Público
Público

La derecha navarra consigue el escaño número 20 y eleva la presión sobre el PSN

El escrutinio definitivo otorga otro representante a Navarra Suma, mientras que EH Bildu pierde uno de sus ocho escaños. Si el Partido Socialista lo permite, los conservadores volverán al Ejecutivo foral. 

Publicidad
Media: 4
Votos: 1

Los candidatos a la presidencia del Gobierno de Navarra y al Ayuntamiento Javier Esparza (i) y Enrique Maya, respectivamente celebran los resultados obtenidos en las elecciones celebradas en la Comunidad Foral. EFE/ Jesús Diges

El Parlamento de Navarra ya tiene el nombre que faltaba. Se llama Ángel Ansa, es ingeniero de telecomunicaciones y ha tenido que esperar hasta este miércoles para poder contarle a los suyos que durante los próximos cuatro años estará en el hemiciclo. Lo hará a través de la coalición de derechas Navarra Suma, que en el escrutinio definitivo ha logrado su vigésimo escaño. Las malas noticias han sido para EH Bildu, que pierde el octavo representante que inicialmente había obtenido.

“Van rápido. Lo mismo para esta tarde…”, decía por teléfono una de las funcionarias de la Audiencia de Navarra a última hora de la mañana del miércoles. Contaba también que le había tocado atender la llamada porque sus compañeros estaban en otra sala, enfrascados en el escrutinio. En ese mismo instante, los nervios reinaban en la sede de UPN, el partido al que Ansa pertenece y que en las últimas elecciones se presentó bajo el nombre de “Navarra Suma” junto a PP y Ciudadanos. “Estamos pendientes. Igual esta tarde…”, decían.

Y así fue. En torno a las 18.30 se supo que los votos emitidos desde el exterior y en 17 mesas donde se produjeron incidencias han acabado inclinando la balanza hacia la coalición de derechas, cuyos integrantes se habían acostado el domingo con 19 asientos asegurados, aunque estaban pendientes de ese escaño que había quedado bailando y que podía caer de su lado.

De esta manera, Navarra Suma desembarca en el Parlamento de Navarra con 20 representantes, colocándose así por encima del cuatripartito de izquierdas que ha gobernado en esta comunidad durante los últimos cuatro años. De esta manera, Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra suman en total 19 escaños, uno menos que sus rivales de la derecha.

En este escenario, el Partido Socialista de Navarra (PSN), con 11 asientos en el Parlamento, sigue resultando clave para saber quién estará a cargo del Gobierno regional durante los próximos cuatro años. Con estos números, la posible investidura del conservador Javier Esparza dependerá de lo que haga el PSN: si los votos socialistas son negativos, el candidato de Navarra Suma fracasará en su intento de instalarse en el Palacio de Pamplona. Sin embargo, si los socialistas se abstienen o votan a favor, la derecha regresará al Ejecutivo foral.

El Parlamento de Navarra se constituirá el próximo 19 de junio, tras lo cual se formalizarán las propuestas de investidura

Los contactos y las negociaciones se intensificarán a partir de ahora, con la vista puesta en el calendario. El Parlamento de Navarra se constituirá el próximo 19 de junio, tras lo cual se formalizarán las propuestas de investidura. Javier Esparza, cabeza de lista de Navarra Suma y miembro de UPN, intentará convencer al PSN de que le permita ser el próximo presidente, haciendo valer principalmente su mayoría numérica en el hemiciclo. Para ello, el PSN debería votar a su favor o abstenerse. Se da por descontado que el resto de grupos de la Cámara lo harán en contra.

Por su parte, María Chivite, líder del socialismo navarro, necesitaría los votos a favor de Geroa Bai (nueve escaños), Podemos (dos representantes) e Izquierda-Ezkerra (un parlamentario), así como la abstención de los siete de EH Bildu. Tanto desde la madrileña calle Ferraz como desde la sede del PSN en Pamplona aseguran que no se buscará un acuerdo con EH Bildu, aunque eso no implica que renunciasen a recibir su apoyo –ya sea en formato de voto positivo o mediante la abstención-. El plazo para formar gobierno caducará el 26 de agosto. Si antes de ese día no hay investidura, se disolverá el Parlamento y volverán a convocarse elecciones.

Más noticias en Política y Sociedad