Público
Público

CUP elecciones Cataluña La CUP refuerza la mayoría independentista y los Comunes piden reunión con PSC y ERC

El independentismo anticapitalista pasa de cuatro a nueve diputados y reclama un giro radical para hacer posible que las instituciones respondan a las demandas de la ciudadanía.

CUP
Los miembros de la CUP durante su comparecencia ante los medios de comunicación para valorar los resultados de las elecciones catalanas celebradas hoy Domingo.  Enric Fontcuberta. / EFE

El independentismo anticapitalista refuerza su capacidad de condicionar la investidura del nuevo president de la Generalitat. La famosa "llave", tantas veces utilizada en discursos de campaña, queda de nuevo en sus manos, salvo que en las negociaciones para formar gobierno se produzcan inesperados movimientos de otras fuerzas que configuren nuevos escenarios de alianzas o pactos.

ERC y JxCat gobernaban con 66 diputados, ahora tienen 65, mientras que la CUP ha pasado de cuatro a nueve y aparece de este modo como la fuerza que ha hecho crecer la mayoría independentista. La CUP, sin embargo, ha explicado reiteradamente que no está dispuesta a favorecer la reproducción de un acuerdo de Gobierno similar al que existía hasta ahora.

"Grandes consensos de país"

Su candidata a la presidencia de la Generalitat, Dolors Sabater, ha comparecido para anunciar que ya han hablado con quienes han podido, ERC, Junts per Catalunya y En Comú Podem, porque creen que no pueden perder "ni un minuto" y tienen que ver "cuál es la hoja de ruta de país" que tienen a partir de ahora.

La CUP, ha dicho Sabater, "emplaza" a todos los grupos políticos a comprometerse en "grandes consensos de país", que según ha remarcado incluyen el ejercicio del derecho de autodeterminación, la necesidad de un cambio social y económico al servicio de la mayoría y la voluntad de hacer frente al marco autonomista, que "priva de derechos a la ciudadanía, persigue, encarcela y exilia".

"Aquí no hay partidismo que valga, sino conciencia de país", ha declarado, "para hacer frente a problemas como el del cambio climático y parar la represión".

La organización anticapitalista habla de la apertura de un nuevo ciclo y de la necesidad de un cambio, "un giro radical", porque según ha dicho el número dos de su lista por Barcelona, Carles Riera, "hace demasiado tiempo que las catalanas y catalanes ven como las instituciones no responden a sus demandas".

En relación a la irrupción de la extrema derecha, Riera ha reclamado un "pacto antifascista" porque "la anomalía" que representa Vox "dure el mínimo tiempo posible".

"El Gobierno de izquierdas es posible", insisten los Comunes

Los representantes de En Comú Podem no han acogido con demasiado disgusto sus resultados, porque las encuestas les daban una pérdida de más diputados, pero entre sus simpatizantes no falta quien señala que en algunos barrios y ciudades del área metropolitana de Barcelona, con muchos habitantes de clase trabajadora, Vox ha sacado más votos que ellos, incluso en poblaciones en las que gobiernan.

Su candidata a la Presidencia, Jéssica Albiach, ha expresado su satisfacción por los ocho escaños obtenidos, "en un escenario de complejidad". "Muchos querían que desapareciésemos" y "aquí estamos fuertes, sólidas", "solo nos queda ampliarnos", ha dicho antes de insistir en su propósito de trabajar en favor de un "Gobierno de izquierdas". "Es posible", "antes o después llegará" ha asegurado Albiach. "Haremos todo lo que esté en nuestras manos", ha añadido y ha anunciado que este mismo lunes llamará a Salvador Illa y Pere Aragonès para "sentarse los tres en una mesa".

La líder de los Comuns ha pedido a ERC y PSC que "dejen de una vez por todas los vetos" y ha hecho una "petición": "Que nadie se presente a la investidura sin los votos necesarios" para obtenerla.

Más noticias de Política y Sociedad