Público
Público

Las cloacas de Interior La declaración del número dos de la Policía que llevó al juez a concluir que el panorama en el Cuerpo era "devastador"

La declaración de Eugenio Pino, ex número dos de la Policía con el ministro Jorge Fernández Díaz y el presidente Mariano Rajoy, ante el juez de la 'causa Tándem' arroja la enésima versión del brazo ejecutor de la 'brigada política' sobre el papel de Villarejo. Si en la 'causa del pequeño Nicolás' declaró que el comisario hacía trabajos de agente encubierto, ahora se retracta y le pasa la responsabilidad al mayor enemigo de quien fue su persona de confianza: el Centro Nacional de Inteligencia (CNI). El magistrado no oculta su sorpresa ante la gestión de aquellos años.

Ignacio Cosidó, director general de la Policía, Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior, y Eugenio Pino, director adjunto operativo (DAO), en la época de las cloacas de Villarejo. EFE
Ignacio Cosidó, director general de la Policía, Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior, y Eugenio Pino, director adjunto operativo (DAO), en la época de las cloacas de Villarejo. EFE

Antes de pasar a estar imputado Eugenio Pino en la 'pieza Kitchen' -que investiga los trabajos fuera de la ley para el Partido Popular y el gobierno que dirigía Mariano Rajoy-, el brazo ejecutor de la brigada política creada por el exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, envío una carta al juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón para salvar de la cárcel a quien fuera personal de su confianza en la Dirección Adjunta Operativa (DAO) de la Policía, el comisario José Manuel Villarejo Pérez.  

La misiva, emitida en enero de 2018, iba firmada por él y por otros ex número dos de la Policía, Agustín Linares y Pedro Díaz Pintado. El fin, como le explicó al juez en su declaración del pasado 28 de enero, "librar a un compañero". Sin embargo, sus respuestas al interrogatorio al que fue sometido por el juez y la Fiscalía Anticorrupción arrojó un "panorama devastador" de cómo fue la gestión de un Ministerio, el de Interior, que debía velar por la seguridad de los ciudadanos, pero en el que se cometieron un sinfín de ilegalidades por las que ya están imputados casi media docena de comisarios principales y el ex secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez Vázquez

Público desvela ahora los audios más reveladores de los 55 minutos que duró la declaración de Eugenio Pino. 

"Los políticos siempre te preguntan cosas y Villarejo te soluciona problemas"

¿Cómo llegó el comisario a ocupar un puesto de confianza junto a Pino en la DAO? Según explicó, fue una herencia del anterior número dos de la Policía en la época del PSOE y que falleció pocos días después de hacer el traspaso de poderes en 2012, Miguel Ángel Fernández Chico, como se puede escuchar a continuación. 

Desde el hospital, mantuvo una conversación telefónica con Fernández Chico (cuya hija trabaja en la empresa Cenyt del comisario Villarejo) en los siguientes términos: 

Eugenio Pino: Te pido que respetes a mi gente, al secretario general y tal... Y le digo, ¿quién más hay por ahí? Y dice, Pepe Villarejo, Pepe Villarejo que es un hombre que te vendrá muy bien porque está arraigado en la sociedad, en la estructura económica de la ciudad y siempre los políticos te preguntan cosas y este te puede resolver los problemas.

Fiscal: ¿Le comunicó el estatuto en el que estaba el señor Villarejo en la DAO desde el año 2011?
 
E.P.: ¿Eh?

Fiscal: ¿Le comentó Fernández Chico el estatuto que tenía en la DAO, es decir, las labores que realizaba, si estaba adscrito o no... ?

E.P.: Él estaba ya en el lecho ya, le faltarían 20 días y luego se murió. De todas maneras la conversación transcurrió: ¿Qué tal estás? ¿Cómo vas? Tranquilo, que saldrás, etcétera. Además es que teníamos los dos la misma edad....

Fiscal: En los términos que está describiendo usted esa conversación, lógicamente no podrá profundizar en las actividades que desarrolló el señor Villarejo...

E.P.: No, efectivamente no.

Fiscal: Simplemente uno de los que pedía que conservara.

