Público
Público

Elecciones gallegas Los repuntes de covid-19 en Galicia debilitan la estrategia electoral de Feijóo

El Gobierno gallego ha cerrado cinco días la comarca lucense de A Mariña por un rebrote de coronavirus donde ya hay más de 100 afectados. Los positivos no podrán salir de casa para votar y el aumento de casos puede desembocar en una abstención en las urnas este domingo por temor al contagio.

04/07/2020.- El presidente del PP de Galicia, Alberto Núñez Feijóo (c) y el presidente del PP, Pablo Casado (d) y el líder del PP andaluz, Juan Manuel Moreno (i) participan este sábado en un mitin en As Pontes (A Coruña). EFE/Kiko Delgado
El presidente del PP de Galicia, Alberto Núñez Feijóo (c) y el presidente del PP, Pablo Casado (d) y el líder del PP andaluz, Juan Manuel Moreno (i) participan este sábado en un mitin en As Pontes (A Coruña). EFE/Kiko Delgado

ALBA TOMÉ SUEIRO

Todo le iba bien a Alberto Núñez Feijóo para renovar su cuarta mayoría absoluta este domingo. Sin embargo, el brote de coronavirus en A Mariña (Lugo) y los cinco días de clausura de los 14 municipios lucenses han cambiado el rumbo de su estrategia electoral. La cifra de afectados continúa creciendo y se eleva a 106, y 600 personas que han mantenido contacto con los positivos están en confinamiento. Esto puede hundir la participación el próximo domingo por el miedo al contagio en una población envejecida y afín al PP.

Galicia ha sido la primera comunidad en salir del estado de alarma y ese titular fue buscado por Feijóo. El presidente no se esperaba que la comunidad iba a ser la segunda del país en tener que volver a confinar a su población. En A Mariña, una zona costera de Lugo, viven casi 70.000 habitantes y los contagios apuntan a que van a aumentar, por ello este fin de semana el Gobierno gallego decidió clausurar la zona. Quien comunicó la mala noticia fue el conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña, el mismo que estuvo en la sombra durante todo el estado de alarma para que Feijóo se convirtiese en la imagen de la gestión de la pandemia, favorecida por la llegada tarde del virus con unos datos más positivos en comparación con otras comunidades.

"Se considera necesario en este momento aumentar los niveles de exigencia en el distrito sanitario de A Mariña para mejorar el pronóstico y adelantarnos a la posibilidad de un crecimiento exponencial", manifestó Almuiña, así como que habrá que seguir la "evolución diaria" de los casos para tomar la decisión de alargar el periodo de encierro. El origen del repunte vendría dado en el ayuntamiento de Burela y afecta en su mayor parte a jóvenes entre 20 y 35 años. El foco, según apunta la Xunta, se "vincula fundamentalmente al ocio".

Los ayuntamientos pidieron más información sobre la evolución del repunte y más recursos para hacerle frente, ya que el derecho a voto de la población confinada puede verse afectado este domingo. Todavía no hay instrucciones claras y según recoge el Diario Oficial de Galicia (DOGA), la decisión se tomará una vez terminen esos cinco días, un periodo un tanto cuestionado puesto que son quince días de "hibernación" los que decretaba el Gobierno estatal durante el estado de alarma por la incubación del virus. Catalunya, la primera comunidad en registrar rebrotes, también ha decretado una quincena de confinamiento en la comarca del Segrià (Lleida).

Según el DOGA, aunque haya restricciones de movilidad en A Mariña por el repunte, podrá ejercerse el "derecho fundamental como es el del sufragio" y se considerará justificado el desplazamiento para este ejercicio, también para aquellas personas que estén confinadas tomando medidas de seguridad. "Se va con mascarilla, se vota y se vuelve a casa", explicó el conselleiro. Sin embargo, no podrán hacerlo las que hayan dado positivo en las pruebas.

Esto puede dar un vuelvo a los resultados esperados por el PP en estas elecciones autonómicas. Los estudios demoscópicos revalidan la mayoría absoluta del PP, solidificada por la gestión de la pandemia por parte de Feijóo, alejándose de sus compañeros de partido en Madrid escondiendo las siglas del PP en su propaganda y con los medios de comunicación públicos a su favor. De hecho, la Televisión de Galicia no informó del rebrote ni cuando el conselleiro trasladaba la noticia del confinamiento, el canal tuvo que recogerlo más tarde en el telediario del mediodía.

Estas elecciones son resultado de la cancelación de los comicios de abril por el estado de alarma y esta convocatoria no era apoyada por las fuerzas políticas de izquierda. Sin embargo, con todo a su favor y tras varios meses cultivando la campaña electoral cuando el presidente de la Xunta se comparaba con el gobierno de Pedro Sánchez y presumía de anticipación en la pandemia, el boomerang le viene de vuelta a Alberto Núñez Feijóo, puesto que no existía un protocolo claro de actuación en Galicia para nuevos rebrotes, y es algo que la oposición empieza a echarle en cara: que todo esto se podría haber evitado.

Más noticias de Política y Sociedad