Público
Público

Díaz y Moreno se lanzan al 'y tú más' e ignoran a Maíllo en el primer debate electoral

Sólo el candidato de IU a la presidencia de Andalucía se sale del intercambio de reproches que escenifican PSOE y PP. "Estáis hasta arriba de corrupción los dos", acusa, en un debate sin sobresaltos en el que la presidenta de la Junta ha echado la culpa de todos los males al Gobierno de Rajoy

El candidato del PP a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Juanma Romero, el candidato por IU, Antonio Maillo, y la candidata del PSOE, Susana Díaz. - EFE

ALEJANDRO LÓPEZ DE MIGUEL

@alopezdemiguel

MADRID. - Estamos viendo la luz al final del túnel, empezamos a crear empleo, la oposición vende un discurso apocalíptico que no se corresponde con la realidad. Parece el argumentario del Partido Popular ─lo es, de hecho─ pero también es el resumen de las ideas que la presidenta andaluza, Susana Díaz, ha expuesto a marchas forzadas este mismo lunes en Canal Sur.

Un debate en directo en la televisión pública autonómica en el que han participado los candidatos de PP, PSOE e IULV a la Junta, y que debería haberse desarrollado a tres bandas, pero en el que los dos primeros, Juan Manuel Moreno Bonilla y Susana Díaz han aprovechado para reprocharse mutuamente los errores, escándalos, incumplimientos programáticos y casos de corrupción que afectan a sus respectivos partidos.

De paso, ambos políticos han marcado desde el principio al otro como su enemigo a abatir y prácticamente han ignorado a Antonio Maíllo, que sí ha sacado a relucir más propuestas concretas, y ha insistido en preguntar a sus adversarios por su postura ante el Tratado de Libre Comercio que Bruselas y Washington negocian con sigilo, y que según IU será "mortal" para el sector agroalimentario andaluz.

Ni Díaz ni Moreno han entrado al trapo, y apenas han dado respuesta a las críticas y preguntas del todavía socio de gobierno de los socialistas andaluces, que ha acusado a Díaz de echar a IU de la Junta y convocar elecciones para impedir que formasen una comisión parlamentaria que investigase el caso de los ERE, que salpica de lleno a sus predecesores en el cargo, Manuel Chaves y Juan José Griñán, padrino político de la mujer a la que designó para sustituirle.

"Estáis hasta arriba de corrupción los dos", ha esgrimido Maíllo, en un debate que se ha convertido en un mero "pimpampum" entre las dos formaciones, y en el que el sucesor de Diego Valderas ha pedido a Díaz que concretara su propuesta de crear un "ente público de crédito"─sin éxito─, en el que ha defendido la necesidad de ejecutar un plan de regreso para los jóvenes exiliados, y ha abogado por construir un nuevo gobierno sobre la base de la igualdad real, con una Consejería dedicada a luchar por esta meta.

La corrupción ha sido uno de los puntos recurrentes del debate, en el que Maíllo ha acusado a Díaz de "taparla", por llevar sobre su espalda una mochila de piedras" fruto de los 33 años de gobierno socialista en la región. "Nadie es perfecto pero hay que ser ejemplar, y ustedes tienen que pedir perdón", espetaba a los candidatos de PSOE y PP.

Por su parte, Díaz ha encarado su primera intervención nerviosa, y ha ido mejorando a medida que avanzaba el debate, aunque en ocasiones se ha visto más como una mera candidata y no como la presidenta que de hecho es, tal y como ha recordado en varias ocasiones, aunque únicamente con palabras.

Para Díaz, la lectura que hace la oposición es harto negativa, el PSOE es la única alternativa al Partido Popular y la culpa de todos los males la tiene el Gobierno de Rajoy. De hecho, en la mayoría de sus intervenciones ha saltado del escenario andaluz al estatal para dejar el balón en manos del Ejecutivo del PP, algo que Moreno ha intentado evitar.

El líder del PP, mucho menos conocido para la opinión pública según los sondeos, se ha mostrado algo más sólido y tranquilo, pero ha mantenido la misma línea que su adversaria y ha centrado en Díaz todos sus ataques y respuestas: de mostrar una foto de la actual presidenta de la Junta con Chaves y Griñán, imputados por el caso de los ERE, a enseñar las imágenes de hospitales públicos andaluces atestados de gente. Propuestas concretas ha habido pocas -como un 'plan renove' para el campo andaluz-, pero han sobrado reproches.

"Las lecturas negativas son tópicos de siempre, de quienes no han sentido Andalucía y no han vivido lo que nuestros padres", esgrimía la socialista frente a Moreno, que insistía a Díaz que se ciñera al escenario andaluz: "Yo sé que usted tiene la cabeza en otro sitio", aseguraba, en referencia a las supuestas aspiraciones de Díaz a ser candidata del PSOE en las generales de este año. "No, la tengo sobre los hombros", respondía la presidenta, que ha pasado a responder a todas las acusaciones del candidato del PP señalando a su partido.

El debate ha sido previsible, monótono, con Díaz prometiendo bajar el IRPF y Moreno criticándola con los mismos argumentos que esgrimen muchos partidos contra el Gobierno de Rajoy a nivel estatal. La presidenta andaluza ha llegado a recurrir a los chascarrillos fáciles ─"¿Ha hecho la suma con la cabeza o la calculadora?", respondía a Moreno cuando este pedía explicaciones con datos─, y el candidato del PP ha evitado contestar a muchas de las preguntas de Díaz, frente a un Antonio Maíllo que ha pedido el voto para su formación y no para Podemos, aunque ha evitado dar su nombre.

El nivel del debate ha quedado patente durante una de las intervenciones de Díaz, cuando la presidenta andaluza ha llegado a presumir de concurrir a los comicios "sin ningún imputado en sus listas" -para después repetir esta idea en varias ocasiones. La socialista ha pedido en varias ocasiones a Moreno que contestara si el PP partía en la misma situación, pero sólo ha obtenido silencios.

Teresa Rodríguez: "Es debate entre tres partidos que no van a gobernar Andalucía"

El encorsetado debate de este lunes, teóricamente divido en bloques y con intervenciones de 9 minutos que se han cumplido a rajatabla abre la veda a este tipo de discusiones en la televisión andaluza. El martes, Canal Sur emitirá otro debate entre siete fuerzas políticas que aspiran a tener representación parlamentaria, y a las que las encuestas conceden un peso importante, pero han quedado fuera del programa de este lunes.

La candidata de Podemos a la Junta de Andalucía, Teresa Rodríguez, ha criticado esta misma jornada que su formación no se haya participado en este debate, precisamente por no contar con representación parlamentaria. Desde su equipo han explicado a este diario que el programa emitido esta noche por Canal Sur no ha contado con uno de los actores más relevantes en el tablero político andaluz, tal y como demuestran "los resultados de las encuestas" o "el interés de los ciudadanos por Podemos".

“Esta noche hay un debate entre tres partidos que no van a gobernar Andalucía”, ha sido la primera frase de Rodríguez en su mitin de este lunes en Almería, ante un millar de personas.
Andalucía es, además de una plaza clave, una especie de laboratorio en un año cargado de citas electorales.

"Probablemente los andaluces vamos a marcar el camino de lo que pase en el resto de España", aseguraba Mabel Mata, conductora del debate, al comienzo del mismo. Visto el esfuerzo de la mayoría de los partidos en la campaña que comenzó oficialmente el pasado viernes, parece que no le falta razón.

Más noticias de Política y Sociedad