Público
Público

Elecciones 2D Sánchez: "Susana, estoy contigo. Estamos contigo. El PSOE está detrás de ti para ganar"

Díaz se abre a pactos -"los ciudadanos piden diálogo, piden acuerdo"- después del 2D, con el límite del "sentido común de los  andaluces" y reivindica sus políticas como de izquierda "auténtica"

Publicidad
Media: 1
Votos: 3

proclamación candidatura Susana Díaz y Pedro Sánchez

Pedro Sánchez y Susana Díaz escenificaron en el comité director del PSOE de Andalucía que proclamó a la segunda de manera oficial como candidata a la presidencia de la Junta que los tiempos han cambiado y de qué manera. El presidente habló el primero y fue directo al grano. Una vez en el atril, se lanzó: "Tenía ganas de estar aquí para deciros lo siguiente. Susana. Estoy contigo. Estamos contigo. Todo el PSOE está detrás de ti para revalidar la mayoría y ganar los próximos cuatro años”. Ambos presidentes abrocharon discursos de izquierdas, en cierta sintonía ideológica, y también incluso, personal, sí, personal, repletos de guiños entre ambos y sus decisiones políticas.

Sánchez se comprometió a extender a toda España la política de matrículas prácticamente gratuitas en la Universidad para todas aquellas personas que aprueben, implantada por el Gobierno andaluz en Andalucía, y que fue la medida estrella con la que Díaz compareció en aquellas primarias que los enfrentaron a ambos y que hoy parecieron un recuerdo lejano. Sánchez, después de despejar cualquier sombra de duda sobre su compromiso con la campaña de Díaz, buscó ganarse al auditorio, compuesto en su mayoría por cuadros del PSOE de Andalucía, recuperando unas palabras de uno de los socialistas más queridos, Alfonso Perales.

Dijo el presidente: “Comentaba con Chiqui -Manuel Jiménez Barrios, el vicepresidente del Gobierno andaluz- que tenemos tanta historia como días. [Hablábamos] sobre la relación y la importancia de la aportación a la vertebración del socialismo español por parte del socialismo andaluz. Quería leeros algo que escribió un socialista andaluz hace algunos años. En 2006. Es de rabiosa actualidad. ‘Mucho me temo que el PP vuelve a las andadas, generando sospechas infundadas, con el objeto de confundir a la opinión pública. El problema que tiene el PP es que siempre ha ido aceptando a regañadientes el modelo de la Constitución de 1978. La derecha tiene una especie de alergia y todavía piensa en el estado autonómico como un mal menor’. Quien escribió estas palabras era Alfonso Perales, que tanto hizo por el socialismo”.

Alabanzas a Andalucía

Sánchez pasó a continuación a defender que las raíces de la propuesta socialdemócrata están en Andalucía. “Parece que no hubiera pasado el tiempo. Que hubiéramos retrocedido 12 años y tuviéramos otra vez esa derecha. Las raíces de la propuesta socialdemócrata son muy profundas porque están incardinadas en Andalucía. Esta es una tierra y un pueblo que si ama algo por encima de toda consideración es la igualdad, por eso las raíces son tan profundas, están aquí localizadas. Nunca la derecha va a entender que fue la presidenta de la Junta la que dijo que no [a los recortes en dependencia, en becas]".

"¿Qué hubiera sido durante estos años de Gobierno del PP si hubiéramos vivido en un Estado centralista, sin autonomías"

Prosiguió Sánchez: "Y ahora que vemos estos discursos recentralizadores que reniegan de los aciertos y avances del autogobierno. ¿Qué hubiera sido durante estos años de Gobierno del PP si hubiéramos estado en un estado centralista, sin autonomías? ¿Qué hubiera sido de la educación, de la sanidad? Sois el espejo en que nos miramos los socialistas de España. Aquí estamos arrimando el hombro para hacer avanzar a Andalucía”. En este punto, Sánchez reiteró su compromiso, si logra sacar adelante los presupuestos, con una medida largamente reclamada por los socialistas andaluces: “Habrá un plan especial de empleo para Andalucía”.

Sánchez también dejó un recado para las derechas y reivindicó la actuación de su gobierno con homenaje específico incluido a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que pasó de consejera de Díaz a ministra de Sánchez. “Pierden el poder y pierden los papeles. No saben hacer oposición. Al paso que van van a tener que aprender a hacer oposición. Los proyectos, o evolucionan o involucionan. Lo que dijo Casado de la eutanasia. Implica dos cosas: Ignorancia o falta de empatía. Ninguna de las dos es buena en política. El abandono por parte de las derechas lo único que hace es alimentar a la ultraderecha. Y cuando surgen, vienen a decir que comparten los valores esenciales de la ultraderecha, que explique qué valores esenciales, porque nosotros no compartimos ninguno”.

