Público
Público

Crisis sanitaria Sánchez pide tiempo, lealtad y unidad

El presidente del Gobierno justifica la ampliación del estado de alarma, "porque la única opción es el aislamiento social". Reprocha la actitud desleal del PP y advierte en tono desafiante: "Cuando salgamos de esta situación, entonces me defenderé".

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada al hemiciclo en el Congreso de los Diputados, donde se celebra el debate de la prórroga del estado de alarma. EFE/Mariscal
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada al hemiciclo en el Congreso de los Diputados, donde se celebra el debate de la prórroga del estado de alarma. EFE/Mariscal

"Tiempo, lealtad y unidad". Fueron las tres peticiones que hizo este miércoles el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, desde la tribuna del Congreso para solicitar el apoyo de los grupos parlamentarios a la ampliación del estado de alarma hasta el próximo día 11 de abril.

El presidente del Gobierno justificó la medida porque para luchar contra el coronavirus, "la única opción es el aislamiento social, y es indispensable", dijo. Y explicó que "el abrumador número de contagios es el poder de virus".

Por ello, Sánchez defendió la ampliación del estado de alarma en los mismos términos que en el anterior decreto y no endurecer más las medidas, porque en su opinión los ciudadanos necesitan ir a hacer la compra o ir a la farmacia, y que estos establecimientos tengan suministros, aunque admitió que "el equilibro es muy difícil", dijo.

"Nos hemos encerrado para ganar tiempo, porque mientras llega la vacuna, la única vacuna somos nosotros"

No obstante, el presidente del Ejecutivo quiso lanzar un mensaje de ánimo y aseguró que "esta pesadilla concluirá, y concluirá pronto", e indicó que para que esto ocurra, "nos hemos encerrados para preservarnos del contagio, nos hemos encerrado para ganar tiempo, porque mientras llega la vacuna, la única vacuna somos nosotros", añadió.

Sánchez insistió en pedir lealtad para afrontar esta situación, y se comprometió a estudiar detenidamente la batería de enmiendas presentadas por todos los grupos al decreto de ampliación del estado de alarma, así como a adoptar las que se consideren que puedan ser útiles.

Además, prometió mantener la máxima transparencia en todas su actuaciones y, en este aspecto, propuso que la Comisión de Sanidad del Congreso se convierta en una comisión de seguimiento de la crisis del coronavirus. Además, se comprometió a que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, comparecerá semanalmente para explicar cómo evoluciona la situación.

Y una y otra vez Sánchez hizo constantes llamamientos a la unidad a todos los grupos parlamentarios y que huyan de la tentación de usar este asunto como arma política. "Pensemos en los sanitarios y también en sus desvelos. Desechemos cualquier pensamiento mezquino", concluyó.

La deslealtad del PP

En la réplica, Sánchez rechazó las críticas de que el Gobierno hubiera actuado tarde y recordó, a modo de ejemplo, que la comisión de seguimiento del coronavirus se creó el 13 de enero, el mismo día en el que los ministros tomaron posesión de su cargo, así como otro tipo de actuaciones que se han tomado comparándolas con otros países.

Y no dudó en reprochar la deslealtad del PP y la comparó también con la actitud de los partidos de la oposición de otros países europeos sean de derecha o de izquierda. Por ello, en un tono desafiante afirmó: "Cuando salgamos de esta situación entonces me defenderé. Pero ahora no voy a perder ni un minuto ni un gramo de energía porque necesito toda para enfrentarme al virus, porque el enemigo es el  virus".

Sánchez siguió negándose a endurecer las medidas del estado de alarma y aseguró que se siguen las recomendaciones de los organismos internacionales y que es necesario mantener el equilibrio. No obstante, indicó que constantemente se barajan todos los escenarios y posibilidades.

Y, pese a los reproches a PP y Vox fundamentalmente -pese a que ambos partidos votarán a favor de la ampliación del estado de alarma-, quiso hacer un nuevo llamamiento a toda la Cámara para luchar juntos contra esta pandemia. "Acabará antes, y con menos daños, si actuamos y pensamos unidos".

En su último turno, cerca ya de las dos de la madrugada, Sánchez reconoció que todavía tienen que llegar días "oscuros e inciertos", pero insistió en dejar al lado las diferencias. "Todos y todas perseguimos lo mismo". Por ello, pidió que se dejaran los reproches, "sobre lo que nadie supo ver al tiempo, ni en España ni en el mundo".