Público
Público

Cupo vasco Sánchez llama a Susana Díaz para calmar a los barones por su apoyo al cupo vasco

El líder del PSOE telefonea a la presidenta andaluza, de viaje oficial en Bruselas, tras evidenciarse el malestar de los territorios infrafinanciados por primar los “privilegios” de Euskadi

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Susana Díaz, hace unos días en Granada. EFE/Miguel Ángel Molina

Pedro Sánchez ha telefoneado esta mañana a Susana Díaz para intentar aplacar la inquietud de los barones territoriales por el apoyo del PSOE a la tramitación de urgencia del cupo vasco. La presidenta andaluza, que se encuentra en Bruselas en visita oficial, le ha reiterado su malestar al secretario general de los socialistas por haber facilitado al Gobierno de Mariano Rajoy el pacto presupuestario con el PNV. Pero, sobre todo, por haber primado el acuerdo fiscal para Euskadi, muy beneficioso en términos económicos, postergando el debate sobre la reforma del modelo de financiación autonómica que esperan, como agua en mayo, la mayoría de comunidades de régimen general.

En Andalucía, este “precipitado” apoyo del PSOE al cupo vasco ha colocado a los partidos de la oposición -Podemos, IU y Ciudadanos (socio de Gobierno de Díaz)- frente a la presidenta andaluza. Sus adversarios le reprochan ahora que les haya hecho partícipes de un grupo de trabajo en el Parlamento para consensuar “una posición única y más fuerte” de Andalucía en el debate territorial, mientras su partido ya ha aceptado y colaborado en el blindaje de los privilegios vascos. Díaz cree que el líder socialista ha errado en su estrategia, ya que considera que debió presionar más a Rajoy para que “acompasase” la negociación del cupo vasco con la reforma de la financiación del resto de regiones. “Ahora el presidente tiene la sartén por el mango, porque tiene medio atados los Presupuestos Generales gracias al acuerdo con el PNV y ya no tiene prisas para revisar la situación de las regiones que estamos infrafinanciadas”, dicen desde la Junta.

La conversación telefónica entre Sánchez y Díaz se ha producido en “términos cordiales”. El líder socialista sabe que su interlocutora es aún la voz más autorizada y firme entre los barones territoriales, de ahí que se haya empeñado en convencerla de que el PSOE “comparte” la preocupación del resto de territorios infrafinanciados y le ha prometido que va a articular “medidas de presión discretas” sobre Rajoy para que el Gobierno presente la propuesta de reforma del modelo de financiación autonómica “antes de fin de año”. Los socialistas aprobaron hace dos días en Valencia una resolución para exigir al Ejecutivo una propuesta “antes del 31 de diciembre como fecha límite”. La Junta de Andalucía da por hecho que no habrá “ningún papel sobre la mesa” antes de las elecciones de Catalunya, el próximo 21 de diciembre, y son “escépticos” con que la reforma del modelo de financiación se presente, tras dos años de retraso, en plenas navidades.

Susana Díaz se ha dado por satisfecha, de momento, aunque insiste en que la negociación sobre el cupo vasco debió ir “en paralelo” a la reforma del modelo de financiación. El Gobierno andaluz teme que, ahora que Rajoy ha amarrado el apoyo del lehendakari Íñigo Urkullu y del PNV a los Presupuestos Generales del año que viene, los socialistas no tengan ninguna medida de presión a mano para obligar al presidente a negociar con el resto de regiones.

Andalucía comparte inquietudes con otras comunidades gobernadas por barones socialistas, como Extremadura, que hace unos días se manifestó en Madrid por la precariedad y nulidad de su red ferroviaria, o como la Comunidad Valenciana, la región peor financiada, como reconoce el propio Ministerio de Hacienda. Díaz ha exigido a Rajoy, desde Bruselas, “un modelo de financiación justo y equitativo antes de final de año”. “Empiezo a pensar que están retrasando el modelo nuevo para dañar los servicios públicos y empezar a privatizar. Lo de Montoro es una tomadura de pelo”, dice Díaz.

Precisamente este miércoles, en el Congreso, el ministro de Hacienda ha respondido a Compromís que “deje de llorar sobre la leche derramada” -en alusión a la actual financiación autonómica- y le ha pedido que haga “propuestas para construir entre todos un nuevo sistema”. El propio Rajoy ha advertido de que nadie le ha hecho llegar una propuesta de reforma, una frase que ha indignado a los socialistas andaluces. Las comunidades autónomas tienen hasta este jueves para elevar sus propuestas sobre el nuevo modelo de financiación al comité de expertos coordinado por el Ministerio de Hacienda que deberá presentar una fórmula de consenso para iniciar la negociación política.

Más noticias en Política y Sociedad