Público
Público

Presupuestos Generales del Estado El bloque de la moción salvará el techo de gasto para reforzar la relación con el Gobierno

El mismo día que se debate la senda de déficit en el Congreso, Sánchez se reunirá con Torra en Catalunya. Los partidos que echaron a Rajoy tratarán de mandar un mensaje de unidad para alentar la negociación de los Presupuestos.

Publicidad
Media: 1.80
Votos: 5

El secretario general del PSOE Pedro Sánchez, es aplaudido por parte del hemiciclo del Congreso, tras el debate de la moción de censura presentada por su partido. EFE/Emilio Naranjo***POOL***

El techo de gasto llega al Congreso cinco meses después de que el bloque de la moción de censura lo rechazara. No han cambiado los números pero todo apunta a que sí cambiará el sentir de los partidos que llevaron a Pedro Sánchez a la Moncloa. Esta mayoría ha estado trabajando para llegar a una posición común este jueves y varios de ellos — PDeCAT, ERC y PNV — ya han avanzado que votarán a favor. 

Los grupos que apoyaron a Sánchez han confirmado a Público que mantienen conversaciones sobre el voto que darán mañana a la senda de déficit del Gobierno socialista. Unidos Podemos y Compromís todavía no han confirmado sus posiciones aunque parece que se dará este primer paso para fortalecer la unidad de la mayoría de la moción de censura. Una clara señal de todos los partidos. Más aún cuando el mismo jueves por la tarde se reúnen el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el president de la Generalitat, Quim Torra, después de semanas en las que parecía que todas las opciones de sacar adelante los Presupuestos de 2019 habían desaparecido. 

La aprobación del techo de gasto en el Congreso responde, para el bloque de la moción, a un interés más simbólico que a una herramienta legislativa directa para aprobar los Presupuestos que el Gobierno quiere traer a la Cámara en enero del próximo año. Los grupos son conscientes de que, aunque el Congreso apruebe la senda de déficit, el Senado, donde el PP tiene mayoría absoluta, tiene derecho a veto en esta cuestión.

Sin embargo, la aprobación del techo de gasto con la misma mayoría que posibilitó la moción mandaría un doble mensaje que podría alentar la negociación de las cuentas. Por un lado, se reforzaría la unidad de un bloque que, de momento, está alejado de representar una mayoría estable (los fracasos en la renovación de la cúpula de RTVE y en el primer intento de aprobar la senda de déficit son buenas pruebas de ello). En este sentido, los catalanes republicanos han comunicado a la prensa que votarán que sí al techo de gasto porque "a pesar de todo" es un "nuevo gesto a favor de la construcción de un marco de confianza y diálogo". 

La aprobación del techo de gasto mandaría un mensaje que podría alentar la negociación de las cuentas

El Ejecutivo tendría constancia de la voluntad de este bloque para sacar adelante unos Presupuestos Generales que no han logrado atraer a grupos como ERC o el PDeCAT. También se mandaría un mensaje en clave parlamentaria, un mensaje en el que tanto el Ejecutivo como Unidos Podemos han insistido en los últimos meses. Para estos grupos representa una anomalía que el Senado, como recoge la ley de estabilidad presupuestaria, tenga la última palabra sobre el techo de gasto, cuando en el caso del resto de iniciativas la función que cumple es la de Cámara de segunda lectura, sin tener la potestad de resolución legislativa última.

El Grupo Socialista y el de Unidos Podemos registraron en el Congreso en agosto una proposición de ley precisamente para suprimir la capacidad de veto de la Cámara Alta sobre los objetivos de déficit. A pesar de que la reforma en ningún caso llegará a tiempo para salvar la votación del techo de gasto en el Senado (la misma cifra que presentó a finales de julio, del 1,8 por ciento del déficit), se producirá una suerte de choque institucional entre las dos cámaras, ya que la voluntad de la mayoría del Congreso será la de aprobar los objetivos, mientras que la del Senado, con la mayoría absoluta del PP, será la de rechazarlos.

Pablo Iglesias (de espaldas) conversa con los diputados de ERC Joan Tardá y Gabriel Rufián. / EFE

Si la Cámara Baja aprueba el techo de gasto este jueves, la Cámara Alta debatirá sobre la senda de déficit el día 27 de diciembre, según ha explicado el vicepresidente de la Cámara Alta, Pedro Sanz, este miércoles después de la reunión de la Mesa del Senado.

Por esto los grupos del Congreso son conscientes de la importancia simbólica que tiene que se apruebe o rechace el techo de gasto. Pero no son los únicos. Diputados de la oposición también reconocen que la escenificación en el Pleno de la unidad de la moción de censura es un paso para que se lleguen a aprobar los Presupuestos Generales de 2019.

Las negociaciones entre los partidos se intensifican

Los partidos independentistas se mantienen en el 'no' a los Presupuestos Generales de 2019, pero desde las elecciones andaluzas han ido dando pasos hacia el diálogo y han tendido la mano a la negociación con los socialistas. Como avanzó Público, Carmen Calvo intensificó desde octubre las conversaciones con Pere Aragonés y Elsa Artadi y fuentes catalanas confirmaron que la posición de los partidos tendría bastante que ver con los resultados de los comicios. Síntoma de ello es que la Generalitat y el Gobierno hayan cerrado la reunión de este jueves entre los presidentes y miembros de cada uno de los gobiernos. Entre los temas a tratar estarán las cuentas. 

En los últimos días, algunos miembros del Gobierno así como Iglesias y el PNV ha reforzado más las conversaciones. Fuentes próximas al secretario general de Podemos indican que no ha parado de hablar "de manera discreta" y de trabajar "para que se suavice la situación" y se recupere el bloque de la moción. Mientras que desde el Gobierno apuntan que Sánchez tampoco se ha resignado a llegar a aprobar los Presupuestos, tanto los partidos independentistas como Unidos Podemos sostienen que todavía echan en falta que el Ejecutivo ponga más de su parte para sentarse a negociar.  

Más noticias en Política y Sociedad