Público
Público

Ciudadanos Albert Rivera se presenta como un nuevo 'Moisés' para liderar una España sin "tribus"

En un acto acto público en Sevilla, el presidente de Cs propone diez reformas que se compromete a asumir como "tablas de la ley para Cs, las tablas naranja"

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 2

Rivera durante su intervención en el acto de Sevilla. (JOSÉ MANUEL VIDAL | EFE)

El presidente de Ciudadanos (Cs), Albert Rivera, se ha presentado este sábado como el nuevo Moisés de la política española, el hombre que llevará al país hacia la tierra prometida. En un acto acto público en la sevillana Plaza de España, Rivera ha  anunciado este sábado el desarrollo de diez reformas en ámbitos como salud, educación, seguridad o en el propio funcionamiento del sistema, como la eliminación de aforamientos o la reforma del Senado, si llega a la Presidencia del Gobierno, una propuesta que se ha comprometido a asumir como "tablas de la ley para Cs, las tablas naranja".

Rivera ha clausurado la convención España ciudadana, con el lema Por un país de ciudadanos libres, y ha destacado estas reformas "sin precedentes" para "revisar lo que no funciona" y alcanzar un estado autonómico "de verdad" en vez de continuar con "un conjunto de tribus y de chiringuitos".

Porque gran parte de su discurso ha estado impregnado de un sentimiento antinacionalista más que evidente: ha propuesto crear una barrera del 3% del voto en todo el país para entrar en el Congreso —lo que limitaría el acceso de las fuerzas nacionalistas e independentistas al Parlamento—; ha cargado contra el cupo vasco y ha planteado, entre otras cosas, una educación igualitaria en todo el país y la eliminación de barreras lingüísticas, con libros de texto gratuitos en toda España, el castellano como legua oficial, el "fin del adoctrinamiento" y una selectividad única "que no dependa de cada gobierno autonómico. 

En realidad, todo su discurso estuvo trufado de referencias antinacionalistas. "No hay que inventar nada, sino leer la Constitución en su sentido autonómico y no de ruptura y deslealtad. Hay que reforzar los mecanismos que nos unen", ha sentenciado , subrayando que el Estado "no se pensó para enfrentar comunidades".

Entre esas reformas "necesarias y valientes", fruto de la citada convención, menciona la modificación del sistema electoral; una financiación autonómica "sin privilegios"; la equiparación salarial para todas las Fuerzas y Cuerpos del Estado; la igualdad en servicios sociales, en dependencia y en educación; la tarjeta única sanitaria; la reforma o cierre del Senado y la eliminación de los aforamientos; además de la supresión del impuesto de sucesiones y de la disposición transitoria cuarta de la Constitución, que contempla la anexión de Navarra al País Vasco.

Rivera ha ido desgranando una a una estas propuestas ante alrededor de un millar de personas, poniendo en valor la necesidad de llevar a cabo una reforma electoral para que el sistema sea "justo e igualitario", con "un ciudadano, un voto"; listas abiertas, "sin miedo a que los ciudadanos elijan", y un 3% del voto nacional para entrar en el Congreso, así "los que quieren romper España tendrán que ir a otra cámara".

También, plantea la reforma o el cierre del Senado, que califica actualmente como "cementerio de elefantes". Se trata de que haya "menos senadores, alrededor de medio centenar, que trabaje más y tenga más competencias reales que eviten dualidades". A ello, suma el poner fin al "anacronismo" de los aforamientos y que los indultos "sólo los decidan los jueces y no Rajoy o Sánchez".

De otro lado, ha apostado por una financiación autonómica "sin privilegios eliminando la chapuza del cupo vasco", a la par que se ha preguntado "por qué los nacionalistas siempre salen ganando", reiterando la necesidad de "luz y taquígrafo porque es el dinero de todos".

Vuelve a pedir elecciones

El dirigente de la formación naranja no se ha olvidado de Pedro Sánchez: ha pedido de nuevo la convocatoria de elecciones y ha dicho que de la actual legislatura "no se puede sacar nada" y apuesta por ir a nuevas elecciones ante "un gobierno fraude y desencajado". Considera que "el sanchismo no cree en nada más que en estar en Moncloa a cualquier precio, frente al constitucionalismo que es igualdad".

"Me comprometo a formar una mayoría con gente de izquierdas, centro y derecha que comparten esos valores. Esa es la España que viene, donde no importa dónde has nacido ni de qué familia eres, sino un estado que protege tus libertades y derechos. Si no lo hacemos, corremos el riesgo de ponerlo fácil a quien quiere quebrar España", ha concluido