Público
Público

Gobierno de coalición Las cesiones programáticas y la división de competencias dan a Unidas Podemos un cuarto ministerio

El grupo confederal ha cedido en varias cuestiones que para ellos eran fundamentales como la derogación completa de la reforma laboral. Por esto y por la división de competencias en las carteras ya pactadas se prevé que dirijan un cuarto ministerio. 

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en la firma del preacuerdo sobre el Gobierno de coalición - Jesús Hellín / Europa Press

Unidas Podemos tendrá un cuarto ministerio en el Gobierno si las negociaciones terminan como está previsto. La división de las competencias en las carteras que ya se dan por cerradas en el entorno de Pablo Iglesias — Trabajo, Igualdad y Universidades — y las cesiones del grupo confederal en aspectos programáticos han hecho que en las negociaciones se ponga sobre la mesa liderar esta cuarta cartera.

Pese a esta línea, Público no pudo confirmar qué ministerio será, aunque sí apuntan algunas fuentes consultadas que podría ser el de Sanidad — pese a que se descartó en un primer momento —, el de Cultura o la cartera de Industria y Comercio si se dividen competencias. También hay otros tantas carteras que están claramente descartadas: los de Unidas Podemos no dirigirán ningún ministerio de Estado ya que todos estarán en manos del PSOE. Tampoco será Transición Ecológica ya que se mantiene al frente de esta cartera la ministra Teresa Rivera. Ni Vivienda: ministerio ofrecido por Pedro Sánchez, pero rechazado por Pablo Iglesias el primer día de negociación por la falta de competencias. Unidas Podemos reclamó que se pudiera regular el precio de alquiler, pero los socialistas no cedieron en este punto. 

Estas mismas fuentes insisten en que aún no se ha firmado ningún documento definitivo con el reparto de carteras ni con los nombres de los futuros ministros. Aunque ya se da por cerrado que Irene Montero dirigirá Igualdad y Yolanda Díaz estará al mando de Trabajo, como avanzó Público. También se da por sentado un perfil de En Comú Podem en Universidades, cuota para los 'comuns' reclamada por Ada Colau. Serán los catalanes los que decidan quién estará al frente y, descartado Joan Mena por ser profesor de secundaria, las fuentes consultadas apuntan a que Rosa Lluch, la hija del socialista asesinado por ETA, es quien tiene más papeletas para liderar este ministerio. 

Unidas Podemos y el PSOE están encontrando más dificultades de las esperadas en el pacto programático

El cuarto ministerio podría caer en manos de IU si coincide con el perfil de su Coordinador Federal, Alberto Garzón, como podría ser el caso de Industria o Comercio. IU quiere decidir los miembros de su partido que pasen a formar parte del Gobierno y un sector de la organización quiere que Garzón esté al mando de una cartera. Sin embargo, hay fuentes que apuntan que es más probable que finalmente ocupe una Secretaría de Estado o se busque otro cargo de visibilidad. Además, Díaz formaría parte de la cuota de esta organización ya que, aunque es diputada por Galicia en Comú, es militante de IU. 

Pero, si Garzón finalmente no da la batalla por liderar un ministerio, esta cartera recaería en Podemos o, en último lugar, en un independiente. Aquí sería la cartera de Sanidad la que tendría más posibilidades — pese a que en un primer momento se rechazó por Unidas Podemos por falta de competencias — ya que anteriormente ya se apuntaba desde el PSOE a que hay posibilidades de que la ministra María Luisa Carcedo no siga en su puesto. Otra opción que aún está abierta es que se cree un nuevo ministerio. 

Más dificultades de las esperadas en lo programático

Estas fuentes también reconocen que hay más dificultades de las esperadas en el pacto programático. Los equipos del PSOE y de Unidas Podemos utilizan los Presupuestos de 2019 como base para la negociación. Sin embargo, ahora los socialistas no quieren aceptar algunas de las propuestas de los de Iglesias que sí firmó en la legislatura pasada. 

El PSOE tampoco cedió en las medidas estrellas o en las reformas más urgentes que piden los del partido morado, como puede ser la derogación completa de la reforma laboral, el impuesto a la banca o la creación de una empresa pública de energía. Estas cesiones de Iglesias es algo que él mismo aceptó y reconoció tras la firma del preacuerdo en una carta a su militancia: "Vamos a gobernar en minoría dentro de un Ejecutivo compartido con el PSOE, en el que nos encontraremos muchos límites y contradicciones, y en el que tendremos que ceder en muchas cosas", advirtió.

Pese a esto, desde ninguno de los partidos se dan más detalles sobre las negociaciones. Los dirigentes, sobre todo los de Unidas Podemos, mantienen un silencio casi absoluto sobre las conversaciones que lideran Sánchez e Iglesias.

Las divisiones de competencias: Trabajo y Universidades

El otro punto por el que Unidas Podemos tendría un cuarto ministerio es por la división de competencias en sus carteras. Un aspecto polémico ya que la falta de acuerdo sobre las competencias fue el principal punto de ruptura en las negociaciones de la investidura fallida. Ahora se ha pactado que si Trabajo queda finalmente en manos del grupo confederal, se separará de este ministerio la gestión de Seguridad Social y las competencias sobre las pensiones. 

Mientras que el ministerio de Universidades ahora está formado por Ciencia, Innovación y Universidades. Fue una de las apuestas de Sánchez cuando llegó a la Moncloa, además del ministro Pedro Duque, pese a que ahora no se prevé que siga el astronauta en el Ejecutivo ni este ministerio así configurado, ya que solo será el de Universidades.