Público
Público
Únete a nosotros

Debates electorales Casado le afea a Rivera sus ataques: "Usted no es mi adversario"

Donde ambos han mostrado su sintonía ha sido en el bloque territorial. Tanto Rivera como Casado le han preguntado a Pedro Sánchez si piensa indultar a los políticos catalanes que actualmente se encuentran en prisión.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Pablo Casado (PP) interpela a Pedro Sánchez (PSOE) durante el debate electoral en TVE. REUTERS

Pablo Casado acudía al debate que ha celebrado este lunes RTVE con un objetivo claro: confrontar con Pedro Sánchez. El 'popular' ha tratado de erigirse verbal y visualmente -apenas cruzaba mirada con otro candidato que no fuera el presidente del Gobierno- como única alternativa al actual Ejecutivo. El líder del PP ha dedicado la mayor parte de sus intervenciones a realizar reproches hacia la gestión socialista del país, no solo de Sánchez sino también del expresidente José Luís Rodriguez Zapatero.

Albert Rivera, por su parte, ha mantenido un tono muy duro desde el principio -pidiendo la dimisión de la actual presidenta de RTVE, Rosa María Mateo, durante el minuto inicial- y también ha centrado sus ataques en líder del PSOE. Aún así, le ha reprochado al Partido Popular sus pactos con el PNV -y ha cuestionado la política de pactos de los 'populares' en el futuro- a lo que Casado le ha respondido: "No es mi adversario, a mi nadie me pregunta como a usted con quién pactaré. Ni sus electores ni los míos van a entender su postura".  Rivera, rápidamente, le ha contestado: "Usted tampoco es el mío", ha zanjado éste. 

Donde ambos han mostrado su sintonía ha sido en el bloque territorial. Tanto Rivera como Casado le han preguntado a Pedro Sánchez si piensa indultar a los políticos catalanes a los que se les acusa de promover la traición y la sedición en el referéndum independentista del 1 de Octubre. La respuesta del presidente ha sido apelar a la respuesta de la justicia: "No puede haber un indulto preventivo ni la negación preventiva de un indulto", ha aseverado.

La alianza entre el bloque de la derecha ha quedado escenificada, al al igual que el claro entendimiento entre Sánchez y el candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, a pesar de que éste también ha tenido algunos reproches hacia el socialista. No obstante, quien ha dejado más clara su posición en la cuestión de los pactos (el último bloque del debate) ha sido el líder de Ciudadanos, que ha vuelto a recordar que tiende la mano a Casado para "liderar" un gobierno de coalición. 

Más incómodo se le ha podido ver ante la mención de Vox y la foto de Colón por parte de Pedro Sánchez. Todas las encuestas apuntan a que los de Abascal serán decisivos para que el bloque de la derecha sume. Una alianza que no solo preocupa a sus socios liberales en Europa sino también entre sus propias filas. Manuel Valls, el candidato de la formación para llegar al Ayuntamiento de Barcelona, ha mostrado su rechazo hacia la formación de extrema derecha en varias ocasiones. Para Rivera, sin embargo, este pacto ya no es una línea roja, como antaño.

La búsqueda constante de la confrontación de Rivera con quien se pusiera en su camino, ya fuera Iglesias o Sánchez, ha contrastado con la tibieza de Casado. Desde Génova defienden que ha sido un debate "de presidente", y el candidato del PP se ha mostrado "sereno y constructivo". Normalmente, suele emplear un tono más duro, cayendo, incluso en el terreno de las descalificaciones. Las críticas a algunas de sus declaraciones durante la precampaña han hecho mella en el tono del candidato. No obstante, tras ver cómo le han funcionado los exabruptos a Rivera, quizá mañana opta por otra estrategia. En 24 horas, la respuesta.

Más noticias en Política y Sociedad