E.P.: Efectivamente, este señor te va a venir bien para los políticos, porque los políticos siempre preguntan cosas  y te soluciona problemas, porque está muy implicado o algo así  entre la sociedad y el mundo económico de la ciudad. 

Fiscal: Es decir, que cuando usted hace constar en la carta que continuó prestando las mismas labores de investigación e información usted no sabía exactamente cuáles eran esas labores, más allá de que era una persona de confianza de los políticos en la DAO. 

Omitió Pino explicarle al fiscal y al juez que había coincidido con Villarejo en la jefatura de Aragón nada más entrar el PSOE en 2004 y que llevaban meses juntos en la DAO 'trabajando' juntos en el caso que le otorgó el puesto de número dos de la Policía, el del ático del Ignacio González, como desveló Público en febrero de 2016 en el artículo El número dos de la Policía conoce el pelotazo del ático de Ignacio González desde 2008. Es más, nada más llegar a la DAO y como declaró en sede judicial quien fue el comisario general de Policía Judicial en 2012, José Enrique Rodríguez UllaEl número dos de la Policía "me obligó a dejar de investigar el ático de Ignacio González".

"El ministro me dijo: 'Me dice el presidente que estás tratando mal a Villarejo'"

De hecho, la relación entre el presidente Mariano Rajoy y su ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, con estos dos mandos policiales siempre fue muy estrecha, incluso cuando las cosas empezaron a ir mal en 2015 y Pino hizo el amago de cesar a Villarejo, según se oye que le cuenta Pino al juez García Castellón a continuación: 

Eugenio Pino: Es más a mí el ministro me llegó en un momento determinado y me dijo: 'Me dice el presidente que tratas mal a Villarejo'. Automáticamente yo dejé de...

Juez: ¿Me puede explicar eso?

E.P.: Sí, que yo le trataba mal... El presidente se había quejado al ministro y el ministro me lo decía a mí, que yo trataba mal a Villarejo. 

Juez: Eso se lo dijo el ministro Fernández Díaz a usted, ¿por qué?  Y a él se lo dijo a su vez el presidente del Gobierno, que le había dicho que usted trataba mal a Villarejo. ¿Y qué dedujo usted de eso?

E.P.: Cuando viene de arriba lo primero que pensé es "este señor fuera de aquí". 

Juez: Es decir, que cobraba su sentido total que no le admitieran el cese desde esa perspectiva...

E.P.: Vale... sí, pero había otra cosa más importante y es que Villarejo ocupaba el puesto de comisario más bajo de todo el escalafón, no podía haber algo más bajo. Entonces lo que se me ocurrió es que a través de Personal, Villarejo pasara a Personal o que dependiera de Personal para no verle. A partir de entonces veía a Villarejo, me venía y me contaba lo que decía una política de turno, era muy divertido porque me contaba lo que quería y esas cosas, pero nunca más le mandé más cosas porque no mandaba sobre él.  

Juez: ¿Sus relaciones con el ministro acabaron bien o mal?
 
E.P.: ¿La mía? Acabaron bien. 

Juez: De tal forma que aunque usted no esté obligado a decir la verdad, supongo que es la verdad, lo que me ha dicho respecto al ministro y el presidente.

E.P.: Le doy mi palabra de honor. 

Juez: Por lo tanto, si yo llamo al ministro me va a decir lo mismo que usted, ¿no? Vamos, no sabe lo que me va a decir pero se supone que debía decírmelo. 

E.P.: La verdad es la verdad.

Juez: Sí, pero hay muchos prismas a veces. 

La exsecretaria del PP Dolores María Dolores de Cospedal y el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy - EFE

El juez sigue profundizando sobre esta relación entre Villarejo y Mariano Rajoy, referente sobre todo a la 'pieza Kitchen' en la que está imputado Pino por enviar a 'la brigada política' a deshacerse de las pruebas que el ex tesorero del PP, Luis Bárcenas, guardaba.

Juez: El ministro le dice que el presidente está preocupado con el trato que le daba usted. ¿Eso le llevaría a usted a continuación a pensar algo? Si usted no tenía ninguna noticia de las relaciones del señor Villarejo, ¿le llamaría la atención de alguna manera? ¿En qué sentido?

