Público
Público

Impuestos Covid-19 La bajada de impuestos que propone la derecha, una medida "insostenible" para afrontar la crisis 

"Suprimir los impuestos es incompatible con lo que demanda la ciudadanía: más recursos para sanidad, para investigación, para prestaciones sociales. Insistir en que hay que rebajar la presión fiscal es incoherente", señala Carlos Cruzado, presidente de Gestha.

Los diputados Inés Arrimadas (i), Santiago Abascal (c) y Cayetana Álvarez de Toledo (d) tras la apertura solemne de la XIV legislatura. EFE
Los diputados Inés Arrimadas (i), Santiago Abascal (c) y Cayetana Álvarez de Toledo (d) tras la apertura solemne de la XIV legislatura. EFE

MARTA MONFORTE

Las propuestas de la derecha para afrontar la crisis económica provocada por el coronavirus son "insostenibles", según expertos en fiscalidad. Tanto el Partido Popular como Vox y Ciudadanos defienden la bajada, congelación o, directamente, la supresión de impuestos para hacer frente a las consecuencias económicas derivadas de la pandemia. "Suprimir los impuestos es incompatible con un Estado del bienestar fuerte, que es precisamente lo que demanda la ciudadanía: más recursos para sanidad, para investigación, para prestaciones sociales. En una situación así insistir en que hay que rebajar la presión fiscal es incoherente", asegura de manera tajante Carlos Cruzado, presidente de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha).

Los populares defienden que se de una paga extra a profesionales sanitarios durante todos los meses de alarma, que los trabajadores de los sectores esenciales cobren el sueldo bruto íntegro, que se condene el impuesto de sucesiones y donaciones en toda España a los familiares de personas fallecidas por el coronavirus y que el Estado cubra el coste por cierre económico de las empresas, y el aplazamiento voluntario del pago de impuestos a cualquier afectado por la pandemia y compensación de pérdidas de 2020 en el Impuesto sociedades previo.

En la misma linea que el PP, Vox pide que el Estado abone una prima del 20% en la retribución de los siguen "en el frente" desempeñando servicios esenciales y que el Estado se haga cargo durante tres meses de las nóminas de aquellos trabajadores que deban permanecer en confinamiento, que según sus estimaciones serían unos 13 millones de personas. Además, demandan la suspensión de las obligaciones tributarias de las empresa y la supresión de todos los impuestos que gravan al consumo de suministros de los hogares (agua, luz y gas, así como el impuesto de sucesiones.

Por lo que respecta a Ciudadanos, el partido que lidera Inés Arrimadas ha puesto el foco en los autónomos y defienden el derecho a una prestación extraordinaria a los autónomos que no hayan sido declarados actividad esencial así como una Tarifa Plana de 60 euros para estos durante un año al reabrir su negocio. Asimismo, demandan una prestación para las empresas que permita cubrir el salario de cada trabajador que este de permiso retribuido recuperable y una bonificación al 100% de las cuotas de la Seguridad Social de dichos trabajadores.

"Ahora habrá que endeudarse y esa deuda se paga con impuestos. Desde luego, no casa el aumentar de forma extraordinaria el gasto público y el bajar los impuestos"

A juicio de Cruzado, los partidos de la oposición han tirado de "improvisación" para realizar estas propuestas, ya que son totalmente "insostenibles". "Está claro que hay que reconocer la labor de los sanitarios, pero no con una paga, sino dignificando sus condiciones de trabajo", opina el técnico de Hacienda. "Ahora habrá que endeudarse más, va a crecer la deuda pública de manera exponencial. Pero esa deuda hay que pagarla, y se paga con impuestos. Desde luego, no casa el aumentar de forma extraordinaria el gasto público y el bajar los impuestos".

La economista e investigadora doctoral en macroeconomía y desigualdad en la Universidad Libre de Bruselas, Lídia Brun, recuerda que el impuesto de sucesiones "lo paga la gente más rica, y se paga en función de riqueza que se hereda": "Suspenderlo con la excusa de la pandemia es querer hacer política en favor de los ricos", asegura. Para Brun, "esta crisis tendrá un coste importantísimo y economistas de mucha reputación ya están proponiendo impuestos sobre el patrimonio generalizados para poder repartirlo equitativamente compensando los gastos públicos ingentes que habrá en los próximos años".

"Estas medidas son profundamente ideológicas y regresivas"

La economista considera que "todas estas medidas son profundamente ideológicas y regresivas y no tienen nada que ver con ayudar a solucionar la crisis". Aún así, admite que hay cuotas fiscales que sí se pueden posponer para facilitar la liquidez de las empresas, y algunas quizás, como autónomos, que se deben independientemente de la facturación, sí se podrían suspender. Algunas de las propuestas -como la moratoria de deudas- ya las está aplicando el gobierno, por lo que a Brun le parecen "más eslóganes que propuestas reales".

Cruzado coincide, cree que hay empresas que se podrán a coger a "determinados beneficios" al verse afectadas por la pandemia: "Lo que no se puede es utilizar esto ahora para imponer bajadas de impuestos generalizadas. Hay grandes forturnas a las que no les va a afectar mucho la pandemia. Además, como en todas las catástrofes pues hay especuladores que sacan un beneficio".

El técnico de Hacienda, con los datos del barómetro fiscal CIS de septiembre-octubre de 2019, asegura que la "mayoría de ciudadanos, sean votantes de partidos de izquierdas o de derechas, han asumido la importancia del estado del bienestar" y "piensan que no se está gastando lo suficiente en políticas sociales, en sanidad": "Se pone el foco en el sistema fiscal, en el hecho de que las grandes empresas no tributen. Para luchar contra las desigualdades los sistemas fiscales progresivos son los más adecuados", defiende.

La primera decisión de Rajoy ante la crisis: subir impuestos

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy siempre dijo no. No a recortes sociales, no a las congelaciones salariales y un "no" rotundo a la subida de impuestos. Pero pese a lo dicho y repetido por el presidente del Gobierno antes de llegar a la Moncloa, las primeras medidas de su ejecutivo se integraron en una bolsa de recortes de gastos, freno a salarios y subidas históricas de impuestos como respuesta a la crisis económica.

El que fuera máximo dirigente del PP realizó más de 30 subidas de impuestos en España: subió cinco veces el IRPF, cuatro el impuesto de sociedades y los especiales, dos del IVA y el IBI, una el de patrimonio, subió seis puntos el impuesto a las rentas del capital y creó tres nuevos impuestos. El Ejecutivo utilizó la 'herencia recibida' por Rodríguez Zapatero para justificar esta medida: "Nos encontramos con una cifra más elevada que la comunicada por el Gobierno anterior y tenemos que adoptar medidas excepcionales para tapar el agujero".

"El equipo económico de Rajoy, con Cristobal Montoro a la cabeza —exministro de Hacienda— eran los mayores defensores de la curva de Laffer —que sostiene que para aumentar la recaudación hay que bajar los impuestos— y sin embargo cuando llegaron no aplicaron esta medida, sino todo lo contrario", recuerda Cruzado. "Después de esta crisis habrá que replantearse el sistema fiscal".

Más noticias de Política y Sociedad