Público
Público

Catalunya Oriol Junqueras plantea el juicio del procés como un pulso con un "régimen del 78 que tiene miedo"

Pocos días antes del inicio del juicio, el presidente de ERC desgrana su proyecto político en una conferencia que reúne a más de 2.000 personas. Reivindica su actuación en el 1-O, tipifica la represión como la respuesta de un Estado "débil" y que "tiene miedo" y reafirma la apuesta por un referéndum reconocido, así como por "fortalecer" el proyecto republicano

Publicidad
Media: 4
Votos: 3

El exvicepresidente del Govern y presidente de ERC, Oriol Junqueras, en prisión preventiva, expone su posicionamiento político a través de un holograma (con la lectura de su hermano Roger) durante la conferencia organizada por Esquerra en Barcelona. (QUIQUE GARCÍA | EFE)

Casi 15 meses después de ser encarcelado, Oriol Junqueras ha reaparecido en movimiento — a través de un holograma— durante unos segundos en forma de holograma en una conferencia que ha llenado el Sant Jordi Club y en la que ha desgranado gran parte de su proyecto político a pocos días de que arranque el Tribunal Supremo el juicio del 1-O.

La imagen del presidente de ERC ha sido proyectada momentáneamente encima del escenario, mientras que personas cercanas —como su hermano, Roger, el alcaldable de ERC en Barcelona, Ernest Maragall, o la escritora Empar Moliner— se encargaban de leer las 15 páginas de un discurso que ha escrito desde la prisión de Lledoners. En esta reaparición virtual, y con la asistencia de más de 2.000 personas, el ex vicepresidente de la Generalitat ha defendido el 1-O, aún asumiendo que no supuso la "batalla decisiva" para alcanzar la independencia. Y ha señalado que tras la represión que sufre el independentismo, no hay otra cosa que el "miedo" de un régimen del 78 "débil" que teme perder "sus privilegios".

La cúpula de ERC, así como representantes de otras formaciones —los diputados Eduard Pujol, de JxCat; Elisenda Alamany y Joan Josep Nuet, de Catalunya en Comú Podem; y Carles Riera, de la CUP— y entidades, —como Marcel Mauri, de Òmnium Cultural—, ha copado las primeras filas en un acto que ha arrancado con un vídeo de la secretaría general del partido, Marta Rovira, exiliada en Ginebra.

Posteriormente, han intervenido el presidente del Parlament, Roger Torrent, y el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés. Torrent ha manifestado que Junqueras está en prisión por una "venganza de Estado", mientras que Aragonés ha asegurado que "cada día y cada hora que Oriol [Junqueras] está en la cárcel, se ha hecho más fuerte".

Junqueras, que se enfrenta a una petición de 25 años de prisión por la acusación del delito de rebelión que le atribuye la Fiscalía del Estado, ha defendido su actuación del otoño de 2017: "No sólo no he hecho nada de lo que tenga que arrepentirme, sino que os quiero decir que me siento legítimamente orgulloso, porque ser leal a un mandato democrático, querer que la gente de este país decida libre y democráticamente que quiere ser, me parece que es el ABC de cualquier demócrata. Y sí, lo volvería a hacer".

Dicho esto, el líder de Esquerra considera que en los próximos meses los dirigentes independentistas juzgados no se encaran "a un simple tribunal", sino que tienen delante al "régimen del 78, que persiste en todos los poderes del estado desde del altos cuadros de gobierno, hasta el espacio económico de los oligopolios, los tribunales y la fiscal, los cuerpos policiales o la caverna mediática". Como ya han manifestado algunas de las defensas de los acusados, el juicio también lo plantea como una oportunidad "para intentar desmontar esta farsa y poner un espejo ante el Estado para que todo el mundo conozca su cara más oscura, para denunciar una involución que si no para, al final nos acabará afectando a todos los demócratas".

