Público
Público

La derecha mediática abre la veda contra Rajoy

 Pedro J Ramírez pide «una renovación» del liderazgo del PP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La decepción por los resultados del PP el pasado domingo no sólo cubrió como una mala sombra la sede madrileña de la calle Génova. Las páginas de los diarios afines a los conservadores, las ondas de sus emisoras y las retransmisiones de sus televisiones dejaron sentir el pesar por la derrota de Mariano Rajoy y la contrariedad por la victoria de José Luis Rodríguez Zapatero.

Las críticas al líder socialista eran previsibles: venderse a los nacionalistas le ha traído los votos de éstos, que en realidad, no son tantos porque sólo ha ganado por escasos 40.000 votos más que en 2004. Con palabras más o menos duras, la derecha mediática resumía así el resultado electoral más bipartidista de la democracia.

Pero la parte más difícil es, sin duda, la autocrítica. El Mundo optó por centrarla en el líder de la renovada oposición y abrió su edición de ayer con un titular en portada que ponía en el candelero la dimisión del presidente del PP: 'Rajoy da a entender que dejará el liderazgo del PP' y, en páginas interiores, el editorial confirmaba que está 'sin ganas de seguir'. En su artículo, Isabel San Sebastián, manifestaba sin ambages que 'algunos partidos tendrán que cambiar de líder' y citaba a IU, ERC, PNV y el PP.

La posición del diario la vino a confirmar su director en un chat a media mañana: 'El PP debe de emprender una renovación de su liderazgo' y aunque reconocía 'mérito personal' a Mariano Rajoy y le hacía merecedor de 'todos los elogios', Pedro J Ramírez abría ayer la veda para pedir la cabeza del líder del PP.

Apuesta por Rajoy

Por su parte, el otro gurú de la derecha mediática en España, Federico Jiménez Losantos, guardó ayer su artillería pesada para arremeter contra Zapatero, a quien acusó, por un lado, de usar a 'su muerto' para movilizar a los votantes del PSOE y, por otro, de ganar 'ridículamente'.

El locutor matinal de la Cope, sin embargo, fue muy suave con Rajoy y, aunque dijo que podría haberlo 'hecho mejor', confesó que 'apostaba por ellos', en referencia a él y a su esposa, Elvira Fernández, a quien agradeció el gesto público que tuvo con el líder del PP en Génova la noche de la derrota.