Público
Público

Comercio defiende el secretismo oficial sobre la venta de armas para proteger "importantes contratos"

La secretaria de Estado, Xiana Méndez, sostiene en la Comisión de Defensa del Congreso que el silencio en torno a las licencias concedidas para la venta de material de Defensa busca evitar perjuicios a la seguridad nacional.

bombardeo yemen
Imagen de archivo de un bombardeo en Sanaá, capital de Yemen. REUTERS

El secreto oficial seguirá, de momento, oficialmente secreto. El Gobierno cree apropiado mantener el hermetismo decretado por ley que se mantiene en torno a la venta de armas en España, algo amparado en la Ley de Secretos Oficiales del franquismo y severamente criticado por organizaciones de derechos humanos y grupos políticos de la oposición. Todo ello ha quedado expuesto y confirmado en la Comisión de Defensa del Congreso celebrada este lunes.

La secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, ha comparecido allí para aportar las estadísticas de exportación de material de Defensa en 2018 y 2019, cuyos datos ya fueron hecho públicos días atrás. Entonces se confirmó que el año pasado hubo un aumento del 8,6% respecto a 2018 en la venta de armas al exterior.

La plataforma Armas Bajo Control denunció que en el caso concreto de Arabia Saudí, señalado por sus violaciones a los derechos humanos en Yemen, el Gobierno de Pedro Sánchez autorizó el año pasado "22 licencias por importe de 392,78 millones de euros, lo que augura un repunte de las exportaciones en 2020", lo que supuso "30 veces más que el año anterior".

En su comparecencia, Méndez aseguró que "no ha habido un giro de las políticas en la exportación a ningún país de la Liga Árabe", sino un cumplimiento "estricto" de la normativa española. Afirmó que en el Gobierno están "especialmente vigilantes" ante aquellos países en los que pueden producirse violaciones a los derechos humanos.

En el caso concreto de Arabia Saudí y la situación en Yemen, aseguró que se trata de una "preocupación esencial" por parte de la Junta Interministerial Reguladora del Comercio Exterior de Material de Defensa y Doble Uso (JIMDDU), encargada de conceder o rechazar las licencias de exportaciones de armamento. Reivindicó además que no existe embargos a los países que forman parte de la coalición que realiza los ataques contra Yemen. 

Ante las críticas de EH Bildu y ERC a la venta de armas a Arabia Saudí y a otros países señalados por violaciones a los derechos humanos –entre ellos, Turquía, Emiratos Árabes Unidos o Israel–, la representante del Gobierno reivindicó los mecanismos seguidos por España a la hora de autorizar esas ventas. "Las autoridades españolas exige a la empresa una serie de garantías, las valora, y también las condiciones de uso finales", afirmó en una de sus intervenciones.  

En ese contexto, la secretaria de Estado de Comercio defendió el secretismo que existe en torno a las actas de la JIMDDU, encargada de conceder o rechazar las licencias de exportaciones de armamento. 

Tras recordar que la decisión de decretar el secreto oficial de esas actas fue aprobado en marzo de 1987 –entonces bajo el Gobierno de Felipe González–, remarcó que constituye a día de hoy "documentación clasificada". "Esta información es de una especial sensibilidad, puesto que afecta lógicamente a la seguridad nacional, no solo a la de España sino también a la de nuestros aliados y a la de los países receptores de los equipos", sostuvo.

En esa línea, afirmó que "el riesgo de una posible divulgación indiscriminada de los datos también puede comprometer la adjudicación de importantes contratos para empresas españolas en operaciones que todavía no se han adjudicado". 

La llamada del rey

Durante la sesión, el diputado de EH Bildu Jon Iñarritu citó la información dada a conocer por Público sobre la conversación telefónica mantenida el 28 de marzo de 2015 entre Felipe VI y el rey Salmán bin Abdulaziz. En esa llamada –que no fue divulgada por la Casa Real española, pero sí por la Corona saudí–, el monarca español manifestó a Salmán su apoyo a la operación militar contra Yemen,  que había empezado tres días antes.

En su respuesta a Iñarritu, la secretaria de Estado de Comercio evitó cualquier alusión a este tema. Posteriormente, el diputado de EH Bildu señaló, precisamente, que la responsable gubernamental no había resuelto sus dudas.  "Igual también es secreto", ironizó.  "A Arabia Saudí no se le podría exportar ni una espada toledana, porque la utilizarían para decapitar", dijo Iñarritu en otro tramo de su intervención.  

Más noticias de Política y Sociedad