Los dirigentes independentistas juzgados no se encaran "a un simple tribunal", sino que tienen delante al "régimen del 78, que persiste en todos los poderes del estado desde del altos cuadros de gobierno, hasta el espacio económico de los oligopolios, los tribunales y la fiscal, los cuerpos policiales o la caverna mediática"

Ahora bien, según él la represión "lo único que demuestra es la absoluta debilidad del Estado. Si necesitan todo esto para evitar que el pueblo y la democracia decida qué futuro quiere, es que realmente están perdidos y sólo es cuestión de tiempo que el régimen termine cayendo". "Quien realmente tiene miedo es el propio Estado. Sobre todo después de darse cuenta de que no nos detendremos ni nos resignaremos nunca", ha añadido. Y es que entiende la represión como la respuesta que se ha dado a "la amenaza más grande que ha existido en contra del poder de la oligarquía española, en contra de los privilegios políticos y en contra del statu quo".

"Deben saber que cada día que nos mantienen en prisión, nuestro movimiento se hace más grande, más fuerte, más creíble y más invencible. Hemos ganado toda la legitimidad y credibilidad ante el mundo", ha reivindicado. Junqueras, sin embargo, no ha escondido que es plenamente consciente de que la amenaza de una condena larga es bien real, pero ha argumentado que "defender la democracia no es un delito, hacer un referéndum no es ningún delito. Y tenemos muy claro que si la prisión es el precio que tenemos que pagar por la libertad, lo pagaremos. Porque vale la pena".

En este sentido, se ha mostrado convencido de que la causa del Tribunal Supremo contra los dirigentes independentistas "llegará tarde o temprano al Tribunal Europeo de Derechos Humanos", allí está "convencido" de que "Europa contribuirá desde la perspectiva judicial a hacer caer la injusticia española. (...) Haremos que quien acabe sentado en el banquillo sea el Estado. El tiempo y la justicia internacional nos dará la razón".

Fortalecer el movimiento republicano

Con la mirada más a largo plazo, Junqueras ha reivindicado la necesidad de acumular fuerzas para avanzar hacia la república catalana, básicamente la línea estratégica que desde hace bastantes meses defiende ERC. Aunque ha defendido el referéndum del 1-O — "El 1-O nos permitió saber que la gente estaba dispuesta a jugarse todo para defender el referéndum para decidir nuestro futuro político. Es el día que nos ganamos la libertad"—, de sus palabras se desprende que ha asumido que el proyecto va para largo. "Un camino factible hacia la República debe basarse en el fortalecimiento del movimiento republicano y en el debilitamiento gradual no de España como sociedad, sino del régimen del 78, que aún controla el Estado. Y eso no se consigue sólo con una o dos batallas decisivas, sino con una paciente labor de reforzamiento propio y de desgaste del rival", ha apuntado.

Junqueras ha vuelto a defender la necesidad de un referéndum reconocido: "Cualquier solución debe pasar por la democracia y el ejercicio del derecho a la autodeterminación. Así lo plantea el 80% de la sociedad catalana. (...) Creemos que el mejor instrumento es un referéndum, sabemos que el estado no se sentará a negociarlo y habrá que crear las condiciones necesarias para que lo haga y asuma que la solución es política y democrática". En este punto ha hecho un llamamiento a buscar el apoyo internacional y plantea que, si son necesarias, habrá que volver a hacer acciones de desobediencia civil, si bien no ha hablado de unilateralidad en ningún momento.

Para fortalecer al movimiento republicano, Junqueras ha enumerado cinco puntos: "Que la economía de los catalanes dependa, cada vez menos, de los oligopolios del régimen"; "que en el exterior se conozca más y mejor el retroceso generalizado de las libertades en España"; fortalecer al asociacionismo "allí donde es más débil"; luchar contra las desigualdades y construyendo alianzas "con todas las fuerzas antiautoritarias de Catalunya, del Estado y de Europa"; y haciendo que el independentismo "se parezca cada vez más a la sociedad a la que aspira a representar". Y tampoco se ha olvidado de las elecciones municipales del 26 de mayo, ya que para él "Barcelona debe ser la punta de lanza de la lucha antifascista en Europa. Y sólo lo podrá ser si ejerce de capital de la Catalunya republicana". El acto se ha cerrado con los ya clásicos gritos de libertad.

Más noticias en Política y Sociedad