E.P.: Pues que este señor tenía una comunicación...

Juez: ¿Y usted no sabía nada?

E.P.: ¿De la comunicación? Él siempre ha tenido comunicación con todo el mundo, tenía negocios... 

Juez: ¿En ningún caso lo asoció usted con el espionaje a Bárcenas?

E.P.: ¿Eh?

Juez: ¿No lo asoció al espionaje a Bárcenas?

E.P.: No. 

Juez: ¿Por qué? ¿Es lo lógico?

E.P.: A este señor no le asocié al espionaje a Bárcenas. Es cierto que yo le iba a mandar a eso y luego posteriormente...

Juez: Pero es mucha casualidad...

E.P.: ¿El que no le mandara?

 Juez: Todo lo que le estoy contando. ¿No es casualidad que le diga lo que le ha dicho el presidente, el ministro -¡El ministro!-, no un subdirector  general, el ministro que le ha dicho a usted en relación a lo que pasó con Bárcenas y esta carta? Todo junto, todo mezclado.     

Villarejo, ¿agente encubierto o empresario cubierto?

Pero la declaración prosigue explicando por qué firmaba la carta que avalaba los trabajos de Villarejo dentro de la Policía, como se escucha a continuación: 

Eugenio Pino: El señor Díaz Bastién, que creo que está aquí en la sala [Ernesto Díaz Bastién fue abogado de Villarejo al principio del caso y ahora asume la defensa de empresario también imputado en Tándem, amigo y socio del comisario, Adrián de la Joya], me llamó y me dijo que mis compañeros anteriores en mi cargo habían firmado un documento con la idea de pedir la libertad expresa de Villarejo, la redacta él, yo corregí lo que me pareció oportuno, la firmé y se la entregué. 

Fiscal: Usted dice que el señor Díaz Bastién le comunicó que los anteriores DAOs que estaban vivos, señor Linares y señor Díaz Pintado, habían firmado... ¿Le dijo eso o le dijo que le iba a proponer a los tres que firmaran?

E.P.: No, me dijo que iban a firmar los tres, los dos anteriores... Ante mi reparo
(ininteligible) y además era para la libertad de un compañero, pues por supuesto. 

El abogado Ernesto Díaz Bastién y su cliente, el socio del comisario Villarejo, Adrián de la Joya.

Como se escucha a continuación, la Fiscalía Anticorrupción empieza a pedir explicaciones a quien era el jefe del comisario Villarejo en sus últimos cinco años en la Policía hasta su jubilación, por cada una de las piezas de la 'causa Tándem' y que el ahora preso lleva justificando como tareas de agente encubierto, aunque las facturaba a través de sus empresas y los beneficios millonarios iban a sus cuentas bancarias, desde que fue imputado en la 'causa del pequeño Nicolás':  

Fiscal: ¿Usted era conocedor de la estructura empresarial del señor Villarejo?

Eugenio PinoNo, hombre, sabía que tenía una clínica, tenía un periódico y un despacho de abogados. 

Fiscal: ¿Usted puede decirnos si había alguna investigación de carácter policial que estuviera relacionada con el despacho de abogados Herrero y Asociados [Pieza Iron]?

E.P.: No había.

Fiscal: ¿Se le encomendó o hizo una nota informativa sobre eso?

E.P.: Para nada.

Fiscal: ¿Había alguna investigación iniciada, que se le encomendara al señor Villarejo, relacionada con la familia Cereceda y con los dueños de La Finca [Pieza Land]?

E.P.: Para nada... Yo quiero hacerle constar a usted que yo todos esos nombres los he leído después en los digitales que he ido leyendo, no tenía ni idea de que se había...

Fiscal: Pero sí sabe que sobre estas entidades sobre las que le estoy preguntando, el señor Villarejo ni propuso la apertura de ninguna investigación ni desde la DAO se le encomendó una investigación...

E.P.: No, no, no, no. Yo puedo determinarle a usted las investigaciones que se estaban haciendo y no eran esas. Las investigaciones que se estaban haciendo eran sobre el piso de González.

Fiscal: Pero yo no le pregunto por las investigaciones que se estaban haciendo...

