Público
Público

Un blanqueador de la Púnica: "Me advirtieron de que un sicario costaba 1.000 euros"

El abogado quiso denunciar a Hacienda la trama, pero le amenazaron “en varias ocasiones” con un sicario y entendió el peligro que corría junto a su familia

Foto de archivo de Francisco Granados, a su salida de los juzgados de Majahonda.

El abogado Miguel Tercedor Moreno se ocupaba para la red de la trama corrupta de Púnica de blanquear dinero negro. Emitía facturas falsas a cargo de sus empresas, y el dinero se lo quedaba en un 90% empresas de la trama liderada por Francisco Granados, exconsejero de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid, y su amigo David Marjaliza; el otro 10% lo distribuida con el supuesto intermediario Emilio Taravillo, según revela en su declaración voluntaria ante la Inspección Tributaria.

Tercedor sostiene a los inspectores de Hacienda, en el año 2009, que era administrador único de una asesoría emisora de facturas falsas, que “no corresponden a trabajos verdaderamente realizados, sino que son meramente financieras”.

Su empresa, Adema, se quedaba el 10% del principal de las facturas. Taravillo era su intermediario, porque nunca llegó a conocer a David Marjaliza ni al resto altos cargos de sus empresas.

Cuando transmitió “a Emillo[Taravillo] mis deseos de revelar a las autoridades lo sucedido, me advirtió en varias ocasiones de que esta gente es muy poderosa y de que contratar a un rumano o a un sicario colombiano cuesta mil euros o menos y, aunque no lo dijo expresamente, me dio a entender el peligro que corría yo y mi familia”.

Tan es así, que cuando Hacienda empezó a investigarlos a todos, en una preinspección, Taravillo le convenció para que dijera que pagaba en efectivo y que tenía en su casa 250.000 euros en metálico. Emilio le transmitió que Marjaliza les había prometido a ambos 600.000 euros si la auditoría de Hacienda salía bien.

“Sólo el pánico por mi esposa e hija me retuvo de contar la verdad, pero ahora veo que fue un error; también la necesidad económica me contuvo, pero puede más mi vergüenza por lo hecho”, confiesa a los inspectores en julio de 2009 al tiempo que revela que se plegó a colaborar con el blanqueo de dinero en el año 2004, cuando se arruinó.

Taravillo trabajaba en Proyecto y Construcciones Rismo, “que tiene bastante relación con David Marjaliza”. Desconoce quién pudo idea el sistema de lavado de dinero.

La red de Púnica llegó a blanquear 4,5 millones de euros a través de facturas falsas, según las investigaciones que obran en el sumario y que han llevado a la cárcel de manera provisional a Francisco Granados y a David Marjaliza.

Más noticias