Público
Público

Discrepancias en el Gobierno de coalición La 'operación Bankia' revela las diferencias de modelo económico en el Gobierno a las puertas de hacer los Presupuestos 

Pedro Sánchez bendice la fusión mientras Irene Montero la califica de "preocupante". El presidente confirma que sólo Calviño conocía la operación, mientras vende su "plena confianza" en los miembros del Ejecutivo. Para Sánchez el ICO "es realmente ya la banca pública". Cuando aún está pendiente la sentencia por la ruinosa salida a Bolsa de la entidad, Bankia vuelve a ser una suerte de caja de Pandora.

Pablo Iglesias, María Jesús Montero y Nadia Calviño, en una imagen de archivo. EFE
La ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. EFE

alejandro lópez de miguel / manuel sánchez

La inminente fusión entre Caixabank y Bankia ha tensionado notablemente al Gobierno de coalición, haciendo aflorar nuevos recelos, y visibilizando una vez más el soterrado pulso entre el vicepresidente de Derechos Sociales y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, y la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño; así como las profundas diferencias sobre el modelo económico que existen entre el PSOE y Unidas Podemos, a las puertas de que el Ejecutivo defina la orientación de los Presupuestos Generales del Estado.

Un primer punto de fricción es la confianza. El propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, reconoció este lunes que "ningún miembro" del Ejecutivo, salvo la propia Calviño, estaba al tanto de la operación. Sánchez justificó esta actuación aludiendo a la necesaria "confidencialidad" y a la "sensibilidad" de la cuestión, a la vez que intentaba convencer de su "plena confianza" en todos los miembros del Gobierno.

Unidas Podemos ha criticado que Sánchez le mantuviese al margen de la fusión

Desde Unidas Podemos, por su parte, habían criticado que su socio de coalición les mantuviese al margen, sin informarles de esta operación antes de que llegara a las portadas de todos los medios de comunicación.

Y un segundo punto es cómo entienden la operación. La parte socialista del Gobierno, además, con el presidente a la cabeza, ha corrido a bendecir la fusión: lo que para Sánchez tiene "aspectos muy positivos" y "refuerza la cohesión", para la ministra de Igualdad y dirigente de Unidas Podemos, Irene Montero, se trata de una operación "preocupante".

Y en esta situación, ambos partidos ni siquiera han consensuado todavía un borrador de los Presupuestos para 2021, pese a que esta ley debe llegar al Congreso de los Diputados antes del 1 de octubre, si el Ejecutivo quiere presentar las cuentas públicas en tiempo y forma.

PSOE y Unidas Podemos corrigieron el rumbo hace días, si bien hoy discuten en los medios de comunicación sobre la vía a seguir para aprobar los Presupuestos; deben optar entre granjearse los apoyos del ERC y el bloque de la investidura o Ciudadanos, que no suma. Esta elección ya marcará su redacción, y el hecho de que las desavenencias tengan lugar con el departamento de Calviño vienen a subrayar una vez más las discrepancias entre Unidas Podemos y los postulados de la titular de Economía, que ya han quedado patentes en anteriores ocasiones.

La banca pública

Las diferencias con Sánchez también parecen importantes en cuanto a cómo entiende cada partido el concepto de banca pública. Este lunes, el presidente del Gobierno llegó a afirmar que el Instituto de Crédito Oficial (ICO) "es realmente la banca pública", de nuevo una tesis enfrentada a las que, según afirmaba hace meses el propio Iglesias, mantenía Sánchez en el pasado. "Sánchez y yo estamos de acuerdo en que tiene que haber una banca pública y pensamos que el Instituto de Crédito debe convertirse en ello", afirmó Iglesias en febrero, en una entrevista en La Sexta.

De hecho, las diferencias a cuenta de Bankia vienen de atrás; a finales de 2018, frente al Gobierno del PSOE en solitario, Iglesias ya reclamaba a Sánchez que paralizase la privatización de Bankia. La entidad fue la principal receptora del rescate bancario orquestado por el Ejecutivo de Mariano Rajoy, y el Estado apenas ha recuperado 3.000 millones de los más de 22.000 que recibió de las arcas públicas -por no hablar de que el Estado verá muy reducida su participación en la entidad de completarse la operación-.

La nueva operación ha hecho resucitar a todos los fantasmas relacionados con Bankia

Bankia fue, además, la pesadilla de miles de ahorradores que vieron evaporarse sus ahorros en participaciones preferentes; el caladero del otrora vicepresidente económico del Gobierno de José María Aznar, Rodrigo Rato -referenciado autor del "milagro económico" para los conservadores, hoy en prisión cumpliendo condena por el caso de las tarjetas black.

Y la operación llega, además, un año después de que la Audiencia Nacional pusiese punto y final al juicio sobre la ruinosa salida a Bolsa de la entidad. Cuando aún no se conoce la sentencia sobre su debut bursátil -Rato también se sienta en el banquillo en esta causa-, la nueva operación ha supuesto resucitar a los fantasmas relacionados con Bankia.

Tampoco informó sobre la huida del rey emérito

En otro orden de cosas, para la formación morada llueve sobre mojado en lo que toca a actuar sin consultarles. En agosto, el socio del PSOE mostró su malestar porque Sánchez no consultara ni informara a los ministros morados, ni siquiera a Iglesias, sobre la huída de España del rey emérito, Juan Carlos de Borbón, cercado por sus frentes judiciales -en Suiza y por la investigación de la Fiscalía del Tribunal Supremo en España-.

Entonces, como ahora, desde la formación morada optaron por un perfil bajo, sin esconder su desacuerdo con la forma de actuar de su socio de gobierno. Y van dos episodios parecidos en apenas un mes, ya que ninguna de estas materias necesitaba pasar por la mesa del Consejo de Ministros, y a Sánchez le habría bastado tratarlas directamente con los ministros del ramo.

No obstante, el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, tal vez consciente de lo que está ocurriendo, aseguró este lunes que Unidas Podemos está plenamente implicada en la acción del Gobierno, y hasta defendió las tesis de Pablo Iglesias de pactar los Presupuestos, preferiblemente, con los partidos que dieron el apoyo a la investidura de Sánchez. 

Más noticias de Política y Sociedad