El presidente se reivindica

El presidente enumeró algunos logros de su Gobierno. “No nos percatamos de las cosas que se están logrando. Esta semana en el Congreso se votó el primer paso para reconocer el derecho a votar de 100.000 personas con discapacidad intelectual. Ese mismo día, se aprobó un Real Decreto-Ley, que empieza a paliar la factura eléctrica de los ciudadanos con menos recursos extendiendo el bono social y en ese mismo decreto ley se derogó el impuesto al sol como uno de los compromisos firmes para hacer la transición energética. Se votó recuperar la filosofía como asignatura para nuestros hijos e hijas ¿Alguien se puede imaginar que esto hubiera sucedido con el anterior gobierno? Hagan oposición al gobierno pero no a costa del bienestar de los españoles".

Luego, dejó estas frases, con las que reivindicó la labor de los socialistas en esta etapa de pactos, de gobierno en minoría: “Nosotros, si gobernamos con alguien es en coalición con la mayoría social. La propuesta de política económica es bien sencilla. Si la economía crece, que se redistribuya. Queremos crear empleo, por eso queremos subir el SMI. Esa es la mejor manera de fortalecer el Estado del Bienestar. Esa es la propuesta política que hace el gobierno. Los votantes también quieren recuperar los recortes y la universalidad de la sanidad pública”.

Y cerró con una defensa cerrada de la Constitución Española. De todos los artículos de la Constitución.

Díaz da las gracias a Sánchez

Después de Pedro, el expresidente de la Junta de Andalucía, José Rodríguez de la Borbolla, hizo oficial y solemne la candidatura de Díaz a la presidenta de la Junta y, a continuación, esta tomó la palabra y, al igual que Sánchez antes, también fue al grano: “Gracias, Pedro. Por venir a hablar bien de Andalucía. Gracias, de corazón. Me alegro que Pedro este aquí. Trae el cariño de los socialistas de lodos los rincones de España, sabiendo que aquí esta la garantía de la política progresista que le cambia la vida a las personas. Viene un presidente a hablar bien de Andalucía, a mostrar respeto a esta tierra, a mostrar que al gobierno de España quiere que a Andalucía le vaya mejor”.

"Que nadie crea que un insulto es un regalo al PSOE. No se sienten parte del avance. Jamás han ayudado a Andalucía"

La presidenta arrancó así con referencias veladas, sin citarla, cosa que solo hizo una vez en todo su discurso, a las declaraciones de la exministra del PP Isabel García Tejerina sobre el nivel educativo de los niños y niñas da Andalucía. “Cuando Andalucía levanta la bandera verde y blanca de la igualdad lo hace en beneficio de los ciudadanos de su país. Cuando ha arrancado la campaña ya han empezado las ofensas y los insultos. Y he escuchado: ‘Le están haciendo la campaña al PSOE'. Pues no queremos esa campaña. Lo que es malo para Andalucía siempre será malo para el PSOE de Andalucía. Que nadie crea que un insulto a Andalucía es un regalo al PSOE de Andalucía. Esta tierra es hoy lo que es gracias al trabajo de muchísima gente, su autonomía se ha traducido en bienestar, en progreso, en modernidad, que no oculta los problema que tiene que afrontar. ¡Tener la mala fe de atacar a Andalucía y encima decir que nos hacen un favor! No se sienten parte del avance de Andalucía. Jamás han ayudado. Andalucía es hoy lo que es por el trabajo de los andaluces sin la ayuda de la derecha. Pedro lo sabe bien. Los intereses son los mismos. Una Andalucía más justa en una España más igual”.

La presidenta se abre a los acuerdos

Díaz reivindicó los gobiernos de coalición del PSOE en el pasado, con el PA y con IU y abrió la puerta a entenderse con otras fuerzas -a las que no citó, pero nadie dudó de que se refería a Adelante Andalucía y a Teresa Rodríguez- después del 3D, con el solo límite del “sentido común de los andaluces”: “La gente tiene ganas. Gente incluso que ha estado en otras posiciones. Gente del Partido Andalucista me decía: No tengas temor que defendiendo Andalucía estás defendiendo a España. Cuando hablo con antiguos compañeros de gobierno del Partido Comunista, quieren aportar. No todo el mundo mira el progreso desde el burladero. El PSOE siempre ha tenido la capacidad de diálogo sin alejarse del sentido común de los andaluces”.

