Público
Público

Elecciones 10-N Sánchez perdería su mayoría absoluta en el Senado en plena crisis catalana y sin Presupuestos

Según un sondeo de 'Key Data' para 'Público', el PSOE obtendría 96 senadores en las próximas elecciones generales, 25 asientos menos que en las elecciones de abril, lo que le haría perder su mayoría absoluta en la Cámara Alta.

El portavoz del PSOE en el Senado, Ander Gil, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una foto de archivo / EP

Casi tres décadas le costó al PSOE revalidar una mayoría absoluta en el Senado. Pedro Sánchez consiguió en abril el mejor resultado de su partido en la Cámara Alta desde 1993, pero ahora esa mayoría está en riesgo en las elecciones del 10 de noviembre. Según un sondeo de Key Data para Público, el PSOE perdería su ventaja en el Senado frente a un PP que recortaría distancias de forma importante.

Esta estimación da a los de Sánchez 96 senadores, 25 menos que los que obtuvieron en abril, cuando lograron 121 asientos en la Cámara Alta. En el Senado hay 265 escaños, de los cuales 208 se eligen en las elecciones generales, a través del voto de la ciudadanía, y los 57 restantes se escogen en los Parlamentos autonómicos.

En este sentido, cada Cámara territorial designa a un senador, y tiene la potestad de escoger a otro por cada millón de habitantes del territorio. El número de senadores por designación autonómica es variable, aunque en los últimos años ha ido creciendo exponencialmente debido al crecimiento demográfico.

Después de las pasadas elecciones, el PSOE sumó 137 escaños entre los senadores obtenidos en los comicios y los escogidos en los distintos Parlamentos autonómicos (16), por lo que superaba de forma desahogada la mayoría absoluta. Con la estimación de voto de Key Data, los de Sánchez sumarían 112, una cifra bastante alejada de los 133 necesarios para una mayoría reforzada.

El PP recuperaría enteros y, aunque seguiría alejado de sus resultados habituales en las últimas décadas, pasaría de los 56 senadores que obtuvo en abril a 85. En la actualidad los de Casado tienen en la Cámara Alta a 14 senadores por designación autonómica, por lo que sumarían un total de 99 asientos.

Ciudadanos perdería los 4 escaños que obtuvo en el 28-A y Unidas Podemos tampoco volvería a tener senadores en los comicios (se quedó fuera en abril, pero luego obtuvo representación gracias a los parlamentarios designados en las Cámaras autonómicas).

La posible pérdida de la mayoría absoluta de Sánchez se produciría en uno de los momentos de mayor necesidad de control en la Cámara Alta. La función habitual del Senado es la de un órgano de segunda lectura que ratifica las leyes que emanan del Congreso, pero sin posibilidad de introducir enmiendas definitivas (ya que las normas vuelven a la Cámara Baja después de su tramitación en el Senado).

El techo de gasto condiciona los Presupuestos

Sin embargo, sí que tiene dos funciones que son determinantes para la actividad legislativa: el derecho a veto sobre el techo de gasto y la aplicación del artículo 155 de la Constitución. El techo de gasto es la piedra angular de los Presupuestos Generales del Estado, ya que de facto supone establecer el límite de un proyecto presupuestario.

En la legislatura de la moción de censura, Sánchez trató de aprobar unos PGE de corte más social en base a un techo de gasto que estableciera nuevos límites presupuestarios (necesarios para llevar a cabo reformas de calado). Sin embargo, el PP tenía mayoría absoluta en el Senado, por lo que la iniciativa socialista fracasó. Los Presupuestos que elaboró el PSOE de la mano de Unidos Podemos se hicieron en base al techo de gasto que presentó el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Si finalmente hay Gobierno socialista después de las elecciones, Sánchez podría verse abocado a plantear un proyecto de PGE sin un techo de gasto, si no tiene una mayoría clara en la Cámara Alta, lo que complicaría mucho sacar adelante medidas de calado.

Respecto al 155, el Gobierno en funciones ha dejado claro en varias ocasiones que actualmente no se dan las condiciones necesarias para aplicar el artículo constitucional en Catalunya. La clave estaría entonces en la fuerza que finalmente tendría la derecha en el Senado y en la posibilidad de que Pablo Casado pueda llegar a La Moncloa después de las elecciones.

El refuerzo de Casado en los sondeos se relaciona directamente con una pérdida de la fuerza electoral de Ciudadanos (que podría quedarse fuera de la Cámara Alta). Además, Vox ha optado por presentar a un solo candidato al Senado por provincia, en vez de tres, por lo que allana el camino al PP para reforzar su mayoría en el Parlamento. Sin embargo, la mayoría absoluta que tenía el PSOE en la ya fallida legislatura representaba un marco más que idóneo para facilitar y agilizar las reformas legislativas que se planteaban desde las fuerzas progresistas.