Público
Público

El alcalde de Binéfar hizo negocios con el matadero de Litera Meat mientras intentaba eximirle del pago de impuestos

La oposición municial del PP y de Podemos exigen al edil socialista que esclarezca la naturaleza de las transacciones con el empresario Piero Pini que venía ocultando al pleno de la corporación.

El alcalde de Binéfar, Alfonso Adán (c), junto al presidente de Aragón, Javier Lambán (i.), y el empresario Piero Pini. DGA/YOUTUBE
El alcalde de Binéfar, Alfonso Adán (c), junto al presidente de Aragón, Javier Lambán (i.), y el empresario Piero Pini. DGA/YOUTUBE

El alcalde socialista de Binéfar, Alfonso Adán, reconoció esta semana que ha mantenido relaciones mercantiles con el entramado italiano que posee el matadero Litera Meat de Binéfar, durante una comisión de Urbanismo en la que su grupo pretendía emitir un informe favorable para la posterior aprobación en pleno de una bonificación fiscal de al menos 390.000 euros sobre el impuesto de construcciones, instalaciones y obras (ICIO), en beneficio del entramado italiano que posee la sociedad, y al que se investiga en varios países europeos por sus actividades mafiosas.

Esta revelación fue hecha por el propio Adán en respuesta a una pregunta directa de la concejal del PP, Pilar Bernad. Eel primer edil admitió que, en efecto, la empresa de la que es titular (una delegación de una compañía de seguros) había comerciado con Litera Meat, la sociedad propietaria del matadero, pero sin especificar cuál es la naturaleza o la envergadura de esas transacciones o si aún se lucra todavía gracias a sus relaciones privilegiadas con los carniceros lombardos.

El impuesto de construcciones es del 3,36% del valor total de la obra. En virtud de una modificación de una ordenanza municipal, el Ayuntamiento de Binéfar tiene la potestad de otorgar una bonificación del 50% en el pago del ICIO, siempre y cuando se cumplan ciertos requisitos que, tanto el PP como Podemos, coinciden en señalar que no han logrado ser acreditados.

Para Pilar Bernad, el que más obviamente incumplen es la obligatoriedad de certificar que la energía procede de fuentes renovables. "Toda la documentación que la empresa adjuntó fue una cartita modelo de la empresa en la que se afirma que Endesa comercializa un 10,5% de energías renovables", asegura Bernad.

La mencionada modificación de la ordenanza municipal fue aprobada en sesión extraordinaria el 10 de noviembre de 2017. Es decir, cuatro meses después de que el capo de los italianos, Piero Pini, pusiera un pie en la capital de la Litera a través de una sociedad limitada llamada Binéfar Patrimonial, inscrita en el registro a nombre del hermano de la secretaria general de los socialistas binefarenses, Francisco Javier Altabás Aventín.

La cantidad de dinero que los binefarenses podrían dejar de percibir si, de acuerdo a la voluntad de Adán, se bonifica a Litera Meat, podría superar muy largamente el millón de euros, según los cálculos de la oposición municipal, puesto que los 390.000 euros mencionados se basan en una mera estimación realizada a partir de las cuentas de los presupuestos del ejercicio del 2018 presentadas el pasado año, y no con arreglo al coste total definitivo, cuya cuantía real se desconocerá hasta que el entramado italiano deposite la documentación pertinente en el registro mercantil. En otras palabras, el alcalde de Binéfar pretende eximir del pago de varios cientos miles de euros a un grupo perseguido por sus actividades criminales del que, según él mismo admitió, ha recibido dinero gracias a intercambios comerciales cuya magnitud se desconocen.

El edil no juzgó necesario en ningún momento abstenerse de la votación de la comisión. Una vez Adán reconoció ante los miembros de la comisión que mantenía relaciones comerciales con Litera Meat, retiró el asunto del orden del día para estudiarlo con más detenimiento y volverlo a presentar.

Tanto el PP como Podemos han exigido al primer edil socialista que esclarezca la naturaleza de esas transacciones que venía ocultando al pleno. Asimismo, Bernad ha asegurado que estudiará con detenimiento todos los actos que ha firmado o en los que su voto como alcalde tuviera un peso transcendente desde que se dio inicio esa relación comercial con la empresa para determinar si pudieran ser anulables administrativamente. La concejal popular ha añadido que no descartaría acudir a la vía penal si lograra acreditarse que las acciones de Adán pudieran ser constitutivas de delito.

Se da la circunstancia de que los socialistas aragoneses ocultaron durante años a la población binefarenses los antecedentes criminales de la empresa promotora del matadero, a la que se atribuye la mayor estafa fiscal de la historia de Polonia.

El modelo de desembarco de Litera Meat fue claramente siciliano. Parte de los terrenos donde situaron sus instalaciones fueron adquiridos al concejal Txema Isábal; adjudicaron los negocios inmobiliarios a la presidenta de la agrupación comarcal del PSOE, Rosa Altabás, y le confiaron la Seguridad al número 2 de la policía local -Antonio Díez. El agente de la Urbana llegó a patrullar junto al matadero de los carniceros lombardos con el uniforme de la empresa mientras físcales húngaros y polacos investigaban a Litera Meat por 86 delitos y el propio Piero Pini se veía obligado a pagar 25 millones de euros para eludir la cárcel en Kutno (Polonia). Finalmente, fue en Hungría donde se decretó su prisión sin fianza.

Pese a ello, la Corporación local que presidía Alfonso Adán no juzgó oportuno sancionar al agente ni informar a la opinión pública de lo ocurrido.A principios de este mes, Público dio a conocer que el tribunal polaco del distrito de Łódź-Śródmieście ha sentenciado a seis años de cárcel al que, hasta 2015, fue fiscal de Kutno, la ciudad donde se hallaban las instalaciones que los italianos trasladaron a Aragón. Ese juzgado consideró probado que el condenado, Sławomir Erwiński, fue sobornado entre 2013 y 2015 con no menos de 26.000 euros (115.000 zlotys) por una de las directivas de confianza del italiano, Elzbieta Marciniak, de 54 años, para que creara un paraguas legal que diera cobertura y encubriera las actividades criminales por las que el carnicero fue y sigue siendo investigado en Polonia.

El matadero de Polonia, que posteriormente se trasladó a Binéfar, operó en Kutno desde 2011 a 2016. El 5 de diciembre de 2016, doscientos policías y funcionarios irrumpieron en las instalaciones de los italianos y se llevaron esposado a Piero Pini, junto a la citada Elzbieta Marciniak, Halina O. y varios empleados más de su confianza. Gracias a esa presunta red de fraude, el italiano y sus cómplices podrían haber dejado de pagar a la Hacienda de Polonia 41,82 millones de euros en impuestos sobre las ganancias corporativas.

El procurador que dirige las investigaciones, Krzysztof Bukowiecki, reveló a este diario que Piero Pini "está también bajo sospecha de fraude fiscal y de la extorsión de reembolsos indebidos de IVA por un monto de 15,2 millones de euros mediante la presentación de declaraciones falsas de impuestos y la emisión de facturas poco fiables".

Las evidencias que lleva el fiscal acumuladas son tan apabullantes que para eludir la cárcel en Polonia tuvo que pagar una fianza de 25 millones de euros. Bukowiecki ha asegurado que su petición de penas para el empresario estarán cercanas a las máximas, tanto en cuanto a sanciones económicas como al castigo de prisión.

Más noticias de Política y Sociedad