“Sé que entramos -agregó Díaz- en un tiempo distinto. Los ciudadanos piden diálogo, piden acuerdo. No es la primera vez. En el Pacto de Antequera, en 1978, once partidos se pusieron de acuerdo. Eso sí que era pluralidad. Hombres y mujeres que venían de una etapa complicada se pusieron de acuerdo. Y eso es lo mejor que les ha pasado. La generosidad de una generación se echa en falta. Queremos hacerles honor para que la convivencia y la concordia se conviertan en el patrón de convivencia entre todos los ciudadanos, Pedro".

"Los ciudadanos piden diálogo. No es la primera vez. Ya hubo en 1978. La generosidad de otra generación se echa en falta"

Díaz defendió la idea de que después del 3D haya un Ejecutivo “de banda ancha”. Así lo explicó: “La banda ancha es el PSOE de Andalucía. Lo ejemplifico con los consejeros Antonio Ramírez de Arellano [más moderado] y Lina Gálvez [ubicada claramente en la izquierda]. El PSOE es capaz de defender los derechos laborales y al mismo tiempo entenderse con la patronal para que creen empleo y paguen salarios dignos. De entenderse con la inversión industrial y con la petición de mas garantías en la seguridad laboral. De entender las necesidades de la universidad en la ámbito de la investigación y al mismo tiempo poner matrículas gratis para quien quiera seguir estudiando. El mundo rural tiene que tener buenos servicios públicos. Cuando se apaga una escuela rural, se apaga un pueblo. Hay que seguir fijando la población en el territorio, que puedan acceder a internet. Andalucía está en condiciones de tener una agenda urbana que diseñe ciudades sostenibles, del respeto a nuestro entorno, de ciudades habitables que no pierdan el alma en los núcleos históricos porque no gestionamos bien el turismo”. Resumido en una sola frase: “Hay que ser capaces de contar con todo el mundo”.

Luego describió la campaña sus rivales de la derecha, Pablo Casado y Albert Rivera, en estos términos. “Enfrente, vamos a tener unos tíos cenizos, pregoneros del apocalipsis, de las desgracias. Pero esos que vienen ahora, unos más otros menos, algunos constantemente: ¿Sabéis que harán el 3D? Plegarán los trajes y se irán a Madrid y todas las desgracias ser las llevarán a sermonear a Madrid, porque lo que les interesa es eso. Atacar a Pedro. Y nosotros nos quedaremos aquí con la alegría”. Díaz reivindicó la alegría de una Andalucía más verde, justa y en igualdad”, que proteja y fortalezca la democracia. “Solo protegiendo la democracia, se puede proteger a las personas”.

Política de izquierdas

Díaz analizó los últimos diez años de crisis desde la óptica clásica de la socialdemocracia y defendió la labor de su Gobierno, que ya va por 5 años, como ejecutor de políticas de izquierdas “auténticas”: "Hemos atravesado una crisis brutal. Todo el mundo no se ha enfrentado de la misma manera a la crisis. No utilizamos esa economía sin alma ni las propuestas populistas y demagógicas. Cogimos el sendero la socialdemocracia, de la defensa del estado del bienestar, de la política de izquierdas auténtica, sabiendo que la política de izquierdas autentica es el cirujano que opera un niño, los 100.000 docentes andaluces que moldean a nuestros niños".

"Quiero una Andalucía moderna, que solo será moderna si hay igualdad, si se comparte el talento"

"En plena ola de descontento -prosiguió Díaz- y de crispación social se gobernaba en Madrid desde esa economía sin alma. Uno mira quien gana más de 600.000 euros. Y los muy ricos han subido en un 40%. Cuando la economía utiliza la austeridad, abre la puerta a la desigualdad, y eso provocó desasosiego, desencanto. Y hemos sabido interpretar el momento de mantener con firmeza las políticas progresistas. Los libros de texto gratis. Las cuidadoras de la dependencia que entran en los hogares dando respiro y dignidad a quien más lo necesita. Hemos creado mucho empleo. Contamos con medio millón de parados menos, el PIB mas alto de la historia. Eso se ha traducido en recuperación de derechos: Becas al comedor. Estamos orgullosos de los recursos que hemos puesto al servicio de las familias y de las personas. Hemos cumplido con la palabra dada”.

Díaz cerró reivindicando la alegría y la igualdad y una Europa solidaria. “Quiero una Andalucía muy moderna. Esa Andalucía moderna que sabe que solo sería moderna si hay igualdad, si se comparte el talento, el espacio privado, si asumimos la igualdad”. “Todo aquel que haga negocio tiene que contribuir a una Andalucía mejor, profundamente europea. De una Europa que no se puede desentender de lo que pasa en las regiones del sur. Lo que pasa en las costas andaluzas esta pasando en Andalucía y en Europa. Europa siempre se ha sentido orgullosa de tener las mayores libertades. Que lo demuestre”.

Más noticias en Política y Sociedad