Público
Público

Contagios en España Los brotes en Lleida y Lugo aumentan los contagios semanales a la cifra más alta en el último mes

"Nos están preocupando mucho los brotes. En general se están controlando correctamente, pero con un número de casos por encima de lo deseable", explica Fernando Simón.

06/07/2020.- Vista de uno de los controles de vehículos en el acceso a Lleida, la capital de la comarca del Segrià que este lunes entra en su primer día laborable de confinamiento, decretado por la Generalitat el pasado sábado, lo que pone a prueba los co
Vista de uno de los controles de vehículos en el acceso a Lleida. EFE/Ramón Gabriel

PÚBLICO | EFE

Los brotes que se suceden en casi toda España, especialmente en las comarcas de Segrià (Lleida) y A Mariña (Luego), han aumentado el número de contagios semanales a la cifra más alta en el último mes. El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, informó este lunes de que en los últimos tres o cuatro días se han detectado alrededor de unos 700 nuevos casos de coronavirus, la mayor parte proceden de las zonas comarcales de Catalunya y Galicia, cuyas poblaciones están confinadas desde el sábado y desde la medianoche del lunes, respectivamente.

Si bien, el Ministerio de Sanidad, que notificó este lunes 78 contagios en las pasadas 24 horas y 2.347 en la última semana, así como 12 fallecidos en los últimos siete días, insistió en que más allá de los dos focos principales no existe por ahora ningún "núcleo de riesgo importante en España" en relación con la epidemia.

"Nos están preocupando mucho los brotes. En general se están controlando correctamente, pero con un número de casos por encima de lo deseable", remarcó Fernando Simón.

Prudencia y preocupación con la vista puesta, sobre todo, en la comarca leridana del Segrià, donde permanecen confinadas unas 210.000 personas desde el sábado, si bien el Ministerio de Sanidad habría sido partidario de hacerlo antes, como ha señalado hoy el propio Simón, quien, no obstante, ha intentado relativizar un poco el problema al señalar que "ahora mismo no hay ningún núcleo de riesgo importante en España".

En cualquier caso, este es un foco complejo, vinculado a los temporeros de la recogida de la fruta, unas 30.000 personas que cruzan la franja de Catalunya y Aragón (con sus cuatro comarcas limítrofes descendidas a fase 2) y viven en las peores condiciones de higiene y distancia física para evitar la transmisión del coronavirus. Era un hecho previsible, que ha levantado ya muchas críticas, porque no se tomaron unas medidas que hay que seguir tomado, ahora para realojar a los trabajadores en cuarentena o simplemente confinados.

Los catorce brotes detectados en esta comarca se concentran en diez empresas frutícolas y dos residencias, un albergue para personas sin techo y una comunidad de vecinos del centro histórico de la capital, con 140 casos en las últimas 24 horas, la mayor parte asintomáticos o con cuadros leves de la enfermedad.

Pese a esa constante en una transmisión del virus con dimensión comunitaria, en el hospital Arnau de Villanova de LLeida hay ingresadas 57 personas, 8 en la UCI, y 18 en hospitales privados, con la previsión de que los casos sigan aumentando en los próximos días y de que se desborde la atención primaria, por lo que la Generalitat ha hecho un llamamiento para que se desplacen a ese territorio sanitarios voluntarios. "El Hospital de Lleida está teniendo un gran número de hospitalizados y eso no es muy buena noticia", aseguró Fernando Simón, mientras la Generalitat busca refuerzos sanitarios para el hospital y los ambulatorios de la comarca.

La consellera catalana de Salud, Alba Vergés, pidió a los leridanos "reducir la actividad social al máximo", signo de la gran inquietud que ha manifestado el jefe del Servicio de Epidemiología de Lleida, Pere Godoy, al advertir: "Si en dos semanas no hay cambio de la situación, tendremos que plantearnos nuevas medidas como el confinamiento domiciliario".

Galicia, con la mirada puesta en las elecciones

El otro foco en vigilancia especial es el de la zona septentrional de la provincia de Lugo de A Mariña, con epicentro en la localidad portuaria de Burela. Catorce municipios, muchos de ellos costeros y turísticos, con 119 casos activos, 22 más que este domingo, que desde la pasada medianoche mantienen confinada a una población de 80.000 habitantes con el viernes como referencia. El domingo hay elecciones autonómicas en Galicia.

El plazo de cinco días y las elecciones son en este caso elementos para la polémica, ya que lo normal cuando se plantea un confinamiento es atender a los periodos de incubación del virus, de 10 a 14 días. Varios alcaldes de la zona pidieron que se aplacen las votaciones, mientras que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, argumentó que los comicios no corren peligro y que el viernes se valorará la situación.

Como sucede en Lleida, en Lugo la mayoría de los contagiados detectados son asintomáticos o presentan un cuadro leve, aunque tienen la obligación de guardar cuarentena durante catorce días, y sólo cuatro están ingresados en el Hospital Público da Mariña con evolución favorable.

Otras zonas

El foco de A Mariña se sigue con vigilancia redoblada desde la vecina Asturias, libre del virus desde hace tres semanas y media, al igual que le ocurre a La Rioja, Ceuta y Melilla. El resto de comunidades mantienen su medio centenar largo de focos -13 en Andalucía- bajo control, según reiteran sus autoridades sanitarias.

Buena parte de esos nuevos brotes están relacionados con núcleos familiares o con actividades de ocio, como ocurre en sendos edificios confinados en Santander y en Albacete. También en estos casos abundan los asintomáticos, hasta el 70 por ciento en algunos focos, como sostiene Fernando Simón, quien volvió a poner una interrogante al debate sobre su papel como propagadores del virus.

Más noticias de Política y Sociedad