E.P.: Desconocía. No. 

Fiscal: ¿Sabía usted si se había iniciado una investigación oficial sobre Pérez Maura y unas personas que estaban requisitoriadas por Guatemala [Pieza PIT, en la que aparecen también el ex juez Baltasar Garzón y la actual Fiscal General del Estado, Dolores Delgado]

E.P.: Es la primera vez que lo oigo, por tanto si acabo de escuchar el Pérez Maura y Guatemala no lo sabía. 

Fiscal: Entonces, eso no era un problema de interés policial. 

E.P.: Es que la Policía no llevaba esa investigación. 

Fiscal: ¿La Policía inició alguna investigación sobre los problemas societarios que tuviera el BBVA, Sacyr o era de interés policial los problemas entre estas empresas?

E.P.: Me consta, señor fiscal, que esto es anterior a mi llegada a la DAO.

Fiscal: Pero usted acaba de decir también que durante su mandato se continuaban investigaciones...

E.P.: No, no, no, no. Nada. Nada. No absoluto. 

Fiscal: En esa carta viene usted a decir que la situación del señor Villarejo en relación a sus empresas estaba autorizada. 

E.P.: No. 

Fiscal: ¿Qué quiere decir "actividad empresarial de cobertura conocida"?

E.P.: Estructura conocida
[el fiscal dice "cobertura"] pues ya he dicho que tenía un despacho de abogados, un periódico su mujer... Yo le pregunté en cierta ocasión que cómo era esto y él dijo que podía administrar el patrimonio personal, no trabajar, porque yo sí se lo recordé y, si está todo grabado, en alguna conversación estará. Además le puedo explicitar casos concretos de por qué sale esa conversación, pero además es mediático ,es muy mediático, pero yo creo que en esos momentos no se puede porque está en otra pieza.    

Fiscal: Vamos a ver, en el año 2012 que usted llega conoce ya que el señor Villarejo tiene una actividad empresarial. ¿Pero no se cuestiona la compatibilidad del ejercicio o de la llevanza de esas empresas con la actividad empresarial?

Resultan sorprendentes las declaraciones de Eugenio Pino sobre la situación empresarial de Villarejo, ya que desde que se inició la 'causa del pequeño Nicolás', en octubre de 2014, se habían estado publicando sus actividades extraoficiales. Incluso la doctora Elisa Pinto había denunciado públicamente y en el Ministerio del Interior que el ex consejero de OHL y yerno de Juan Miguel Villar Mir, Javier López Madrid, había contratado a Villarejo para parar las denuncias que ponía contra él por amenazarla. Sin embargo, Eugenio Pino mantuvo a Villarejo en activo hasta su jubilación, en 2016. 

El exconsejero de OHL Javier López Madrid (i), yerno de Juan Miguel Villar Mir, a su llegada a la Audiencia Nacional donde ha sido citado como investigado por el juez del 'caso Púnica'. EFE/Mariscal

Aún así, Pino insiste en que todo lo que hacía Villarejo era legal: 

Eugenio Pino: Le voy a aclarar una cosa: desde que yo fui Director Adjunto Operativo de la Policía, el señor Villarejo no hizo nada ilegal, nada ilegal desde mi punto de vista. No conozco al Pérez Maura, no conozco al Bilbao, no conozco a Iberdrola, no conozco a nadie. Es que no me consta y para que conste en la Policía por algo sempiterno hay que hacer unos escritos y ahí queda en unos archivos, si no está en los archivos es como si el señor Villarejo no hubiera hecho 'ná' y estaba por su cuenta. No obstante, el señor Villarejo no trabajaba solo en la Policía... Pregunte con quién trabajaba. 

"Sanz Roldán me confirmó que Villarejo trabajaba para el CNI"

Al juez García Castellón no le convence mucho la declaración de Eugenio Pino, así que insiste en preguntar para quién trabaja Villarejo, quién está por encima del Director Adjunto Operativo. 

Juez: Ha dicho usted antes, además, lo ha dejado caer de forma misteriosa, con puntos suspensivos, que "dependía también de otro", refiriéndose en este caso al ministro; "no, no" ha dicho, refiriéndose a otros servicios. Desmiéntame si es así o no.
  
