Público
Público

Carmena acepta la dimisión de Zapata como responsable de Cultura en Madrid

Dos días después de jurar el cargo, el edil podría ocupar otra cartera en el Ayuntamiento después de la polémica por sus tuits de hace cuatro años por los que se le acusa de xenofobia.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, durante una entrevista con EFE, en la que repasa sus retos para transformar la capital española en su primer día de trabajo en un Ayuntamiento que aspira a abrir a los vecinos. /EFE

PÚBLICO 7 AGENCIAS

MADRID.- Guillermo Zapata, concejal de Cutura del nuevo Ayuntamiento de Madrid, dejará sus responsabilidades al frente de esta cartera después de la polémica generada por unos mensajes que lanzó en la red social Twitter hace cuatro años.

Según informan diferentes medios, la alcaldesa, Manuela Carmena, ha aceptado su dimisión aunque Zapata no renunciaría al acta de concejal y podría ocupar otra cartera, según fuentes de Ahora Madrid.

Las dudas sobre su futuro serán explicadas esta tarde en un rueda de prensa a las 16.00 horas en l que comparecerá el todavía edil madrileño.

La polémica estalló este fin de semana, cuando se difundieron varios tuits supuestamente ofensivos para la comunidad judía o las víctimas del terrorismo. El propio Zapata, guionista de televisión, autor de tres cortometrajes y profesor de guión en escuelas de cine de Cuba y Brasil, explicó que los mensajes habían sido sacados de contextos y que los publicó en una conversación a través de la red social en los que debatía sobre los límites del humor negro. Sin embargo, tanto el PP como Ciudadanos pidieron su dimisión; y también se sumó a esta demanda el PSOE, que con sus nueve concejales dio a Carmena la Alcaldía de la capital.

Carmena se ha reunido este lunes con Zapata, para abordar este asunto y ha asegurado que "la visión sobre el humor negro" del edil quizás aconseje que "pueda tener otras tareas" que no sean "las de responsable de Cultura", de manera que este lunes buscará cómo "rentabilizar" su posición.

"Guillermo no es un problema, habrá que buscar la manera de poder rentabilizar mejor su actuación (...), pero en principio no es un problema", ha dicho Manuela Carmena en una entrevista en su recién estrenado despacho del Ayuntamiento de Madrid sobre dicha polémica.

Los chistes y mensajes ofensivos de Zapata -por los que ha pedido perdón- han generado una fuerte contestación política y social y múltiples peticiones de dimisión desde la oposición encabezada por el PP.

 

Al hilo de estos mensajes, la recién investida alcaldesa de Madrid recalcó que desconocía esos comentarios y que le despertaron gran preocupación.

Carmena sostiene que "el humor negro no puede ser cruel", pero asegura que él le ha explicado su postura y ella la entiende: "Ahora estamos en el debate de cuál es el alcance del humor negro, y sobre esas cosas vamos a hablar".

A su juicio, la posición que Zapata "tiene una gran repercusión en la cultura", y en un debate tan controvertido como el del "humor negro" el Ayuntamiento debe mantener una "actitud prudente" al posicionarse en un lugar u otro del debate.

Por eso no ve "un problema" que su enfoque sobre el humor negro aconseje la adopción de "otras tareas": "Es simplemente algo que está en el debate de la ciudadanía y, como todos los debates de la ciudadanía, hay que tenerlos como buenos".

Y añade: "Si la sociedad critica algunas actuaciones de las que nosotros podamos tener, habrá que escucharlas, analizarlas y resolverlas".

Sin embargo, hizo hincapié en que Zapata pidió disculpas, a petición suya, al padre de Marta del Castillo por el comentario que escribió en la red en el que señalaba que "Rajoy promete resucitar la economía y a Marta del Castillo".

El padre de la joven sevillana asesinada, y cuyo cadáver aún sigue sin aparecer, desmentía a Zapata e insertaba el domingo por la tarde en su cuenta de Twitter el siguiente mensaje: "No es cierto, este caballero no se ha puesto en contacto conmigo para nada. Ya empezamos con mentiras".

Críticas de la oposición

Carmena mantiene que entiende las críticas del resto de grupos políticos a la actitud de su recién nombrado concejal: "Las palabras pueden ir cargadas de mucha violencia y pueden hacer daño y me preocupa ese daño", pero cree que si no se hubiese "amplificado" la situación no habría tenido la misma repercusión.

"Si no hubiera habido una actitud de cierto aprovechamiento político que no comparto pero comprendo pues no hubiera tenido trascendencia (...). Pero, en fin, no vivo en un mundo ideal", ha comentado Carmena, que acepta que "otros" son mucho más "políticos" que el grupo de Ahora Madrid y van a tener "esas actitudes".

"Yo no soy de ningún partido político y no me canso de decir que es muy importante desde la política y desde la gestión municipal resolver sobre todo los problemas de los ciudadanos y no enredarnos en reproches partidarios entre unos y otros", ha reflexionado.

Pero pide no "dramatizar" la situación en que se ha visto envuelta en sus primeros pasos como alcaldesa: "Es la vida de la política, los ciudadanos tienen todo su derecho a decir lo que les parece respecto a las personas que han elegido (...) y hay que entenderlo como un acto más de la vida de la representación municipal".

Sigue manteniendo que hay una diferencia "absolutamente radical" entre Guillermo Zapata y el concejal de Participación Ciudadana y Transparencia, Pablo Soto, quien publicó entre 2012 y 2013 'tuits' ofensivos contra el exministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón ("Y para mi próximo truco necesitaré una guillotina, una plaza pública y a Gallardón").

"Los concejales que hay ahora, cuando eran muy jóvenes (...) tuvieron una actitud que podríamos llamar de indignación juvenil y que determinó entre otras cosas algo tan fructífero como fue el 15M, pero fue un movimiento que tenía actitudes verbales agresivas", ha dicho Carmena, que cree "interesantísimo" que ese colectivo "haya aceptado entrar en las instituciones y amoldar su actitudes a las nuevas responsabilidades".

"No solamente no tengo en cuenta (...) cuando pensaban y actuaban de otra manera, sino que valoro el cambio que han dado y me parece fenomenal seguir trabajando con ellos. Es muy distinto, lo otro es un tema relacionado con el ámbito de la cultura".

Tampoco le preocupa que el PSOE, que facilitó su investidura, le haya pedido la primera dimisión nada más comenzar su mandato: "He hablado ya con Antonio Miguel Carmona y no me preocupa, en política las críticas me parecen bien y yo no las temo (...) Me parece muy bien que el PSOE tenga esta postura crítica", explica.

También alcaldesa ha sido crítica y ha dicho que la postura sobre el humor negro sí afecta a la situación de una persona que tiene que dirigir el rumbo cultural de la ciudad. 

Debate y participa con tu voto y tus argumentos: