Público
Público

La asociación Derecho a Morir Dignamente aboga por mitigar el desconsuelo de los afectados por la Covid

En los casos en que la enfermedad se haga "irreversible", "siendo conscientes de la dificultad", "debemos tender a garantizar también el acompañamiento de al menos un familiar o persona de confianza, con las medidas de protección pertinentes", reclama la asociación.

Un hombre toca un instrumento desde su casa durante la cuarentena por la emergencia del coronavirus. / JAIRO VARGAS
Un hombre toca un instrumento desde su casa durante la cuarentena por la emergencia del coronavirus. / JAIRO VARGAS

raúl bocanegra

La asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD) reclamó este martes que, en los casos en que la Covid-19 se haga "irreversible", "siendo conscientes de la dificultad", "debemos tender a garantizar también el acompañamiento de al menos un familiar o persona de confianza, con las medidas de protección pertinentes".

La asociación ha constatado que las medidas de aislamiento estricto para personas afectadas por el coronavirus "están provocando situaciones de desconsuelo al final de la vida que podrían mitigarse, como de hecho se está haciendo en algunos casos, como mínimo garantizando la comunicación telemática".

Los propios profesionales sanitarios de algunos centros hospitalarios han promovido medidas en este sentido para paliar los efectos de la soledad de los pacientes de coronavirus, alejados de sus allegados.

Así, la asociación insta en un comunicado a las Comunidades Autónomas a "tomar medidas para garantizar una muerte digna" y alaba las propuestas y recomendaciones de la sociedad española de cuidados paliativos –se pueden consultar aquí –.

La asociación añade: "Entendemos que los ritos funerarios deberían ser considerados actividades esenciales, de manera que se permitiera una despedida más humana y acorde con nuestra cultura".

"El hecho traumático de que el virus esté acortando miles de vidas, a veces de forma inesperada, no excusa la necesidad de abordar la situación con la responsabilidad que cabe esperar de una sociedad madura", recuerda la asociación.

"El final de una vida digna es una muerte digna, y debemos intentar preservar este principio, incluso en estas complicadas circunstancias", apostillan. "La capacidad de decisión sobre la propia vida y el acompañamiento familiar forman parte de los derechos y deberían ser garantizados en la medida de lo posible".

Consentimiento informado

"Tomar la decisión de renunciar a un determinado tratamiento parece más fácil cuando existe un diagnóstico claro de sufrir un proceso terminal con un deterioro de la salud tan grave que nos impida ser independientes. En el caso de la Covid- 19, al no ser necesariamente irreversible, las decisiones al final de la vida son mucho más complejas", asegura la Asociación.

Sin embargo, agrega la asociación en su comunicado, "cabe señalar que el consentimiento informado es el fundamento de la relación asistencial y que, por tanto, también en esta difícil situación, es necesario hacer un esfuerzo por respetar el derecho a la información, a la elección entre las distintas opciones clínicas, al alivio del sufrimiento y a una muerte digna en compañía de seres queridos".

"Antes de la toma de decisiones, es muy importante, y un imperativo legal, preguntar a cada persona sobre sus valores y su voluntad, que deberá ser respetada en la medida de lo posible", remacha la asociación.

Más noticias de Política y Sociedad