Público
Público

Cifuentes y Aguado firman el pacto sin concretar un calendario para aprobar medidas

El líder de Ciudadanos reconoce haber cedido porque le habría gustado pactar más medidas sociales mientras la futura presidenta de Madrid incide en que los 76 puntos negociados le permiten "aplicar la totalidad del programa del PP".

Los candidatos de PP y Ciudadanos, Critina Cifuentes e Ignacio Aguado, firman el acuerdo de investidura que convertirá a la primera en presidenta de la Comunidad de Madrid. EFE/Paco Campos

PAULA DÍAZ

MADRID.- 76 medidas "de legislatura". Así han presentado Cristina Cifuentes e Ignacio Aguado este viernes el acuerdo alcanzado para convertir a la primera en presidenta de la Comunidad de Madrid.

Los líderes de PP y Ciudadanos (C's), respectivamente, han repetido algunas de las condiciones que forman parte del pacto de investidura aunque han rechazado contratar un calendario de aprobación de las mismas. "Muchas se podrán aprobar a partir de enero de 2016, otras las trabajaremos desde el principio, pero el grueso de las medidas son de legislatura", señaló Cifuentes. Es decir, que se llevarán a cabo de aquí a cuatro años, aunque con fecha por determinar.

Por ello, y para evitar las críticas por haberse convertido en "muleta del PP", Aguado ha incidido en que su firma no es "un cheque en blanco" y que exigirá, desde la oposición, el cumplimiento del acuerdo. No obstante, ha reconocido que le habría gustado "incluir más puntos de política social" mientras Cifuentes se felicitaba porque las 76 medidas que conforman el pacto le permitirán, ha dicho, "aplicar la totalidad del programa del PP".

Ambos han querido disimular así haber cedido ante el otro y han convertido su pacto -beneficioso para ella, porque le permite gobernar; beneficioso para él, porque permite al partido mantenerse en la imagen de "centralidad" que busca Albert Rivera de cara a las generales- en un símbolo de la "nueva política" en la que "gobernar es pactar", resumió Cifuentes. Ambos se mostraron dispuestos, además, a buscar puntos de acuerdo también con PSOE y Podemos para que el futuro gobierno sea lo más estable posible y se lleguen a pactos más longevos en materia de Sanidad o Educación.

Lo único que Cifuentes prometió intentar resolver "cuanto antes" fue la apertura de comedores escolares en verano

La conservadora negó que su postura signifique una ruptura con el PP de Esperanza Aguirre o Ignacio González, a pesar de haberse comprometido a no privatizar el Canal de Isabel II ni externalizar más hospitales, así como a despolitizar Telemadrid o suprimir el Consejo Consultivo de la Comunidad que sus antecesores permitieron.  "No es el adiós al PP de Aguirre sino el hola a un nuevo proyecto con el que pretendo corregir errores", zanjó Cifuentes, señalando, por ejemplo, su compromiso de eliminar los aforamientos, como pedía Ciudadanos.

Para ello hará falta reformar el Estatuto de Autonomía de la Comunidad, una cuestión que deberá aprobar el Congreso de los diputados. "Es una cuestión de tramitación larga, así que no tendría mucho sentido enviarla al Congreso para que se apruebe de urgencia", admitió la futura presidenta.

Espinar (Podemos): "Éste es el pacto de 'No podemos'"

Otra de las cuestiones que se dejará para luego es la reforma legislativa que detallará la incompatibilidad de los alcaldes y concejales que ya no podrán ser diputados. "Es un compromiso para la próxima legislatura, por lo tanto no corre tanta prisa", continuó Cifuentes, que puso como excusa que hasta otoño tienen que cumplir con el presupuesto ya aprobado por el Ejecutivo anterior. 

En lo que sí dijo querer darse prisa es en buscar la fórmula para que puedan abrir los comedores escolares, a pesar de que el período lectivo terminó este mismo viernes y los colegios se cerrarán ya. El diputado socialista José Manuel Franco criticó en la Asamblea, precisamente, esta cuestión: la falta de concreción de algunas medidas y la necesidad de que la institución trabaje en julio para poder aprobar cuestiones de urgencia. Para Ramón Espinar (Podemos), el pacto entre PP y C's "es el pacto de 'No podemos'", resumió el diputado.

No más venta de vivienda pública a fondos buitre

Uno de los puntos resaltados tanto por Aguado como por Cifuentes, siguiendo la línea de las candidaturas populares de los Ayuntamientos de Madrid y Barcelona, fue el tema de los desahucios. Ambos han firmado que no venderán más vivienda pública a fondos de inversión, "sean buitres o no" -puntualizó la popular-, aunque ninguno de ellos consideró viable revocar los contratos que ya estén firmados.

"Habrá que revisar si es posible jurídica y económicamente", dudó el diputado naranja. "Si hay procedimientos judiciales abiertos, nos atendremos al resultado de ese proceso", zanjó la conservadora. No obstante, uno de los compromisos a los que sí han llegado es al de crear "un parque de viviendas de emergencia social", aunque, como el resto de medidas, sin fecha fijada.

A los 12 puntos de regeneración democrática y lucha contra la corrupción firmados el pasado viernes, se han unido otros 64 en materia de Economía y Política Social. Así, además del descafeinado compromiso del PP de celebrar primarias y la limitación de mandatos a 8 años, Cifuentes ha prometido no subir ni crear más impuestos, realizar una auditoría del Gobierno de la Comunidad, dedicar un 2% del PIB a innovación y elaborar un Pla integral para fomentar el turismo en la región.

Asimismo, se creará una "ley de servicios esenciales no privatizables", se "paralizará la externalización de los servicios y la gestión sanitaria" -pero no se revocarán los contratos de privatización ya firmados-, y se incrementará el presupuesto de Atención Primaria en 30 millones de euros. 

El Ejecutivo de Cifuentes no será paritario porque la futura presidenta de Madrid está "en contra de las cuotas"

Por supuesto, ambos tildaron de "logro" y "medida histórica" la lucha contra la corrupción que incluye, como medida estrella, la separación de las filas del partido a cualquier imputado por corrupción política. Y eso a pesar de que el caso del número 7 de Cifuentes, Álvaro Ballarín, que fue imputado por prevaricación y desimputado sólo unos minutos después de conocerse la noticia, sigue oliéndole "mal" a Aguado, tal y como reconoció hoy mismo en una entrevista en ABC

La línea roja, incide el líder de C's, está marcada en la "imputación", por lo que, de momento se mostró feliz en la firma del acuerdo "histórico". Cifuentes, por su parte, se mostró "muy cómoda" con el pacto y empezará ya a trabajar en su equipo de Gobierno que, dado que ella está "en contra de las cuotas", no se prevé que vaya a ser paritario. El debate de investidura tendrá lugar en la Asamblea los próximos martes y miércoles; Cifuentes jurará el jueves y ya el viernes lo hará el resto del nuevo Ejecutivo que, de nuevo, quedará en manos del partido que lleva gobernando ya 20 años en la Comunidad. 


Más noticias de Política y Sociedad