Público
Público

Los barones del PSOE concretan la configuración de la España federal

Rubalcaba reúne a sus líderes territoriales en Granada para zanjar el debate iniciado en septiembre a raíz de la explosión independentista en Catalunya. Refrendarán una propuesta constitucional consensuada con el PSC

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hace apenas un año, el PSOE con menor peso institucional de la historia democrática se centraba en curarse de las profundas heridas que le causaron los sucesivos procesos electorales de 2011. Su recién escogido líder, Alfredo Pérez Rubalcaba, defendía a capa y espada su estrategia de oposición responsable y pactista ante un partido deprimido que trataba de renacer de las cenizas. Los socialistas hablaban de propuestas económicas y sociales, pero apenas ninguno cuestionaba el Estado de las autonomías, reflexión que hasta entonces era exclusiva de los partidos nacionalistas o de la derecha más radical. 

Pero llegó el 11 de septiembre de 2012, la celebración de la Diada, y apenas una semana después el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se negaba de plano ante el president de la Generalitat, Artur Mas, a abrir el debate acerca de la fiscalidad catalana. Catalunya estallaba así en una ola independentista sin precedentes que pilló por sorpresa a los socialistas, que empezaban a saborear las dramáticas consecuencias de la herencia recibida por las últimas decisiones del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.

Tanto al PSOE como al PSC no les quedó otra que definirse ante ese nuevo escenario, desonocido hasta entonces, que polarizó a catalanistas y a españolistas. Rubalcaba rebuscó entonces en el ideario de su partido y encontró una solución. Propuso avanzar 'hacia un modelo federal' como la alternativa frente a la tendencia soberanista de Mas y el 'recentralismo' de Rajoy. Su planteamiento hizo a sus socios catalanes ir más allá y hacer suyo el derecho a decidir del pueblo catalán que nunca aceptaron los socialistas del resto del Estado y que no evitó que en noviembre, en las elecciones con las que Mas pretendió reafirmar su desafío al Estado, el PSC lograra el peor resultado de la historia.

Hoy, diez meses después de aquella histórica manifestación de la Diada, el PSOE está convocado en Granada para concretar esa propuesta federal que puso encima de la mesa su líder y que ha centrado su discurso en el último año. Los barones del partido celebran el Consejo Territorial de la que saldrá el documento base con el que los socialistas irán al resto de formaciones con el objetivo de reformar la Constitución lo antes posible. 

El texto lleva negociándose desde hace meses entre la Ejecutiva federal y los diferentes líderes territoriales, si bien las discrepancias originadas a raíz del estallido soberanista -que hizo incluso que los diputados del PSC, con la excepción de la exministra Carme Chacón, rompieran la disciplina de voto del Grupo Socialista en el Congreso para apoyar el derecho a decidir - han dado especial importancia a las conversaciones con los socios del PSOE en Catalunya. Ayer, por fin, ambas formaciones reconocían haber cerrado un documento que recoge algunas de las exigencias de los socialistas catalanes, como el principio de ordinalidad, aunque no las 'consultas territorializadas' y ni siquiera la definición del Estado como plurinacional, como pedían ellos en su propuesta.

No sólo ellos, también los miembros del PSOE de Andalucía, Asturias o País Valencià han elaborado en los últimos meses sus propias propuestas de reforma constitucional que hoy convergerán en único texto que se terminó de cerrar ayer viernes, a última hora, en una cena que mantuvo Rubalcaba con todos sus barones, en la propia Granada. Desde la Ejecutiva federal insisten en que la propuesta se asienta en el modelo autonómico. 'No rompe con él pero lo hace evolucionar hacia los modelos federales que mejor funcionan en los Estados compuestos', explicaba el miércoles el coordinador de la Conferencia Política de los socialistas, Ramón Jáuregui. 

A falta de las concreciones de última hora, el documento planteará un cambio total del Senado de manera que deje de ser una cámara legislativa y se convierta en un parlamento en el que únicamente estén representados los gobiernos autonómicos. Pero principalmente, buscará clarificar las competencias de Estado y comunidades autónomas, para 'aumentar la cooperación y corregir duplicidades'.

En este último capítulo también se incluiría, por tanto, una revisión del modelo de financiación que, tal y como concretó ayer el propio Rubalcaba, sí contemplará el principio de ordinalidad que han reclamado desde el PSC, y que implica que quien más aporte no deje por ello de recibir del Estado una cuantía similar a la del resto. Un apartado importante será el de los tribunales. A mediados del pasado mes, Rubalcaba confirmó que en el proyecto de España federal que viene defendiendo el PSOE en los últimos meses, y que se plasmará en la propuesta de reforma constitucional que saldrá del Consejo Territorial de este sábado, podría estar incluída, además, la descentralización de la Justicia.

Según el PSOE, el objetivo de todo este proceso no es otro que 'encauzar soluciones distintas' al 'extremismo en el que se ha polarizado el debate territorial español' que, afirman, 'nos lleva a un callejón sin salida'.

La reunión llega marcada por la renuncia del presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, a presentarse a la reelección y en medio de la campaña para las primarias que se han convocado en Andalucía para el próximo 29 de julio. Una convocatoria que, según han dejado claro ya dirigentes socialistas, no va a influir en el calendario de Ferraz, que sigue insistiendo en que las primarias para elegir candidato a la Presidencia del Gobierno serán después de las elecciones europeas de mayo de 2014.

Más noticias en Política y Sociedad