Eugenio Pino: Es cierto. 

Juez: ¿Y por qué opina usted eso?

E.P.: Porque hablé con el general del CNI y se lo dije. 

Juez: Cuénteme lo que pueda contar. 

E.P.: Pues que trabajaba para ellos. 

Juez: Quiere decir que Félix Sánz Roldán
[ex director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI)] le dijo a usted...

E.P.: Se lo dije yo y él me lo reconoció. 

Juez: Es decir, usted le dijo a él que el señor Villarejo trabajaba para él...

E.P.: Para él no, para ellos; el CNI es una cosa muy grande, no para el general Sanz Roldán. El general Sanz Roldán no tenía muy buena relación o ninguna buena relación con el señor Villarejo. De hecho yo organicé una reunión entre ellos que yo no sé si se llegó a producir, pero es cierto que desde siempre, desde siempre el apoyo correspondiente de Villarejo más que de la Policía ha sido del CNI. 

El dato que aporta Pino es sorprendente y poco creíble por distintos motivos: primero, porque ni siquiera Villarejo ha dicho nunca que trabajara para el CNI, lo que ha dicho es que ha tenido relación con algunos agentes e informáticos. Segundo, no parece que Villarejo temiera ser despedido cuando grabó a agentes del CNI y Asuntos Internos en la 'causa del pequeño Nicolás' todavía no se sabe por qué; también se sospecha que él grabó a una agente de los servicios de Inteligencia mientras mantenía una reunión con el número dos de la trama de Gao Ping, cliente del despacho de abogados del comisario. Y tercero, porque el juez de la 'causa del pequeño Nicolás' hizo esa pregunta por escrito al CNI y estos, en lugar de contestar que era una información que no podían revelar, lo negaron categóricamente. 

Fuentes vinculadas al CNI consultadas por Público aseguran que Villarejo no trabajó para ellos y que la reunión entre el general Sanz Roldán y el comisario nunca se produjo. 

El juez no sale de su asombro y sigue preguntando. ¿Por qué se llevaban tan mal el CNI y Villarejo? Y la respuesta pasa por distintos sucesos de la historia reciente, entre otros, la querella que puso Villarejo en 2015 contra periodistas -Javier Ayuso, de El País, y Patricia López, de Público-, fiscales, los investigadores y el juez de la 'causa del pequeño Nicolás', agentes del CNI y la jefa de gabinete de la entonces vicepresidenta del Gobierno, María Pico, por quedarse el dinero del secuestro de unos periodistas en Libia. Pues Pino le desvela al juez que fue Villarejo quien participó en ese negociado a petición suya. 

Eugenio Pino: Cuando empezó todo el asunto del Alakrana, el general decía que no podía consentir que un policía hablara mal y les acusara eso era del CNI y él trabajaba para el CNI. Cuando dicen: ¿Fue la Policía la que proporcionó...? No. A mí me dicen y me consta que fueron los del CNI y le dije: 'General, esto lo tiene como un queso gruyere' y él lo asintió.   

Juez: O sea, en definitiva, este señor tenía tres o cuatro personalidades profesionales distintas, ¿es así? Es que lo está diciendo usted que es el DAO...

E.P.: Claro, lo estoy diciendo yo...

Juez: A ver si se da usted cuenta de la transcendencia.

E.P.: Sí, si me estoy dando cuenta, es un señor que no estaba controlado ni por el DAO, ni por presidencia del Gobierno, ni por el CNI, ni por el secretario de Estado, les controlaba a todos y ninguno. 

Juez: Pero yo no entiendo entonces que ante esta situación absolutamente escandalosa no presente usted su dimisión. Usted dice "me voy, esto es intolerable". ¿Por qué no lo hace?

E.P.: Villarejo era el 1% de la actividad de la Policía.

Juez: Sí, pero tan grave que, bajo mi punto de vista, alcanza al 50%, por decir algo.

E.P.: Pero esa es la realidad, señoría, la realidad más absoluta.   

Juez: Pero el caso es que usted no tomó ninguna determinación. La determinación de irse, porque como no le cesan a una persona que tiene como un queso de gruyere la Policía y el CNI...

