Público
Público

Fugas Cs De Toni Cantó a Lorena Roldán: todas las fugas de Cs al PP en la era post Rivera

Se suele decir que los peores enemigos en política no son los adversarios, sino los compañeros de partido. Un ejemplo de ello es la actual cúpula de Cs capitaneada por Inés Arrimadas, que vive desde hace meses una OPA desde sus propias filas.

El expresidente de Ciudadanos, Albert Rivera, posa junto a su Ejecutiva en el año 2018.
El expresidente de Ciudadanos, Albert Rivera, posa junto a su Ejecutiva en el año 2018. Ciudadanos

Se suele decir que los peores enemigos en política no son los adversarios, sino los compañeros de partido. Y si no lo creen que se lo pregunten a la actual cúpula de Ciudadanos (Cs), capitaneada por Inés Arrimadas. Los naranjas atraviesan una crisis interna tras la debacle de la formación en noviembre de 2019 cuando perdieron más de 2,5 millones de votantes y pasaron de 57 a 10 escaños en apenas seis meses. Este fracaso sin paliativos forzó la retirada de la política del entonces líder de Cs, Albert Rivera, que arrastró en su marcha a su núcleo duro: su número dos, José Manuel Villegas; el exportavoz del Congreso Juan Carlos Girauta; y el vicesecretario de comunicación, Fernando de Páramo.

Por el contrario, el secretario de organización, Fran Hervías, otro de los pesos pesados del equipo de Rivera, no abandonó el partido. Ni siquiera cuando se nombró el nuevo equipo directivo. De hecho, unos meses después de la victoria de Arrimadas frente a Francisco Igea en las primarias, ésta decidió situarle como senador a través de la designación del Parlamento andaluz. En la dirección de Cs eran conscientes de la influencia que ejercía Hervías fuera de Madrid, por lo que evitaron desairarle. 

Hervías no tardó ni un año en traicionar a su jefa de filas. En marzo de 2021, después de que Ciudadanos impulsara una moción de censura contra su socio de gobierno, el PP, en la región de Murcia, Hervías anunciaba su salida del proyecto naranja para revelar su inmediata incorporación al PP. Desde entonces y a las órdenes de Génova 13, dirige una OPA hostil contra su antigua formación. En Cs dan por hecho que él estuvo detrás del transfuguismo de los tres diputados murcianos y le atribuyen parte de la descomposición del partido en diversos territorios, en los que ha habido numerosas bajas en favor del PP.

Imagen de archivo de Fran Hervías.
El exsecretario de Organización de Ciudadanos, Fran Hervías, en una imagen de archivo. EFE.

Lorena Roldán marcó el camino hacia el PP

Lo cierto es que la primera fuga de calado hacia el PP la protagonizó Lorena Roldán meses antes de la marcha de Hervías, aunque a muchos de sus antiguos compañeros no se les escapa la estrecha relación que tenían ambos cuando coincidieron en la Cámara Baja. La catalana, afín a Rivera, ocupaba el cargo de portavoz en el Senado en el momento en el que abandonó el partido, a finales de diciembre de 2020, dos meses antes de las elecciones autonómicas en Catalunya. 

Su anuncio, a través de su cuenta de Twitter, sorprendió a -casi- todos en Cs. "Mi compromiso con la libertad y la convivencia sigue igual de vivo que el primer día, y, por eso, quiero anunciar que seguiré defendiendo esos valores desde el proyecto de Alejandro Fernández, presidente del PP catalán", escribió. La cúpula de Arrimadas interpretó ese movimiento como una "venganza" después de sustituirla como cabeza de lista a la Generalitat por Carlos Carrizosa. Actualmente es una de las tres diputadas del PP en el Parlament.

Isabel Franco, la tránsfuga murciana

Si Roldán fue el primer golpe para Cs, la estratagema de Isabel Franco acabó por rematar definitivamente a los naranjas. La vicepresidenta de la Región de Murcia firmó, como el resto de sus compañeros, una moción en el mes de marzo para desbancar al PP del gobierno regional. Sin embargo, Génova consiguió convencerla para arrastrar a otros dos compañeros y frustrar la moción desde dentro, como finalmente sucedió. Votaron junto a ella Valle Miguélez y Francisco Álvarez, ambos consejeros del actual Ejecutivo del PP.

Los tránsfugas de Cs, Francisco Álvarez e Isabel Franco, en una imagen de archivo.
Los tránsfugas de Cs, Francisco Álvarez e Isabel Franco, en una imagen de archivo.

Franco explicó entonces que firmó la moción "por disciplina de partido", pero que no la compartía. "A mí no me eligieron para entregar el Gobierno de Murcia a Pedro Sánchez y mucho menos para traicionar a los murcianos por las ambiciones personales de algunos", señaló tras confirmarse su voto negativo. Sin embargo, antes de las elecciones de 2019 afirmó que el objetivo de su formación era "acabar con 24 años del PP de Murcia en la región".

