Público
Público

Blesa y su círculo se repartieron más de 9 millones de euros en indemnizaciones irregulares

Préstamos personales, gratificaciones y supuestos pactos de no concurrencia sirvieron para camuflar en la contabilidad de Caja Madrid la salida de su cúpula.

Publicidad
Media: 3.86
Votos: 7

Estos son los 27 señalados por el juez por el uso de 'tarjetas black' en Caja Madrid

MADRID.- Préstamos personales, gratificaciones y supuestos pactos de no concurrencia sirvieron para camuflar en la contabilidad de Caja Madrid la salida de su cúpula directiva cuando la entidad se hundía.

La auditoría de Price Waterhouse Cooper (PwC) encargada por la actual dirección de Bankia revela esta desviación millonaria a favor de Miguel Blesa, su entonces presidente, y de su círculo de confianza.

El documento, al que ha tenido acceso Público, figura en el sumario que instruye el juez Fernando Andreu de la Audiencia Nacional sobre el caso Bankia, donde 15MpaRato, activa acusación particular, va a pedir el lunes al juez el cierre del sumario y fianza de 4.112 millones de euros para cubrir las responsabilidades civiles del fiasco de Bankia.

Entre las personas señaladas por la auditoría figuran:

Miguel Blesa
El entonces presidente de Caja Madrid recibió 2.725.500 euros dentro de su indemnización en forma de pacto de no concurrencia, con el fin de que no trabajara para otra entidad de la competencia.

Sin embargo, la auditoría concluye que dicho pacto no era válido porque no contenía un método de cálculo eficaz para determinar la cantidad. Es más, considera que este vacío convierte en inaplicable esta cláusula, por lo que Blesa no estaba obligado a respectarlo ni la Caja Madrid a indemnizarlo.

Los auditores no han encontrado el supuesto informe de Sagardoy Abogados que sustenta dicho cálculo. Tan sólo han localizado un correo electrónico de uno de sus abogados que responde a Recursos Humanos con una interpretación de cómo hacer el cálculo y que la entidad respetó en el caso de Blesa. Esta boutique jurídica es la autora de la reforma laboral del PP .

Matías Amat
Mano derecha de Miguel Blesa, era el director general del Banco Financiero y de Ahorros (BFA), matriz de Bankia.

La auditoría cifra en 987.679 euros el incremento irregular de su indemnización por su prejubilación millonaria que ascendió a la cifra de 6,16 millones de euros.

Enrique de la Torre
Recibió una ‘indemnización’ de casi 3 millones de euros superior al dinero que debía haber percibido al cesar como secretario de la Comisión Ejecutiva de Caja Madrid.

La irregularidad alcanza tal grado que Caja Madrid desvió dinero para pagar su indemnización en forma de préstamos personales y hasta le pagó un Bonus del año 2010, cuando ya había dejado la entidad. El pago se produjo un año y medio antes de cumplirse los requisitos que exigía este bonus, según la auditoría a la que ha tenido acceso Público. En total, percibió de forma irregular 2.828.973 euros.

Ricardo Morado Iglesias
Director de organización y sistemas de Caja Madrid, Ricardo Morado Iglesias recibió 1.760.724 euros en forma de indemnización tras la llegada de Rodrigo Rato a la cúpula de Caja Madrid.

El informe de auditoría concluye que no había que indemnizarlo porque fue una dimisión voluntaria y en su contrato figuraba de forma expresa que la iniciativa de la extinción del contrato tendía que salir de Caja Madrid para efectuar este pago.

Sin embargo, Blesa y su equipo optaron por pagarle casi 1.800.000 euros.

Morado Iglesias es el tercero con más gastos de las tarjetas black opacas al fisco que Caja Madrid entregó a sus directivos. En total, gastó 448.300 euros.

Rafael Spottorno
El exjefe de la Casa Real no era empleado de Caja Madrid, sino presidente de la Fundación de la entidad. La auditoría concluye que no debió percibir indemnización alguna a su salida voluntaria del cargo.

Por el contrario, Spottorno se embolsó 232.500 euros de ‘indemnización’ y otros 40.000 euros adicionales por una supuesta “renuncia al periodo de preaviso”.

Ramón Martínez Vilches
Responsable de la dirección de Riesgos de Caja Madrid, percibió 219.205 euros de más en el ERE de la entidad al que se acogió, en febrero de 2011. Era otro de los beneficiarios de las tarjetas black.

Carmen Contreras
La entonces directora gerente de la obra social Caja Madrid también se acogió al ERE de la entidad. Pero la auditoría concluye que percibió 264.648 euros por encima de lo debido.

Cinco millones en gratificaciones

El informe confidencial incluye también que Blesa y su círculo de confianza se repartieron 4,4 millones de euros en jubilaciones irregulares y que fueron ocultadas en firma de “gratificaciones extraordinarias”.

Price Waterhouse Coopers (PwC) no encuentra soporte documental que autorice esta aportación a los planes de pensiones de Blesa y sus directivos, ni tampoco figura en acuerdo laboral que regía para los empleados de Caja Madrid. “Desconocemos la procedencia de la autorización e inicio de dicha práctica irregular”, apostilla el informe.

Por si fuera poco, los miembros de la alta dirección de la entidad no pagaron a Hacienda este sobresueldo: “Los miembros de la Alta Dirección de Caja Madrid no asumían la retención fiscal por dichas cantidades, sino la propia entidad abonaba las cuotas correspondientes”, asevera el informe forensics.

El importe bruto pagado por estas “gratificaciones extraordinarias” ascendió a 4.374.690 euros entre 2007 y 2010, distribuidos de la siguiente forma: 942.936 euros (2007), 1.210.937 (2008), 1.225.355 (2009) y 995.462 (2010).

Los relojes para devolver

El informe al que ha tenido acceso Público también contiene una serie de correos en los que varios directivos se interesaban por la posibilidad de devolver relojes conmemorativos del tercer centenario de la entidad a cambio de su valor, unos 12.000 euros. 

Estos son algunos extractos de esas conversaciones:

Correo de Enrique de la Torre Martínez a Ildefonso José Sánchez Barcoj. 29 de agosto de 2007.
“Ildefonso, ¿en cuanto se ha quedado la tarjeta de los Consejeros de a pie? Me lo pregunta ARecarte y no me acuerdo.
Me pregunta también el tema del reloj. Si no me equivoco lo pueden devolver y le ingresamos la pasta. ¿Cuánta pasta es? Me lo pregunta también ARecarte?.”

Contestación de Barcoj.
“Estoy fuera y tengo los datos en la caja fuerte. El reloj es cerca de 12000 euros y que me lo envíe y yo le doy cheques regalo del c. Inglés.”

Correo de Ramón Espinar Gallego a Ildefonso José Sánchez Barcoj. 14 de septiembre de 2007.
“Buenos días Ildefonso, estuve el otro día con Durán, con la intención de cambiar el reloj y me dijeron que esta operación era posible, pero que debían hablar con Esteban Bartolomé (…)”.

Contestación de Barcoj.
“Está todo acordado con Durán –en la línea que tu conoces- y le estaban esperando…..
Veo como está todo, pero puede ir cuando quiera”.

Más noticias en Política y Sociedad