Público
Público

Ciudadanos Cs llega a su Convención Nacional en sus horas más bajas mientras un sector pide la refundación con el PP

Aunque la actual cúpula de Cs insiste en que se trata de una convención "política", no se tomarán decisiones sobre los pactos con otras formaciones políticas o sobre la posibilidad de una futura integración o fusión con el Partido Popular.

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas en rueda de prensa posterior a la reunión del Comité Ejecutivo del partido.
La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas en rueda de prensa posterior a la reunión del Comité Ejecutivo del partido. Cézaro De Luca / Europa Press

Ciudadanos (Cs) acaba de cumplir 15 años y atraviesa su peor crisis interna. En aras de dar un aire de renovación al partido, los naranjas celebran su Convención Nacional los días 17 y 18 de julio en el Complejo de los Duques de Pastrana, en Madrid. La formación que dirige Inés Arrimadas lucha por su supervivencia tras acumular varios fracasos consecutivos, el último en la Comunidad de Madrid, donde tras el terremoto político iniciado en la Región de Murcia no lograron representación. Pero en ella no se abordarán los principales problemas que afectan al partido; tampoco sus posibles soluciones. 

No será posible plantear una redefinición ideológica del proyecto ni un cambio de líderes, tampoco se abordarán decisiones sobre los pactos con otras formaciones políticas o sobre la posibilidad de una futura integración o fusión con el Partido Popular.. La convención se dividirá en dos días: el sábado por la mañana habrá mesas sectoriales —una sobre la Unión Europea y otra sobre liberalismo— que se podrán seguir públicamente. 

A lo largo de la tarde del sábado se celebrarán cuatro mesas de trabajo con afiliados que estarán cerradas a la prensa. Por lo que respecta a la jornada del domingo habrá más ponencias y clausurará la jornada Arrimadas con un discurso. Un discurso en el que reivindicará a Cs como un partido útil al que le quedan años de vida. "Ser de centro no significa ser neutrales. Lo que tenemos que decidir el 17 y el 18 es cómo avanzamos y ese rearme de centro liberal español", apuntan fuentes de la dirección del partido

Para esas mismas fuentes de la convención "debe salir una hoja de ruta" que tendrá que seguir Cs "en sus políticas en los próximos meses y años", explican. En resumen, se trata de una convención más estética que política que busca reivindicar un proyecto "liberal y de centro ", en palabras de los organizadores.

Una ausencia destacará por encima de todas: la de Albert Rivera, expresidente del partido. La cúpula de Cs le tanteó para que acudiera, pero este declinó asistir. En el partido justifican la ausencia del expresidente del partido es que él está volcado en su actual trabajo de abogado, aunque hay un cierto temor a que participe en la convención que prepara el PP para el mes de octubre.

El PP busca forzar la desaparición de Cs

Desde la repetición electoral de noviembre de 2019, en la que bajaron de 57 a 10 escaños, Cs no ha logrado levantarse del golpe. Este fracaso sin paliativos forzó la retirada de la política de Rivera, que arrastró en su marcha a su núcleo duro. En este tiempo el partido ha vivido una incesante fugas de primer y segundo nivel gracias a una OPA dirigida por el Partido Popular (PP) y capitaneada por el exsecretario de organización de Cs, Fran Hervías, ahora a sueldo de Génova.

Para el PP, el único entendimiento con Cs ahora para por la integración dentro de sus filas. La formación que preside Pablo Casado espera que los naranjas certifiquen su desaparición en los próximos comicios generales. Antes de ello esperan sumar a algunos cargos destacados de la formación, como la vicealcaldesa Begoña Villacís o el vicepresidente andaluz Juan Marín, entre otros nombres en los que también se encuentra la propia Arrimadas, a la que Casado le ofreció la portavocía del Congreso.

En este contexto, un sector crítico de Cs, agrupado en la plataforma Renovadores, lleva meses exigiendo la convocatoria de una Asamblea General en la que se debata la opción de refundarse con el PP. Estos militantes creen que Cs ha llegado a la situación actual por "un cúmulo de errores estratégicos, de comunicación, de organización y de liderazgo", y ven a Arrimadas "instalada en un inmovilismo continuista".

Cs finalmente no cambiará su marca

Como adelantó Público, hay voces planteaban la necesidad de cambiar su marca electoral para reponerse, visibilizando así una ruptura con el pasado que comandó Rivera con su forzado giro hacia la derecha, del que ahora se arrepienten. El cambio de nombre fue objeto de debate entre los miembros de la dirección, pero finalmente no se producirá, al menos no tras la convención.

"Queremos que Liberales sea el referente. Ciudadanos es una marca potente y no vamos a renunciar, pero las marcas evolucionan", señalan en la dirección. "Estamos abiertos a poder estudiar y adoptar una tipografía a la evolución de la propia marca, pero no hay ninguna planificación en el corto plazo para cambiar marca". 

Más noticias