Público
Público

El descalabro de Díaz en Andalucía entierra el "efecto Sánchez" y la acción del Gobierno

El PSOE llama a las fuerzas "europeístas y constitucionalistas" para evitar que la ultraderecha "marque la agenda de Andalucía". La presidenta va a intentar formar gobierno y, de no conseguirlo,  su futuro político tiene los días contados 

Publicidad
Media: 3.60
Votos: 5

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), y la presidenta de la Junta de Andalucía y candidata Susana Díaz (i), saludan durante el inicio de un acto de campaña para las elecciones andaluzas del 2 de diciembre. EFE/Daniel Pérez

Díaz, hundida. Sánchez, tocado". Así resumió un dirigente socialista el balance del resultado de las elecciones andaluzas, que volvió a llevar el silencio de una biblioteca a la sede de Ferraz, donde nadie quiso aparecer a dar explicaciones o justificaciones antes los medios de comunicación hasta la rueda de prensa oficial.

Si en las elecciones europeas de 2014, un partido que casi no aparecía en las encuestas como eran entonces Podemos, frustró las perspectivas del PSOE para ganar aquellos comicios; este domingo una nueva formación política Vox ha provocado que los socialistas puedan por primera vez en 40 años perder el gobierno en Andalucía y cosechen uno de sus mayores fracasos electorales de toda la democracia.

La todavía presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha cosechado el peor resultado electoral de la historia del PSOE-A (33 diputados y un 28% de los votos), lo que supone perder 14 escaños y siete puntos, aunque logró mantenerse como el partido más votado.

Salvo que Díaz sea capaz de formar Gobierno con un tripartito que se antoja prácticamente imposible, aunque todavía algunos socialistas echan cuentas con el voto exterior y poder sumar con Ciudadanos los 55 escaños de la mayoría absoluta,  su futuro político tiene los días contado

La derrota también deja muy tocado a Pedro Sánchez, ya que los primeros comicios que se celebran desde que llegó a La Moncloa han supuesto un pésimo resultado electoral en un feudo claramente socialista y, aunque no se pueda decir que se haya castigado su acción de Gobierno, sí es evidente que el llamado “efecto Sánchez” que apuntaban algunas encuestas, no ha tenido la más mínima repercusión positiva.

Los cábalas se abrieron la misma noche electoral en Ferraz sobre si esto podría suponer un adelanto electoral de los comicios generales, pero oficialmente se insistió en que esto no va a alterar la hoja de ruta que ya tenía prevista Pedro Sánchez para convocar elecciones y que, según dijo, será dentro de “bastantes meses”.

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, compareció cerca de la media noche del domingo en Ferraz admitiendo los malos resultados, pero no dando la batalla del Gobierno por perdida.

Ábalos apeló a todos los partidos de la Camara con el objetivo de promover un Gobierno de carácter constitucionalista y europeista en Andalucía, "para no permitir que sea la utlraderecha la que marque la agenda en Andalucía".

Para el número tres del PSOE es una mala noticia que un partido fuera de los valores constitucionalistas tenga representación en una Cámara autonómica, y reprochó a PP y Ciudadanos que hayan celebrado los resultados como si se tratara de una victoria, y se preguntó si será "porque integran como propio los resultados de la extrema derecha".

El dirigente socialista indicó que la derecha europea tendría muy claro cómo actuar en esta situación, "y sería impensable que integrasen como propio un proyecto de ultraderecha", dijo.

Además, el resultado puede abrir una grave crisis en el PSOE andaluz que podría quedar huérfano de liderazgo, a lo que se suma la pérdida del poder autonómico, lo que no han vivido en toda la etapa democrática.

No obstante, Ábalos quiso anoche no abrir ninguna herida y aseguró que Diaz cuenta "con todo el apoyo, cariño y afecto del resto de socialistas españoles", afirmó.

Más noticias en Política y Sociedad