio Tremiño, y el propio Pablo Echenique. Para el momento de su intervención, se les proporcionaba una mesa auxiliar y un micrófono en el centro del hemiciclo, ya que a la tribuna solo se puede acceder por escaleras.  

Organizaciones como el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) y la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (Cocemfe) han reivindicado durante años que el Congreso, además de otras instituciones, haga accesible todas sus dependencias, servicios y canales de comunicación e información. 

El Congreso aprueba la reforma

Sin embargo, no fue hasta la designación del diputado morado como portavoz de Unidas Podemos en enero de 2020 cuando este asunto se puso encima de la mesa con la intención de acometer, por fin, una reforma. Se daba la circunstancia de que era la primera vez que un portavoz no podía sentarse con el resto de compañeros de su grupo parlamentario. De hecho, desde que se inició esta legislatura, el dirigente morado ha seguido las sesiones en el centro del Salón de Plenos, delante de los sillones que ocupa el Gobierno y sin la compañía de nadie de su formación.

En febrero de 2020, la Mesa de la Cámara aprobó un informe de la arquitecta de la Cámara Baja que consistía en la instalación de un sistema de plataformas elevadoras para que Echenique pudiera sentarse en la bancada de su grupo. El coste estimado de la reforma era de 258.320 euros. En cuanto a su construcción, se calculó que se podría realizar en 90 días, mientras que su instalación supondría otro mes. De esta forma, el Congreso decidió posponer las obras al verano del pasado año, cuando la actividad de la Cámara disminuye, para no entorpecer el calendario de sesiones plenarias.

No obstante, la irrupción de la pandemia, que mantuvo la actividad reducida en el Congreso durante varios meses, impidió licitar las obras a tiempo. Por ello, teniendo en cuenta además el calendario parlamentario, se volvió a posponer la reforma al verano del presente año.

Nuevo revés

En los últimos meses, esta previsión ha sufrido un nuevo revés. Según explican fuentes conocedoras, Patrimonio ha emitido varios informes desfavorables sobre el proyecto, lo que ha obligado a requerir este mes un nuevo informe. Además de la complejidad de la obra, que afecta a un edificio protegido, estas fuentes apuntan a una reforma general del hemiciclo para que la accesibilidad se facilite en el resto de bancadas.

Asimismo, según sostienen varias fuentes parlamentarias, la dificultad para realizar las obras, los retrasos en su puesta en marcha y la agenda del Congreso hacen más complicado que Echenique pueda acabar la legislatura, cuya previsión es que finalice en 2023, ocupando su escaño en la segunda fila del salón de plenos, al lado de su grupo.

Más noticias