Público
Público

COMERCIO DE ARMAS El régimen saudí se lleva toneladas de explosivos de Bilbao ante el silencio del Gobierno

El Bahri Yanbu se dirige ya a Génova, donde se organizarán protestas contra la venta de armas. En España, el Ejecutivo no ha dado ninguna respuesta sobre la carga realizada en el puerto vizcaíno.

El barco saudí Bahri-Yanbu, este lunes en el puerto de  Génova. REUTERS/Massimo Pinca
El barco saudí Bahri Yanbu en una anterior escala en Génova. REUTERS/Massimo Pinca

Agur Bilbao, ciao Génova. El barco saudí Bahri Yanbu atraviesa ya el Mar Cantábrico en dirección al puerto de esa localidad italiana. Lleva encima cinco contenedores con explosivos cargados en la costa vasca. Distintos colectivos y organizaciones de derechos humanos temen que acaben detonando en Yemen, donde la coalición liderada por el régimen árabe ha provocado ya, según datos de la ONU, 200 mil muertes.

El buque de la naviera pública saudí estuvo en el puerto de Bilbao unas 50 horas. Durante todo ese tiempo, tanto la Autoridad Portuaria como la Delegación de Gobierno en Euskadi mantuvieron un inamovible silencio sobre lo que estaba ocurriendo en la terminal marítima. Tampoco la Guardia Civil, que participó en las tareas de escolta de los camiones que transportaron los contenedores, ofreció ningún tipo de explicación a las consultas formuladas por este periódico.

El profundo hermetismo sólo se ha visto parcialmente roto por los activistas de la comisión La Guerra Empieza Aquí de Ongi Etorri Errefuxiatuak (Bienvenidos Refugiados), que permanecieron 50 horas en vela para tratar de determinar si el barco iba a cargar armamento, tal como ya había hecho en otras ocasiones tanto en Bilbao como en otros puertos.

Los temores se confirmaron. "Ha cargado cinco contenedores con explosivos. Uno de ellos habría llegado de Valencia, pero no se ha podido determinar desde qué fábrica ni, por tanto, qué tipo de explosivos ha cargado", explica a Público Ina Robles, el bombero que fue expedientado por negarse a cargar armas para Arabia Saudí. En la actualidad es forma parte de La Guerra Empieza Aquí, un grupo dedicado, precisamente, a denunciar la venta de armas al régimen saudí y su posterior utilización en los ataques contra la población yemení.

Robles advierte que los otros cuatro contenedores salieron de Expal, la fábrica de proyectiles que ya ha surtido de material bélico al régimen saudí. Según el diario El País, la Junta Interministerial de Material de Defensa y Doble Uso (JIMDDU), encargada conceder las autorizaciones para la exportación de armamento, aparcó el pasado martes una solicitud de Expal para vender material –la compañía aseguró que se trataba de bengalas iluminantes– al régimen por un importe de 3,5 millones de euros. En cambio, sí autorizó la licencia de Navantia para construir cinco corbetas solicitadas por Arabia Saudí, algo que ha sido criticado por los organismos de derechos humanos.

En el caso de Bahri Yanbu, las organizaciones que forman parte de la campaña Armas Bajo Control han solicitado al Gobierno que explique cuál será el destino final y la utilización de la carga realizada en Bilbao. También lo ha solicitado, vía pregunta escrita, el diputado de EH Bildu Jon Iñarritu.

Mientras tanto, en Génova se ultiman las protestas contra la llegada del Bahri Yanbu, que prevé atracar en ese puerto italiano el próximo lunes. Allí, una vez más, reclamarán que no se carguen armas para la guerra.