Público
Público
Únete a nosotros

El comisario amigo de Ignacio González incurrió en contradicción en la declaración en el caso del ático

Enrique García Castaño aseguró que informó al fallecido ex director adjunto de la Policía de los problemas del ex presidente de la Comunidad de Madrid, aunque a 'Público' le reconoció que fue él quien recomendó a González que Villarejo se lo arreglaría.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3

El expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, durante su comparecencia en la Asamblea de Madrid. / EFE

MADRID.- El comisario Enrique García Castaño, jefe de la Unidad de Central de Apoyo Operativo (UCAO), es “amigo” del ex presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González. Este lunes tuvo que declarar en el caso que instruye un juzgado de Estepona por la compra de un ático que González habría adquirido presuntamente debido a una comisión por la recalificación de unos terrenos en Arganda del Rey y que se investiga en el caso Gürtel desde 2009. Pero según las conversaciones mantenidas entre Público y García Castaño este pudo incurrir en contradicción para salvar tanto a González como a su colega, el comisario José Villarejo.

Según su declaración, Ignacio González le manifestó tomando un café que estaba indignado porque unos periodistas le habían preguntado sobre la adquisición del ático de Estepona. Entonces García Castaño le dijo que “hablara con su asesoría jurídica” y “que se lo comentaría al subdirector” de la Policía, que en ese momento era Miguel Ángel Fernández Chico, director adjunto operativo (DAO) durante el gobierno del PSOE y que falleció hace unos años.

Sin embargo, en diferentes conversaciones mantenidas con Público, el comisario García Castaño aseguró: “La cita con Ignacio González la monto yo, para que te quede a ti claro. Ignacio González es amigo mío”. Según explicó: “Yo monto una reunión hace cuatro años con Ignacio González porque el hombre, entre otras cosas, estaba preocupado. Le dije 'habla con tu asesoría jurídica o yo, que conozco a un comisario que es experto en estas cosas, te lo traigo y hablas con él. Y eso es lo que hice y a mí no me ha llamado chantajista”.

Público se ha puesto en contacto con algunas de las partes personadas en el procedimiento y coinciden en que el comisario García Castaño podría haber incurrido en “contradicción o falso testimonio para salvar a su compañero y también a su amigo González”.

Sin investigación

García Castaño también explicó a Público hace meses —cuando el periodista Esteban Urrieztieta sacó a la luz una grabación hecha por el comisario José Villarejo de la reunión mantenida el 29 de noviembre de 2011 con Ignacio González y el comisario García Castaño— que esto no formaba parte de una investigación. “Yo todo lo que hago en mi trabajo está contado a mi jefes y escrito en notas, y otra cosa es que una persona me transmita su indignación (...) yo calladito, porque no sabía nada de estos temas y después de cuatro años salió la grabación. Si Villarejo cuando va allí estaba investigando o iba con otra misión, lo desconozco”.

Todas estas presuntas e indagaciones que el comisario José Villarejo estaba realizando sobre el ático de Ignacio González corresponden a noviembre de 2011, pero las pesquisas sobre la recalificación de terrenos en Arganda del Rey que implicarían al empresario Fernando Martín, de Martinsa-Fadesa; al cabecilla de Gürtel, Francisco Correa; y al ex presidente de la Comunidad de Madrid se remontaban a 2008, según la instrucción del sumario Gürtel.

Sin embargo, en ese sumario no existe ningún informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) que apunte a Ignacio González como la persona que cobró la comisión de estos terrenos. La UDEF se queda en sus investigaciones en el ex alcalde del PP, Ginés López, y en Fernando Martín y Francisco Correa.

Según le han explicado a Público diferentes acusaciones del caso Gürtel, “es muy extraño que si el propio subdirector de la Policía en ese momento le había encargado a Villarejo que esto se investigara, tarden tantos años en llegar a Ignacio González y que además sea por la solicitud de un favor a otro comisario por lo que se realiza la reunión y no dentro del marco del proceso judicial de Gürtel”. Es más, estas fuentes indican que “el propio Fernando Martín explicó en su declaración que detrás de la operación de Arganda del Rey había dos personas más, pero ni el juez Ruz le preguntó quiénes eran ni tampoco la Policía”.

Amenaza de Cosidó

El caso del ático de Estepona se abrió en 2012, cuatro años después de que se iniciase la investigación de Gürtel y que se destapase el pelotazo que políticos y empresarios habían dado en Arganda del Rey. Fue después de que el comisario José Villarejo mantuviera esa reunión con Ignacio González, tras ser recomendado para que le solucionara el problema al ex presidente por su compañero García Castaño, y que se filtrara un supuesto informe al Sindicato Unificado de la Policía (SUP), dirigido entonces por José Manuel Sánchez Fornet.

En ese momento, ya gobernaba el Partido Popular y la Policía estaba dirigida, como ahora, por Ignacio Cosidó. El director Adjunto Operativo (DAO) era el comisario Eugenio Pino, de quien el comisario Villarejo sigue siendo persona de confianza a pesar de haber declarado este lunes que Ignacio Cosidó la presionó para cerrar la investigación del ático a través del comisario destituido de Asuntos Internos, Marcelino Martín Blas Aranda.

En estos momentos, las supuestas investigaciones sobre Ignacio González siguen sin estar reflejadas en el sumario de la Gürtel, a pesar de que la UDEF ha seguido presentando informes ante el juzgado de instrucción número 5 de la Audiencia Nacional.

Más noticias en Política y Sociedad