Marta Rivera de la Cruz, la 'Consejera' de Ayuso

La incorporación de Marta Rivera de la Cruz al Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso era un secreto a voces desde antes de que se celebraran las elecciones autonómicas. La recién nombrada consejera de Cultura accedió al cargo en 2019 gracias a Ciudadanos, partido en el que militaba hasta hace escasas semanas. La gallega, que también formaba parte de la dirección de Cs, se dio de baja el pasado mes de mayo, después de que la candidatura de Edmundo Bal no lograra superar la barrera del 5%, necesaria para obtener representación.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, conversa con la ex consejera de Cultura de la Comunidad de Madrid y miembro de Ciudadanos, Marta Rivera de la Cruz, durante la recepción al artista plástico Antonio López (d), a 19 de abril de 20
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, conversa con la consejera de Cultura de la Comunidad de Madrid, Marta Rivera de la Cruz, durante la recepción al artista plástico Antonio López (d), a 19 de abril de 2021, en la Real Casa de Correos, Madrid, (España). Eduardo Parra / Europa Press

La escritora, que entró en política de la mano de Rivera y también fue diputada en el Congreso, no participó y tampoco asistió a ningún evento protagonizado por Bal. No lo hizo durante la precampaña y tampoco tras el arranque oficial. Es más, la gallega no llegó, siquiera, a apoyarlo expresamente. Las tensiones entre ella y el exvicepresidente Ignacio Aguado durante la pasada legislatura hicieron mella entre ambos, a la vez que mantenía una "excelente relación" con Díaz Ayuso. Es más, en el mes de diciembre celebró una comida en su despacho con la presidenta madrileña y el exportavoz valenciano Toni Cantó.

Toni Cantó: "El chiringuito soy yo"

"El chiringuito que ves soy yo y ya está, no hay más estructura que yo". Esa ha sido la peregrina explicación Toni Cantó, exportavoz de Cs en Les Corts, sobre su nuevo cargo al frente de la Oficina del español en el Ejecutivo de Díaz Ayuso. El valenciano se marchó del partido naranja en marzo, tras la salida de Roldán y Hervías, después de una tensa Ejecutiva en la que pidió la unión de PP y Cs de cara a las elecciones autonómicas del 4M, una petición que fue desechada. Tras ello, el actor salió de la sede del partido y anunció ante los medios su dimisión. Apenas unos días después ya estaba pidiendo el voto para la dirigente del PP.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (i) y el exdirigente de Ciudadanos, Toni Cantó, en un acto de la campaña electoral.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (i) y el exdirigente de Ciudadanos, Toni Cantó, en un acto de la campaña electoral. Europa Press

Semanas después, la dirección nacional del partido decidió incluirle como número cinco en las listas del PP a la Comunidad de Madrid. Una decisión que provocó un choque con el equipo de Ayuso y acabó tumbando el Tribunal Supremo después de que el valenciano no se empadronara a tiempo. La presidenta madrileña no le premió con ninguna consejería, como así quería Génova, pero a cambio le ofreció este puesto de nueva creación remunerado con más de 75.000 euros anuales. Curiosamente, Cantó había criticado en el pasado este tipo de cargos, tildándolos de "chiringuitos".

Patricia Reyes, la ex de Cs que deja el Real Madrid por Ayuso

Otra de las sorpresivas incorporaciones al Gobierno madrileño ha sido la de Patricia Reyes, que se hará cargo dela Dirección General de Igualdad. Reyes, que también formaba parte de la Ejecutiva de Rivera y era una de las caras visibles de la formación en el Congreso, se quedó sin escaño en las elecciones generales de noviembre de 2019, cuando Ciudadanos perdió 47 escaños. Tres meses después, empezó a trabajar como responsable de Responsabilidad Social Corporativa en el Real Madrid.

El exlíder de Ciudadanos, Albert Rivera, junto a la actual consejera Marta Rivera, la vicealcaldesa Begoña Villacís, la recién nombrada directora de Igualdad Patricia Reyes y la exportavoz de Cs Melisa Rodríguez.
El exlíder de Ciudadanos, Albert Rivera, junto a la actual consejera Marta Rivera, la vicealcaldesa Begoña Villacís, la recién nombrada directora de Igualdad Patricia Reyes y la exportavoz de Cs Melisa Rodríguez. EFE

La exdiputada vuelve así a la política después de que Arrimadas la dejara fuera de la estructura del partido. Reyes formó parte de la Mesa de la Cámara Baja, se ocupaba del área de Mujer y LGTBI y era la portavoz de su grupo en la Comisión de Igualdad. En su etapa en Cs defendió la regulación en prácticas como la prostitución o los vientres de alquiler, cuestiones que el PP rechaza de plano.

Además de los ejemplos anteriormente citados, se han producido más bajas desde el partido naranja hacia la formación que preside Pablo Casado. Se trata de cargos con menor proyección nacional como Sergio Brabezo y Marta Barbán, ambos diputados por el PP en la Asamblea, la madrileña Elena Brasero, o Tamarra Guerrero, excandidata de Cs al Congreso por la ciudad autónoma de Ceuta. Otros nombres, como el diputado nacional Pablo Cambronero la senadora Ruth Goñi y el valenciano Jesús Salmerón se han dado de baja del partido pero han conservado el escaño.

Más noticias