E.P.: No, no, no sólo el CNI.

Juez: No, y la Policía por lo que está usted contando. Me ha dicho usted antes, no sé si con el tema de los piratas o con el de Irak, que le pida a su mujer un DNI...

E.P.: Un carnet de periodista...

Juez: Un carnet de periodista... A ver, me parece muy poco serio. 

E.P.: Se lo voy a explicar. Nuestro enlace en el Líbano, en Damasco, nos dice que los periodistas [secuestrados] no es la cosa como se pinta. No hay ningún grupo político que esté detrás, que hay algo más. Inmediatamente yo pido una información a la Comisaría General de Información y mando a Villarejo ahí y le digo: "Pero no aparezcas como Estado español que entonces me van a pedir responsabilidades a mí". Llega allí Villarejo, habla en una cena con una serie de personas, que eso se puede conseguir... Vuelve dos veces. Y a la tercera me dice el secretario de Estado: "Páralo, que esto lo tiene el CNI". 

La 'Operación Cataluña' y el "panorama devastador" de la Policía

El juez Manuel García Castellón intenta acabar la declaración de Pino en un tono casi pedagógico, a pesar de estar hablando con el principal mando de la Policía, que tenía la función de dirigir a 60.000 agentes

Josep Pujol Ferrosola se vio con Villarejo en dos ocasiones. 

Juez: A mí esto me suena, lo que me está contando, pues si hablamos de una agente de la CIA que le dice la Dirección "pide a tu mujer el carnet de abogado y te vas por ahí a hacer no sé qué cosas...". Es decir, a mí me parece intolerable, increíble, increíble. Con esto le estoy poniendo un ejemplo de que todo lo que me está contando, desde mi modestísimo punto de vista, lleva a la misma conclusión: había un señor -como después se está demostrando, parece ser al menos en esta fase de investigación- en la dirección de la Policía, arriba en la Policía, que hacía lo que le parecía bien. Dígame.  

Eugenio Pino: Conmigo no. Pero evidentemente había un nivel donde yo no podía pasar. 

Juez: ¿Como el de Catalunya por ejemplo, el de Pujol? [En un momento de la declaración, Pino explica que Villarejo se vio sin su consentimiento con Josep Pujol, hizo gestiones y el pagó a Javier de la Rosa y a acudió a Andorra, a la Banca Privada de Andorra (BPA)].

E.P.: Señoría, yo me entero por la prensa que ha ido a ver a...

Juez: Pues peor me lo está poniendo...

E.P.: ¿Pero quién le mandó?

Juez: Yo qué sé quién le mandó, yo le pregunto a usted, usted era el DAO...

E.P.: Yo, cuando le veo, le digo: "¿Has ido a ver a Pujol? ¿Quién te ha dado permiso? Ah, pregunta arriba". Me fui a ver al director [Ignacio Cosidó]... este se ha ido a ver a Pujol en contra nuestra, mira a ver qué es", y no me contestó, el director, no me contestó. Entonces, ¿qué es lo que tengo que hacer? ¿Irme?

Juez: No sé, ¿no es un cargo de confianza?

E.P.: Yo no era un cargo de confianza, me nombran porque hay un problema de orden público y yo era el experto en orden público por excelencia [había sido jefe de las Unidades de Intervención Policial (UIP)].

Juez: Viene otro gobierno distinto y hubiera nombrado a otro...

E.P.: Y me hubieran quitado, sin duda. 

Juez: ¿Eso es confianza o no?

E.P.: No conocía, no tenía ninguna buena relación... Si el director cuando yo le digo que cese a Don Marcelino [el comisario Martín-Blas y su grupo iniciaron la investigación sobre el comisario Villarejo dentro de la 'causa del pequeño Nicolás'] y no me lo cesa, le digo que cese a Villarejo y no me lo cesa... Lo del director adjunto no se digería muy bien por parte del director, pero es así. Ni tenía la potestad de inferir en las compatibilidades, ni tenía la potestad disciplinaria porque eso según el reglamento, porque eso lo tiene el ministro, el secretario de Estado y el director. 
 
Juez: Bueno, pues me ha dejado usted un panorama devastador.