Público
Público

Arrancan las marchas por la libertad del Sáhara en Cádiz con el destino fijado en Madrid el 18 de junio

Representantes de unas 200 asociaciones civiles piden al Gobierno español que deje la "estrategia de abandono y olvido" al respecto del Sahara Occidental

Despliegue de la bandera saharaui en la plaza san Juan de Dios en Cádiz.
Despliegue de la bandera saharaui en la plaza san Juan de Dios en Cádiz. Bea Vaz

Las manos de Gema Ruiz, de Cádiz Saharaui, sujetaron una pecera en la que introdujo arena de la playa de La Caleta, que después mezcló con granos provenientes del desierto. La idea, dijo, es ir rellenando ese recipiente "con un poquito más de la tierra, de la sangre" en las diferentes paradas de la marcha por la libertad del Sahara que apoyan unas 200 organizaciones civiles y que este lunes, 20 de mayo, en el aniversario del levantamiento del Frente Polisario arrancó al filo de las 11.30 de la mañana en la plaza San Juan de Dios en Cádiz. El camino desembocará en Madrid los días 18 y 19 de junio.

Antes, un nutrido grupo de personas entre las que se encontraban cargos públicos de PSOE, Unidas Podemos y Adelante Andalucía, reclamaron al Gobierno español, en plena crisis con Marruecos, que deje la "estrategia de abandono y olvido" al respecto del Sahara Occidental. Ha sido, dijo Manu Basallote, de la Federación Al Huriya, "la sociedad civil española y andaluza la que ha soportado la causa saharaui para evitar esa dejación [del Estado]".

"Estamos aquí hoy 45 años después [de que España dejase el Sahara y este pasase a ser ocupado por Marruecos] y decimos basta ya ante tanta negación del Gobierno: no puede defender la causa de los derecho humanos, la justicia por todos los rincones del planeta y no hacerlo en un lugar donde tiene responsabilidad. Desde el 13 de noviembre, cuando Marruecos rompió el alto el fuego, saltó el muro e intentó agredir a la población saharaui, existe una situación de guerra abierta en el Sahara Occidental", afirmó Basallote.

Mohamed Zrug, el delegado del Frente Polisario en Andalucía manifestó: "A nosotros como saharauis solo nos queda agradecer. Y reiterar nuestra demanda de que España cumpla con la legalidad internacional y asuma su responsabilidad histórica y que ojalá estos lamentables acontecimientos de estos días [en referencia a la crisis de Ceuta] y que tienen que ver con una afrenta a la soberanía, sirvan para que se haga valer la voz de España".

Zrug describió de este modo la situación hoy en el Sahara Occidental: "Después de 30 años de proceso de paz frágil, el régimen marroquí se ha sentido impune y ha tirado por la borda la poca esperanza que había para una solución negociada y ha empezado la guerra. Sabemos cómo empieza, pero nadie sabe cómo termina. [Todo sirve como] excusa para recrudecer la espiral de persecución contra los activistas y contra nuestras mujeres. Hay una treintena de presos políticos saharauis en Marruecos, muchos de ellos condenados a cadena perpetua. Esta situación de inestabilidad es la excusa perfecta para que el régimen marroquí siga ensañándose con el pueblo saharaui".

En la plaza, dos mujeres de origen saharaui que viven en España sostenían sendos retratos de los represaliados Mohamed Lamin Hadi, periodista en huelga de hambre, y de Sultana Khaya, activista por los derechos humanos. 

"Las crisis con Marruecos –analiza Basallote– siempre tienen un telón de fondo que es la posición española respecto al Sahara. En tanto que España no. afronte radicalmente el problema, vamos a seguir teniendo crisis, porque en Marruecos hay dos asuntos intocables, inviolables: el rey y el Sahara Occidental. No se puede hablar de Sahara occidental. Hay que hablar de Sahara marroquí.

Habiba Salama fue una niña acogida por el programa Vacaciones en paz, que cada año trae a la Península a cientos de niños saharauis. Salama, dijo, es hoy gaditana y no olvida sus raíces. "Hoy tengo dos sentimientos. Cómo saharaui me siento agradecida. Agradecemos eternamente al pueblo español. Y siento orgullo [por esta marcha] como gaditana. [Estamos] en la lucha para llegar al objetivo final: respeto humano a todos los saharauis. Nuestros hermanos están siendo maltratados días tras día. No se les respeta los derechos humanos. Allí no tiene sentido hacer una marcha como esta. Tiene sentido hacerla en España. Los intereses económicos siguen por encima de los derechos humanos".

Más noticias