Público
Público

Las mareas de Madrid dudan de los avances sociales que prometen Ciudadanos y PP

Asociaciones y sindicatos reciben con "cautela y perplejidad" las propuestas sobre el freno de la privatización sanitaria y la reducción de tasas educativas que negocian ambos partidos para un pacto de investidura en la Comunidad.

Manifestación, en Madrid, de una de las múltiples mareas blancas del pasado año.

MADRID.- Freno a la privatización de la sanidad, reducción de tasas educativas y apertura de comedores escolares en verano. Estos son algunos de los acuerdos en materia social a los que, de momento, han llegado Ciudadanos y PP para un posible pacto de investidura en la Comunidad de Madrid. Este miércoles, la candidata del PP, Cristina Cifuentes, y el cabeza de lista de Ciudadanos, Ignacio Aguado, retomarán unas negociaciones que, sin embargo, despiertan incertidumbre entre las mareas madrileñas.

Quienes durante años han caminado detrás de pancartas que reclamaban lo que ahora promete esta pareja de hecho reciben los acuerdos de Ciudadanos y PP con cautela. "¿Qué quiere decir 'frenar' la privatización sanitaria? ¿La pararán en seco o simplemente privatizarán más despacio?", se pregunta el portavoz de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (AMYTS), Julián Esquerra, que insiste en que "si la formación de Albert Rivera permite que el PP vuelva a gobernar la Comunidad, una parte fundamental del acuerdo debe ser que en Madrid no se hable nunca más de privatización sanitaria". 

De hecho, Cifuentes ya reiteró durante la campaña electoral su intención de no privatizar la gestión de más hospitales del Servicio Madrileño de Salud (Sermas). Para la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública (Fasdp), este compromiso es "la aceptación del masivo rechazo social y profesional que ha tenido la política privatizadora del PP en la Comunidad", pero advierte de que "a partir de la dimisión del consejero Lasquetty, la privatización directa de los centros sanitarios ha sido cambiada por una estrategia de privatización silenciosa". Una privatización que, según la Fasdp, se basa en tres ejes: las derivaciones sistemáticas hacia los centros privados de pruebas diagnósticas, consultas de especialistas e intervenciones quirúrgicas; la infrautilización de los recursos de los centros públicos; y el intento de imponer otros sistemas de privatización y fragmentación de la red sanitaria pública".
 
Por todo ello, Esquerra insiste en que hay que tomarse los anuncios sobre los avances en las negociaciones entre PP y Ciudadanos "con mucha cautela". Piensa lo mismo Eduardo Sabina, secretario General de Federación de Enseñanza de UGT de Madrid, aunque él, además, los recibe con cierta "perplejidad". "¿Adelgazar la estructura funcionarial, como proponen ambos partidos, significa seguir recortando en profesorado?", se pregunta Sabina, que valora la reducción de tasas en la FP que proponen PP y Ciudadanos aunque considera que éstas deberían suprimirse definitivamente.

La responsable de Enseñanza de CCOO de Madrid, Isabel Galvín, celebra el compromiso de Cifuentes y Aguado de rebajar las tasas universitarias pero reclama "una garantía de cambio total y de mayor democracia en materia universitaria" porque las medidas que plantean por ahora ambos partidos son, a su entender, "aisladas e insuficientes". Galvín y Sabina también ven con buenos ojos el anuncio de la reducción de las tarifas en educación de 0 a 3 años, pero cuestionan que no se hable de la desgravación fiscal por la matriculación en centros privados y por los cheques guardería. "Estos cheques tienen que desaparecer definitivamente porque son un instrumento de redistribución a la inversa", denuncia Galvín, que recuerda que incluso la exconsejera de Educación madrileña, Lucía Figar, cobraba uno de 1.100 euros al mes a pesar de ingresar 125.000 euros anuales junto con su marido.

Donde también coinciden PP y Ciudadanos es en la propuesta de abrir los comedores escolares en los meses de verano, algo que la oposición no se ha cansado de reclamar en los últimos cuatro años. Galvín, sin embargo, insiste en que también es necesario restablecer las becas comedor y que no se debe abordar este asunto como si fuera "un acto de caridad" porque se trata de "un derecho". La responsable de CCOO, que critica la "falta de transparencia" en las negociaciones entre PP y Ciudadanos porque no se están trasladando íntegramente a la opinión pública, pide a ambos partidos que se posicionen sobre el futuro de la ley Wert y sobre sus planes de empleo, inversión y profesorado.

"Sobre todo, espero que si Ciudadanos apoya finalmente al PP, establezca un clima de diálogo e interlocución entre la Consejería de Educación y las demás organizaciones de la comunidad educativa", remarca Galvín.